El mejor plan después de la playa

No te pierdas la gran coctelería del Hotel María Cristina de San Sebastián

El Dry Martini Bar que dirige el barman Fito conserva ese aura de la época en la que las estrellas de Hollywood se daban cita en sus salones.

Hotel María Cristina
El Hotel María Cristina es de arquitectura 'Belle Epoque'/ EFE

El hotel María Cristina es probablemente el más elegante en el que puedan hospedarse a este lado del río Bidasoa. No son sólo sus salones, su terraza, sus suelos alfombrados o su escalera inimitable, sus espejos estilo imperio, sino todo ello lo que le sitúan como el mejor representante del ‘grandeur’ de la época. Coetáneo del Ritz de Madrid o el Alfonso XIII de Sevilla; el María Cristina es modelo de arquitectura de la Belle Epoque. Un edificio descomunal, pero con un estilo y un ‘charme’ sin igual, un edificio levantado con la grandiosidad con la que se pensaba y hacían en las primeras décadas del Siglo XX.

Situado a escasos metros de La Concha, en la orilla izquierda del río Urumea, la más señorial y elegante, rivaliza con el moderno Kursaal por captar las miradas de los viajeros que llegan a San Sebastián. El Dry Martini que dirige Javier de las Muelas ocupa el mismo salón que en tiempos pertenecía al mítico Gritti Bar, el punto de encuentro de clientes, actores y actrices que ya por entonces frecuentaban la ciudad, así como la alta sociedad donostiarra. El nuevo Dry Martini rinde homenaje a los huéspedes más célebres que se alojaban en el hotel, de las que Bette Davis, fue probablemente su 'alter ego'.

El Dry Martini conserva los tonos azules claros del mar que baña La Concha y el gris con el que muchos días los cielos deciden cubrir la ciudad. Suelos de mármol, tupidas alfombras, sofás de terciopelo azul y sillones de piel en la misma tonalidad, mantienen la uniformidad bajo las impresionantes lámparas de cristal y los cortinajes que cuelgan de los altísimos techos para dividir espacios limpiamente. Fotos contemporáneas: tatuajes, sombras geométricas que contrastan con grandes oleos capaces de vestir por sí solos una gran pared. A las seis de la tarde, suena melódica una guitarra que acompaña la voz dulce y suave, pegadiza de Ruth.

Un gran retrato de Bette Davis, que refleja mejor que ningún otro detalle el esplendor que ha vivido este hotel, contempla desde su privilegiada posición cómo Fito dirige la sala... desde hace más de treinta años. Mientras hace y prepara los mejores cócteles, Adolfo, Fito, es capaz de contarte mil y una anécdotas curiosas ocurridas con actores y actrices de Hollywood que todos los años se hospedan en el María Cristina. Cada día, tras una jornada de playa o tras haber disfrutado de los mejores pinchos del mundo, hay que pasarse por el Dry Martini.

Ponerse en manos de Fito, el gran barman de hotel, y que les regale cualquiera de las excelentes combinaciones que se sirven en este bar de película, el hotel con más glamour y ‘charme’ a este lado de los Pirineos. De su extensa carta de más de una decena de páginas destacan el Bette Davis a base de champán, brandy, un toque de angostura, azúcar de caña, y polvo de oro. Un Bloody Mary, formidable, elaborado con Grey Goose, zumo de tomate, y su condimento. El Negroni otro de los más solicitados por las estrellas que acuden al festival de San Sebastian. El Daiquiri Caprese, un cóctel que firma el propio Fito con algo más de cuerpo que un daiquiri, pero con el mismo tono y un sabor un poco más atemperado.

Coctelería de Lujo

¿Dónde está?

Hotel María Cristina. Dry Bar. San Sebastián.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios