España, a través de sus platos

Un año de sabor: siete experiencias gastronómicas para descubrir en 2019

Tenemos por delante 365 días para descubrir la mejor gastronomía del país, con nuevas estrellas Michelin.

Araldo del gusto
Araldo del gusto.

Empieza el año nuevo. Tenemos por delante 365 días para descubrir la mejor gastronomía del país. Nuevas estrellas Michelin, cocinas tradicionales que merecen una visita relajada, restaurantes en lugares únicos, recetas que nos traen sabores de otros países… No queremos que se te acumulen los planes en tu agenda culinaria de 2019, pero tampoco que te pierdas estas siete direcciones estratégicas. ¿Nos vamos?

Lú Cocina y Alma

Lú Cocina y Alma
El restaurante acaba de obtener su más que merecida primera estrella Michelin.

Visitar Jerez de la Frontera siempre es un placer para los sentidos. En tu próxima escapada a la tierra del vino fino, además de recorrer las viejas bodegas para venenciar olorosos y amontillados históricos, tendrás que hacer un paréntesis entre botas centenarias y tabancos con solera para descubrir Lú. El restaurante acaba de obtener su más que merecida primera estrella Michelin, la única en la ciudad, en reconocimiento a este templo de la vanguardia que recoge el eco de la tradición jerezana para usarlo a su antojo en los fogones.

El alma este rincón de fantasía culinaria es JuanLu Fernández, un mago capaz de transformar los ingredientes de la tierra en recetas de alta cocina clásica que, como él dice, se ‘encanallan’ con el acento andaluz. La puesta en escena, espontánea y cargada de magia, se me antoja recién salida de la merienda de los locos de Alicia. Aunque en este país las maravillas las hace JuanLu. Sus menús ‘Sigue al conejo blanco’ y ‘Feliz no cumpleaños’ son la unión perfecta entre puntualidad y atemporalidad, entre sensatez y locura. En cada visita, asegura el chef, la experiencia es diferente.

Zaragoza, 2 (Jerez de la Frontera, Cádiz)

Musclarium

Musclarium
Musclarium no sólo se pueden ver y tocar ostras y mejillones, también comerlos.

Lo primero que uno piensa al desembarcar sobre las bateas de Musclarium es que allí no se puede comer. Pero en este restaurante flotante instalado sobre las aguas del Ebro, no sólo se pueden ver y tocar las ristras de ostras y mejillones que crecen jugosamente bajo el agua sino también degustar tales manjares recién cogidos en modo chill out.

Con vistas al delta, una puesta de sol de anuncio y una botella de cava o de vino de la Terra Alta, almorzar en esta mejillonera que es a su vez parque natural y reserva de la biosfera, a base de moluscos frescos es un lujo asequible en este lugar del mundo que tanto te costará desvelar. Pero las cosas buenas hay que compartirlas y Musclarium, paraíso del ‘ecolux’ o de cómo sentirse privilegiado en un entorno rural, debe ser un secreto a voces.

Bahía de los Alfaques, salidas del puerto deportivo de la Ràpita

Carrer del Carme, 3D (Sant Carles de la Ràpita, Tarragona)

Araldo Arte del Gusto

Araldo Arte del gusto
La mejor pizza de Italia se come fuera de Italia, concretamente en Madrid.

La mejor pizza de Italia se come fuera de Italia. Premiada durante 5 años consecutivos por la Guía Gambero Rosso (la Guía Michelín italiana), la joya veronesa de Araldo se puede degustar en Madrid gracias a que Sonia y Vittorio se han mudado a España con la mejor materia prima bajo el brazo y una meta bien clara: hacer pizzas y helados con el auténtico sabor del norte de Italia que, al parecer, poco tiene que ver con lo que comemos por aquí. Para ellos la pizza no es fast food, sino un manjar saludable, rico en fibra, vitaminas y nutrientes, que requiere de los ingredientes y el tiempo adecuados para disfrutarlos.

Según explican, la receta sigue el saber hacer original de Verona: masa madre artesanal, ligera y sabrosa, suave por dentro y crujiente por fuera, realizada con harina biológica semi-integral de trigo libre de químicos y molida a piedra, que reposa al menos 60 horas con tan sólo aceite de oliva virgen extra como base. Cuesta elegir ingredientes en el ‘mercato’ que han dispuesto junto al comedor. Hay tomates San Marzano DOP, mozzarella Fiordilatte y embutidos y quesos de los mejores fabricantes italianos. La pizza en el plato te durará lo mismo que el romance entre Romeo y Julieta.

