Recomendado

Los impecables quince años de El Fogón de Trifón en Madrid

La calidad del producto, una cocina casera y tradicional, una excelente bodega y un trato natural y campechano, sus armas infalibles. 

Trifón
Trifón

Trifón es un tipo expansivo, de personalidad afable y arrolladora, de esos de la vieja escuela, entre los cuales cabría destacar a Lucio, a Jesús Velasco (Amparito Roca), a Sacha, y Abraham García (Viridiana); sólo por citar a los más representativos. Cocineros que por encima de un estilo de gastronomía brillante y particular, saben llenar la sala con su sola presencia y su forma de atender y acoger a los parroquianos, que en estos casos acuden a sus establecimientos tanto por su cocina, como por el trato dispensado; porque en estos locales uno se siente como en casa.

Trifón llegó a la capital hace ya quince años desde su Vicalvaro natal donde desde muy joven atendía la Vaquería de sus padres. Tres lustros después, Trifón sigue fiel a los cuatro pilares sobre los que desde un principio sustentó la propuesta que le ha hecho mantener su modesto local con llenos diarios: la calidad del producto, una cocina casera y tradicional, una excelente bodega, en la que tienen cabida las mejores etiquetas de las principales Denominaciones de Origen y un trato natural y campechano. Una fórmula imbatible localizada en la parte alta del Barrio de Salamanca.

Una fachada no muy atractiva, guarda, sin embargo, una pequeña gran barra rodeada de unas cuantas mesas altas, en la que se puede disfrutar de una de las mejores casas de comida de Madrid. Un comedor de dimensiones limitadas pero agradable, en el que no es difícil encontrar personajes conocidos. A medio camino entre una taberna ilustrada y una buena casa de comidas, Trifón ha sabido resistir el embrujo que la cocina fusión y la invasión de os ingredientes traídos del ‘más allá’ que han inundado tantas cocinas. Aquí se mantiene una cocina de raíces auténtica, sin injerencias de otras cocinas exóticas.

Es de agradecer que aunque sean pocos, muy pocos, sigan existiendo restaurantes que mantienen una cocina sin contaminar por elementos foráneos, una cocina tal y como la que disfrutábamos en cualquier comedor hasta hace unas décadas, libre de currys, cilantros, chiplotes y yuzus… Hoy son ‘rara avis’ aquellos restaurantes que han mantenido sus despensas estancas a una cultura gastronómica de fusión que efectivamente ha enriquecido los registros culinarios, pero que deben seguir existiendo también aquellas propuestas que mantienen la idiosincrasia de la cocina de siempre.

Trifón
 

Una cocina de fuego lento, de salsas y fondos que potencian los guisos, como el de rabo de toro al vino tinto, deshuesado y cuya carne se deshace en la boca; y que se puede situar en el top tres de los mejores de Madrid. Toda una bocanada de sabor y gusto. Los callos, untuosos, suaves y con una punta de chispa en la boca. Tan suculento como el guiso de gallo de corral, un plato casero con entidad y, las albóndigas caseras, bien envueltas, sin apelmazar y con todo el sabor. Las pochas con perdiz otro plato que habla tanto del estilo de cocina como del buen hacer de Trifón en todo lo que hace.

En definitiva, una gran casa de comidas, con una calidad sobresaliente y una bodega muy bien seleccionada que permiten disfrutar de una forma de comer auténtica y donde el precio

Trifón

Calle Ayala 144
Madrid

http://elfogondetrifon.com/

Ahora en Portada 

Comentarios