Recrean su ecosistema

Langostinos frescos ¿de Valladolid?

Los noruegos Bjorn y Jan fundaron hace ya diez años la empresa Gamba Natural. En Medina del Campo...

Existen hasta cinco tipos distintos de langostino en el mundo

Si hablamos de gambas, la discusión es si son mejores las blancas o las rojas. Las primeras son más finas, y la carne es algo más suave; por contra, la roja es más salina y de textura más entera. Si por el contrario discutimos sobre cuales son los mejores langostinos de la península, las opiniones que tradicionalmente se dividían entre los que son defensores acérrimos de los langostinos de Sánlucar y los que opinan que no hay ninguno que iguale al de Vinaroz; se unen ahora los que piensan que los mejores y más naturales son los de Valladolid, de Medina del Campo, para más señas. Sí, sigan leyendo...

Según Globefish, organismo asociado a la FAO, el primer mercado consumidor de langostino en el mundo es Estados Unidos. En España consumimos una media de 3 kilos por habitante y año, lo que hace un total de más de 130 millones de kilos, de los cuales, más de la mitad, se importan de países como Ecuador, India o China. Este producto, que procede de aguas más templadas cuando es salvaje o de piscifactorías, es de inferior calidad que el que se cría en nuestras costas. Además el langostino de importación llegan congelados a nuestros mercados y no controlamos los piensos con que se alimentan en aquellos países.

Este hecho unido al de que España es uno de los principales consumidores de langostinos debió de animar a Bjorn y Jan, dos noruegos, a fundar hace ya diez años, la empresa Gamba Natural. En Medina del Campo recrearon un ecosistema idóneo y óptimo de aguas limpias y neutras para la reproducción y cría del langostino. El equipo de técnicos y biólogos marinos mantienen un sistema de cría por el que cruzan los mejores ejemplares posibles y además cuentan con la ventaja de que ni se congelan, ni se añaden químicos, ni sulfitos, ni por supuesto antibióticos; como sí puede ocurrir con los de importación. Así consiguen un sabor más puro.

Gamba Natural reivindica en un contexto de conciencia más verde, el que no sea necesario esquilmar los recursos naturales del océano y los manglares. Las tradicionales artes de pesca, de el arrastre o el trasmallo se cambian aquí por la captura de la cantidad exacta que hayan recibido en pedidos. Se recibe el pedido, se captura y envía al momento, fresco y natural. Ahora han instalado un cocedero para que aquel que lo desee pueda comprar el langostino ya cocido. Se sirven envasados en bandejas de 1 kg con atmósfera modificada que extiende su caducidad a 7 días. 

Ahora en Portada 

Comentarios