Recomendado

Siete restaurantes especiales para cenar
en San Valentin

La atmósfera especial resulta especialmente sugerente para cenar a solas con tu pareja.

asia gallery

Porque quien más quien menos, tiene mucho que celebrar, les proponemos una serie de restaurantes cuya atmósfera especial resulta especialmente sugerente para cenar a solas con tu pareja. Todo tiene su momento, hay veces que lo importante es el contenido del plato y otras, como en esta ocasión, lo importante es que se de la mejor combinación entre una cocina notable y un ambiente acogedor, cálido y especial, en el que sentirse como si no existiera nadie más. Una mesa en la que el ambiente nos abstraiga del resto del mundo para cenar a solas con tu pareja.

Sacha (Juan Hurtado de Mendoza 11, Madrid)

Sacha es uno de los mejores restaurante de Madrid. La desbordante personalidad de Sacha Hormaechea y su excelente cocina, le hacen un destino gastronómico en el que se puede encontrar cenando a un actor de Hollywood que ha venido a promocionar su última película, o el foodie más radical. Su botillería con aire de bistro francés es uno de los locales más acogedores de la ciudad y su terraza en verano, una de las más apetecibles. Sus ostras fritas, uno de sus platos míticos serían el inicio de un menú para cenar con tu pareja, la falsa lasaña de txangurro y sus memorables combinaciones de mar y montaña. En definitiva, no existe otro lugar como este en Madri.

Asia Gallery (Plaza de las Cortes 7, Madrid)
Bajo la cúpula más celebre de Madrid, la que cubre el gran salón central del Hotel Palace, se encuentra uno de los mejores restaurantes de cocina asiática, china para más señas. No es sólo lo delicado y sutil de su cocina, sino y sobre todo el ambiente especial que trata y lo consigue de retrotraernos a la época del Shangai como colonia francesa. Un recetario que se centra en los mejores platos de la cocina cantonesa y pekinesa. Salteado de langosta con jenjibre, ancas de rana, la tradicional sopa de tiburón, o el pato a la cantonesa; suponen adentrarse con suma fidelidad en la rica cocina china en un ambiente selecto y elegante, diferente.

Dos Cielos (Cuesta de Santo Domingo 5, Madrid)

Los televisivos y populares Hermanos Torres desembarcaron en Madrid el año pasado para ofrecer al público madrileño una cocina un tanto más desenfadada que la que ofrecen en el homónimo de Barcelona. Sin embargo, es uno de los locales con más encanto de todo Madrid. Su emplazamiento a espaldas del Teatro Real, en las antiguas caballerizas del palacete donde se ubica el hotel Melia Palacio de lo Duques; le hacen el comedor más singular, elegante y con más encanto de toda la capital. Su decoración a base de grandes tapices y murales de los grandes cuadros de Velázquez, le infieren un ambiente muy especial.

Etimo (Ayala 27, Madrid)

El segundo restaurante de la Chef Begoña Fraire. Tras varios años al frente del restaurante Seis Ocho, decidió mudarse al centro de la ciudad donde su legión de seguidores pudiera llegar más facilmente. Su sala de ambiente acogedor, paredes de ladrillo visto y cocina de autor, le hace uno de los comedores con mayor encanto de todo Madrid. Begoña es una cocinera de esas que lleva a gala su conciencia ecológica y cariño por los animales, le obliga a seleccionar de forma muy rigurosa su cartera de proveedores.

Ático (Marqués de Valdeiglesias 1, Madrid)

En uno de los emplazamientos más singulares de todo Madrid, al comienzo de la Gran Vía, el hotel The Principal, esconde un último piso que se mira cara a cara con la famosa cúpula de Metrópoli, símbolo de esta zona de Madrid. Un comedor diseñado con un interiorismo de corte aristocrático, cálido y confortable como pocos ofrece la versión más desenfada de la cocina de Ramón Freixá, dos estrellas Michelin que firma una carta muy atractiva. Excelente la coca de anguila que de alguna forma nos recuerda el origen de Freixá; y fabuloso el arroz socarrat de navajas y manitas de cerdo.

El Cosaco (Plaza de la Paja 2, Madrid)

Uno de los restaurantes con más historia de la capital. En la zona más castiza de Madrid, el primer restaurante ruso abierto en Madrid, sigue conservando esa atmósfera encantadora que lo ha hecho especial desde hace ya cincuenta años. Los pequeños salones de decoración recogida y cálida, nos traslada a la Rusia de los Zares. Una carta en la que destacar el cóctel chatka, una selección de blinis con caviar, salmón y ahumados. El cordero georgiano el pato Chekhov o el solomillo imperial; constituyen una interesante muestra de algunos de los platos rusos más emblemáticos.

La Gallete (Bárbara de Braganza 10 , Madrid)

Aunque iniciaron su andadura en un diminuto local del Barrio de Salamanca, pronto crecieron a este otro local más amplio en donde conservan toda la esencia original de su razón de ser. Ambiente acogedor y cálido, cocina eminentemente vegetariana, música barroca de fondo, una iluminación tenue y toda una decoración vestida de tonos rojos con la que construyen una de las atmósferas más especiales en Madrid. Sus famosas croquetas de manzana, los ravioli rellenos de pera y queso y el arroz meloso de carabinero conforman un menú especial para la ocasión.

Ahora en Portada 

Comentarios