Recomendado

A.S.A.K.O.: para acabar con la discusión de comer en un chino, japones o coreano

Dim sums, maki, baos, ramen y pad thai para llenar de cocina asiática el corazón de Chamberí.

La colorida sala del restaurante © Asia A.S.A.K.O.
La colorida sala del restaurante © Asia A.S.A.K.O.

Con los palillos tendrás Japón al alcance de la mano mientras la vaporera humea lo más singular de la cocina china, esperando al mismo tiempo a que las fragantes recetas tailandesas den el paso hacia delante. No es teletransporte pero sí es un viaje, aunque no te hará falta pasaporte. Lo único que tienes que hacer es dejarte seducir por la variada carta de Asia A.S.A.K.O.

En el número 1 de la calle Caracas –en pleno Chamberí- los amantes de la cocina viajera, los sabores exóticos y la diversidad de preparaciones tienen una cita –o unas cuantas- con una propuesta que podríamos catalogar como las Naciones Unidas del street food pero de calidad. Aparcado el tópico de que la cocina callejera sólo es comida rápida y, generalmente, de poca categoría, Asia A.S.A.K.O se ha propuesto reproducir algunas de las recetas más emblemáticas del Lejano Oriente para brindárselas a los madrileños.

Solución ideal y salomónica para cenas y comidas de amigos, sobre todo aquellas que comienzan con las típicas guerras culinarias en las que unos apuestan por chino, otros por japonés y otros por coreano, Asia A.S.A.K.O es la oportunidad ideal para hermanar a toda una cuadrilla en torno a una cocina trotamundos en la que todas las banderas tienen cabida.

De esta manera podemos entregarnos al sabroso pho vietnamita (caldo de ternera con tallarines de arroz); o al ramen ‘los tres cerditos’, que es una sopa de tallarín de trigo con cerdo en tres texturas; o dos de las recetas más clásicas de Tailandia, como el pad thai o el curry. Todo ello se pergeña en cocina por José de Guzmán, un filipino con formación donostiarra que ha pasado por varios restaurantes de la capital, y Liu Junning, que también sabe cómo se las gasta el paladar madrileño después de haber formado parte del staff de cocina de Soy Kitchen.

Ellos son los artífices de una carta que es ideal para compartir y que permite que la diversidad de sabores se convierta en la especialidad de la casa. Abundan los picantes, aunque siempre se pueden moderar, pero también los bocados ‘simpáticos’ como el nemito –una oblea de arroz que se rellena con vegetales- o el particular bao tse tung, que aúna ingenio en el bautismo y sabrosura en su interior. Una tónica que no nos extraña, ya que los socios de Asia A.S.A.K.O son los antiguos propietarios de Minabo -ya cerrado pero uno de los japoneses más peculiares de la ciudad-, entre los que se encuentra el actor y director Santiago Segura.

Uno de los guiños chinos: el dim sum © Asia A.S.A.K.O.
Uno de los guiños chinos: el dim sum © Asia A.S.A.K.O.

Pero, volviendo a lo que nos ocupa, es decir, la manduca, Asia A.S.A.K.O es un restaurante en el que el compartir es más necesario que nunca, sobre todo para poder probar los máximos posibles de una carta que podría parecer un vuelo con seis escalas asiáticas. Por cierto, el concepto ASAKO, aunque pueda tener un aire castizo –que lo tiene-, realmente esconde un curioso acrónimo formado por los términos "Asian Super Amazing Kitchen Original".

El resultado es una cocina sincera pero divertida en la que el sabor sigue siendo el protagonista, sin importar su procedencia. Opciones veganas se abren para aquellos que no quieran tener nada que ver con animales, como el tofu frito con base de bok choi o ensalada de oreja de árbol –una seta muy común en China- y que en España normalmente encontrarás como oreja de Judas. Eso sí, sin traiciones. Como tampoco se traiciona al producto en la cocina que Javier y Liu fraguan, incluyendo una notable presencia del rey del utillaje oriental, el wok. En él se cocinan verduras, carnes y pescados con maestría, haciendo que entren en juego los numerosos aderezos –insistimos, no sólo picantes- de la cocina oriental.

Junto a ellos y en el apartado de principales, las opciones se diversifican entre mar y montaña, como corresponde a la variadísima colección de preparaciones del recetario asiático. Curioso es el ‘paraíso de la panceta’, en el que el sabor del cerdo se acomoda entre bambú, berenjena y una mezcla de condimentos que suavizan el conjunto. Con él conviven otras ideas más ligeras, como la ensalada de ternera con salsa coreana, o las clásicas gambas gabardina, que aquí se ‘visten’ con tempura de panko. Para nostálgicos de la cocina oriental de los primeros años del siglo XXI, cuando pocos imaginaban que estaríamos familiarizados con los baos, los makis, los futomakis y el pad thai, Javier y Liu han recuperado dos platos clásicos de ese pasado no tan lejano. Procedentes de las antiguas cartas de los restaurantes Minabo y Tsunami encontramos la adaptación al 2019 de iconos como el sashimi picante Serranito (de Minabo) o las brochetas de pollo yakitoro, emblema de los fogones de Tsunami.

Ramen, la más popular de las sopas orientales © Asia A.S.A.K.O.
Ramen, la más popular de las sopas orientales © Asia A.S.A.K.O.

oda una odisea gastronómica en el tiempo y en el espacio que además satisfará a los más millenials y a aquellos que desean capturar cada plato y lugar en el que comen. Decorado por la arquitecta y diseñadora de interiores, Alejandra Charrabe, las diferentes estancias de Asia A.S.A.K.O. ha creado un espacio divertido y desenfadado en el que encontramos reminiscencias de los food trucks orientales, así como luces y neones que nos podrían trasladar al mismísimo Bangkok o a las populosas calles de Beijing, donde naranjas, amarillos y rojos conviven para ofrecer a nuestros ojos una gama cromática espectacular y distinta.

Asia A.S.A.K.O.

Calle de Caracas, 1.
Teléfono: 91 127 81 46. 

De lunes a sábados de 13:30 a 16:30h y de 21:00 a 1:00h. Domingos, de 13:00 a 17:00h. Cierra domingos noche.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios