Toma nota

Los siete mejores quesos de España: o levantan pasiones o se odian de por vida

Los quesos no son sólo franceses, sino que en España los tenemos de un gran nivel, tanto por su calidad como por la variedad.

Queso Olavidia
Queso Olavidia

El queso es uno de esos alimentos ante el que nadie se muestra indiferente. O se ama, más que a cualquier cosa, o el rechazo es absoluto y tajante. Independientemente de a qué grupo pertenezca, debe de saber que los quesos no son sólo franceses, sino que en España los tenemos de un gran nivel, tanto por su calidad como por la variedad: de vaca, jóvenes y curados; de pasta blanda; de oveja, semi, curados y añejos; azules; ahumados y de mezcla; entre otros. Al pasado certamen del Salón de Gourmets se presentaron más de 700 quesos en 12 categorías distintas.

Olavidia

El ganador absoluto del concurso fue Olavidia, de Quesos y Besos que elabora la quesería Lácteos Romero Peláez ubicada en Guarromán, Jaén. Un queso de pasta blanda elaborada a partir de la leche de cabra de raza malagueña, que pasta libre en las estribaciones de la Sierra Morena. Un queso láctico que rompe con la tradición de que los mejores quesos fueran casi siempre de pasta prensada. Un queso elaborado de forma totalmente artesanal que conquistó el paladar del jurado compuesto por más de cincuenta especialistas.

Maxorata

Maxorata, el mejor entre los quesos de leche de cabra curados. Un queso canario, concretamente de Fuerteventura. Un queso de leche pasteurizada de cabra de la raza majorera, autóctona de las Islas Canarias, a la que simplemente le añaden cuajo y sal. Las notas de cata dan un queso de color amarillo marfil, gran sabor, cremoso, ligeramente dulce, picante y tostado. Maxorata ha sido un queso muy premiado reconocido hace años como uno de los mejores de, pasta compacta

Agerreburu

De los quesos de oveja el Agerreburu, elaborado en la quesería de José Luis Odriozola en Lertxundi, Guipuzcoa. Agerreburu se encuentra en el mismo centro urbano de Aia. Jose Luis lleva 26 años viviendo del pastoreo. Sus ovejas suelen pastar en Pagoeta y Ernio Txiki en verano. Producen un queso suave con leche cruda de oveja latxa.

Infernuko Gasna

De entre los quesos de oveja curados, el mejor este año ha sido Infernuko Gasna de Lekaron en el Valle del Batzan, en Navarra. Es un queso elaborado según los cánones que marca la D.O. del queso de Idiazabal. Es un queso madurado elaborado con leche cruda de oveja latxa.

Los Cameros

En la categoría de los quesos de oveja añejos Lácteos Martínez con su queso Los Cameros, se alzó como el mejor de la categoría. Este queso se elabora siguiendo una receta tradicional y siempre utilizando cuajo ovino. Lo más característico de este queso es su curación de 365 días en bodega. Durante este tiempo se desarrollan mohos de afinado en la corteza, que combinado con baños de aceite de oliva proporcionan las cortezas naturales y un bouquet excepcional.

Es un queso de sabor pleno, fuerte; con color marfil-amarillento; textura algo quebradiza y aspecto del corte con presencia de algunos ojos pequeños.

Peralzola

Los quesos azules, una de las categorías reinas, de las más queridas por los amantes de los quesos, como no podía ser de otra forma el premio al mejor queso azul fue a parar a Asturias a la Quesería La Peral, por su queso Peralzola. Este queso esta elaborado con la mejor leche de oveja seleccionada, convirtiéndose en un queso único en Asturias. Posee un carácter muy personal. Su color blanco marfil con vetas azules forman, junto con su maduración, un conjunto rico en sabores, olores y aromas que tiene como resultado un equilibrado queso de excelente calidad.

Massimo del Rey Silo

En la categoría de los quesos de vaca curados el ganador ha sido Massimo del Rey Silo de la quesería de Ernesto Pavía López, en Asturias. Ernesto Madera López es el maestro que logra un gran queso de leche cruda de coagulación láctica, con un tamaño que le permite afinados más largos. Cuando alcanzan los cinco meses aproximadamente, introducen los quesos en un tonel lleno de magaya.

La magaya procede de la manzana que El Gobernador recoge en su finca de San Justo en noviembre y diciembre, una plantación reconocida por la DOP Sidra de Asturias como la mejor pomarada del Principado en los últimos años. Posteriormente, se recubre con una capa de 10 a 15 centímetros de esta magaya de las variedades Xuanina y Regona. Se sella el tonel para evitar que se volatilicen los aromas y se obtienes un queso de sabor intenso, cremoso y seco, con preponderancia de matice silvestres y a sotobosque.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING