Favoritos

Los siete mejores restaurantes italianos
de Madrid

Dejamos fuera La Nonna y Casa Marco, que aún reconociendo su cocina, sus salas y a veces el servicio, no nos inspiran lo suficiente.

Pasta

Nadie como los italianos para vender y promocionar sus productos e incluso los de otro, como hacen con nuestros AOVE. La gastronomía italiana es en sí misma una industria muy poderosa y la que más factura a nivel mundial. Está calculado que mueve en torno a los veinte mil millones de dólares. De hecho, no hay un rincón en la tierra en donde uno no pueda tomarse unos espagueti, una pizza o adquirir pasta en cualquier supermercado.

Durante los dos últimos años, la cocina italiana ha copado el cetro mundial de la más alta gastronomía, gracias a Massimo Bottura de Ostería Francescana en Módena. La crítica le ha considerado como el mejor cocinero del mundo, por el modo en que ha reorientado el recetario tradicional italiano; de como es capaz de ofrecer registros que como en la mejor interpretación de jazz, da un ritmo diferente a sus platos, como hace con ese increíble bocado en el que da una versión en cinco texturas del queso Parmeggiano Reggiano.

En Madrid son multitud los restaurantes italianos y es difícil señalar sólo siete. En esta ocasión dejamos fuera dos buenos restaurantes: La Nonna y Casa Marco, que la crítica más avezada incluiría en esta lista, pero que aún reconociendo el nivel de su cocina, sus salas y a veces el servicio, no nos inspiran suficientemente.

Don Giovanni (Paseo de la Reina Cristina 23 , Madrid)
El restaurante del desbordante y arrollador Andrea Tumbarello, que aunque a veces su presencia puede transformar una comida en un espectáculo, no hay que quitarle el mérito que le corresponde de haber popularizado no sé si el nivel de la cocina italiana, elevando el listón, pero si al menos sacarlo del ostracismo del clásico restaurante italiano. Así, sus espagueti carbonara, que el propio Andrea termina en la mesa preparando la salsa delante de los comensales, son los mejores de la capital. Además, el empleo extensivo de la trufa transforma sus platos elevándolos de categoría.

Giovanni
 

Tratoria Manzzoni (Bretón de los Herreros 13, Madrid)
Sus pizzas son las mejores en Madrid. Pizzas de masa extraordinariamente finas. La clásica e impecable 'margherita', sobria, pero excelente; o la 'traviata ferrarini' de tomate, mozzarella y 'prosciutto cotto', con una chispa más de alegría. Stefano se crece con las pastas frescas caseras que elabora un punto por debajo de al dente para conjugar el gusto español y el canon italiano. Excelente bruschetta de huevo escalfado con 'guanciale' y trufa, tagliatelle con langostinos y verduras y el 'cuadretti di solomillo' con salsa de queso parmesano 18 meses. Un local muy modesto, fuera de los circuitos de moda, pero donde se hace cocina italiana magistral.

Manzoni
 

Ars Vivendi (Zurbano 6, Madrid)
Uno de los grandes restaurantes italianos de siempre. Desde que trasladó sus cocinas de la periférica Majadahonda hasta la calle Orfila (entrada), ha mantenido un nivel altísimo siempre, gracias a la impronta que sus propietarios, Maria Rosa, en la cocina, y Dinno Nanni en la sala; imprimen en todo. En su carta la cocina italiana desarrolla unas notas creativas que caracterizan y marcan su propuesta. Destacar sus deliciosas pastas y su clásico huevo frito con patatas, foie-gras, queso ahumados y trufa.

Mateo Cucina Italiana (Mercado de La Paz, Madrid)
Por su ubicación, por el estilo diferente de abordar un restaurante, en pleno Mercado de La Paz; pero sobre todo por lo fino, elegante y sutil del estilo de Matteo de Filippo, antiguo cocinero de la Embajada Italiana; es uno de nuestros favoritos. Es algo exclusivo poder disfrutar de la cocina de Matteo en un marco tan sugerente como el del Mercado. Muy buena lasgana y tagliatelle con ragú que guisa dura cinco horas para mostrarlo tierno y sabroso. Incomparable Parmigiana de berenjena o los espagueti putanesca con tomatitos de Sicilia, anchoas y alcaparras.

Mateo
 

Gioia (San Bartolomé 13, Madrid)
David de Boniato recrea la cocina italiana con delicada brillantez. Si el producto fetiche de David es el arroz de Canaroli por sus propiedades casi mágicas para absorber sabores, logra unos risottos inmejorables, como el de gamba roja. Es imprescindible probar sus pastas frescas, hechas cada día y que cuece al dente. Extraordinarios los tagliatelle con yema de huevo, trufa, y queso que ralla al momento delante del comensal. El menú cerrado es la mejor opción para probar de forma más extensa los mejores platos de David.

Rissoto Giogia
 

Mercato Batllaró (Santa Engracia 24, Madrid)
El restaurante de Angelo Marino, uno de los mejores cocineros italianos que han pasado por España y que, tras el cierre de Taberna Siciliana, abrió este local que hace referencia al mercado más famoso de su Palermo natal. Destacamos su cocina porque esta va más allá de las pastas y las pizzas, que no tienen secreto para Angelo. Sus recetas nos muestran otra dimensión del recetario italiano, platos con sabor a mar, en el que combina pastas con los mejores productos del mar, como sus espagueti con sardinas o sus chipirones rellenos.

Ballaró
 

Da Giussepina (Trafalgar 17, Madrid)
No podíamos dejar de incluir a Ignacio Deizas, fundador de Boccon Divino, ese magnífico restaurante de la calle Castelló y que ahora, tras numerosas andanzas, le han llevado a este encantador local en Chamberí. Una Trattoria, en la que además se venden productos italianos y cuenta con una pequeña barra en la que degustar grandes embutidos y quesos italianos. La caponata de berenjena que bordaban en el desaparecido Forte, es impecable. Muy buenos espagueti aglio e olio y otros con albondigas. Sus milanesas rivalizan con los mejores en Madrid.

Ahora en Portada 

Comentarios