Calle Los Madrazo, 5 (Madrid)

Atelier Cocktail Bar

Atelier
Atelier,el Cocktail Bar ‘flotante’ que  ha revolucionado el ambiente nocturno de Canarias.

Atelier, el Cocktail Bar ‘flotante’ instalado en la última planta del hotel Bohemia Suites&Spa de Gran Canaria, ha revolucionado el ambiente nocturno de la Playa del Inglés gracias a unas vistas panorámicas, música en directo y el arte tras la barra de Raimondo Palomba, un bar manager atípico que acude al mercado cada mañana para hacerse con los ingredientes que por la noche utilizará en sus cócteles y cuya genialidad va a dar mucho que hablar en el mundillo de las mezclas.

Su carta, concebida como el Diario de un Bartender, es una ventana al mundo que invita a recordar o experimentar nuevas emociones a través de la esencia de cada lugar. Originales creaciones de autor fusionadas con reinterpretaciones de clásicos y un viaje líquido diferente cada noche. O unos cuantos.

 Hotel Bohemia Suites&Spa Av. Estados Unidos, 28 (Playa del Inglés, Las Palmas)

Malena de Gimenells

Malena
El menú degustación de Malena de Gimenells no llega a los 70€.

No todos los estrellas Michelin cuestan 200 euros. Basta con hacer un viaje bucólico por los pueblos y paisajes del Prepirineo catalán para descubrirlo. El menú degustación de Malena de Gimenells no llega a los 70€ y es para enmarcar el ticket. Esta antigua vaquería reconvertida en un majestuoso restaurante rodeado de naturaleza recuperó su estrella en el año 2013 gracias al arte de Josep María Castaño para combinar la tradición de la tierra con las materias primas de proximidad y la aplicación de nuevas tecnologías.

La protagonista es la brasa. En ella se cocina productazo de temporada que llega a la mesa en forma de platos creativos que invitan a interactuar con el lado más salvaje de una cordillera rica en vegetales, animales y setas. No hagas planes para después, porque aquí se come sin prisas.

Roques Blanques s/n (Gimenells, Lleida)

La Azotea de María

La Azotea de María.
La Azotea de María se abre paso como respiro gastronómico entre tanto chiringuito.

Las fotos no suelen hacer justicia a las noches cuya atmósfera parece fabricada para vivirla y no para retratarla. En pleno corazón de Conil de la Frontera, La Azotea de María se abre paso como un respiro gastronómico entre tanto chiringuito costero, una parada obligada en el jaleoso centro histórico de este epicentro vacacional gaditano. En su cocina, la chef María Triana utiliza técnicas modernas para rendir homenaje a los productos de la tierra.

Hay quien asegura que aquí ha degustado uno de los mejores platos de atún de la Almadraba de su vida. Pero también sorprenden otras creaciones elaboradas a partir de la huerta de pequeños productores locales y del pescado autóctono del día. Los vinos de Jerez y de la Tierra de Cádiz y una exquisita tarta de Nutella con helado de violeta de postre completan una experiencia gastronómica inolvidable en el patio alto de esta acogedora casa andaluza.

Cádiz, 9 (Conil de la Frontera, Cádiz)

Taberneros

Taberneros
Una taberna castiza de alma viajera donde el chef Kenji Morita impone su acento japonés.

Camina por la sombra de los Austrias hasta resguardarte en esta taberna castiza de alma viajera donde el chef Kenji Morita impone su acento japonés. En temporada, pide los ‘huevos rotos’ de La Criba, unos garbanzos verdes servidos con caldito de jamón y huevo escalfado. El restaurante compra toda la producción de este grano crudo que poco tiene que ver con los garbanzos secos, una absoluta delicatesen combinados con grasa animal pues son tiernos y saben a clorofila.

Para acompañarlos, el sumiller recomienda un ‘jerez-joya’ de más de 40 años. No en vano, la carta de vinos de Taberneros hay casi 400 referencias escogidas con mimo para maridar con las croquetas caseras de pringá que elaboran aprovechando la carne del cocido de los jueves, los callos a la madrileña o el sabroso rabo de toro a la cordobesa, con gyozas de ‘cap i pota’ y salsa yakiniku; con el Tataki de bonito, famoso en el barrio, la ensaladilla de verano con mayo de wasabi o la estrella de la casa: los Ojos de Dragón, un pastel de arroz relleno de pollo de corral y curry.

Calle Santiago, 9 (Madrid)

Ahora en Portada 

Comentarios