En Barcelona

Taquería Niño Viejo, la propuesta de cocina popular mejicana de Albert Adriá

La cocina mejicana ha colado en las últimas décadas a un puñado de sus chefs no sólo entre los mejores de Sudamérica sino como los mejores del mundo.

Taquería niño viejo
Taquería niño viejo

La cocina mejicana ha colado durante las últimas décadas a un puñado de sus chefs no sólo entre los mejores de Sudamérica sino como los mejores del mundo. Restaurantes como Quintonil y Pujol, Rosseta y La Docena; a lo largo y ancho de Méjico; siguen mostrando al mundo la amplitud de registros y la riqueza de productos con la que cuentan en aquellas latitudes. En España comenzó Roberto Ruiz y su brillante Punto MX, primer restaurante mejicano galardonado con estrella Michelin en Europa. Albert Adriá siguió sus pasos con Hoja Santa, la cocina con estrella Michelin con la que comparte espacio Niño Viejo.

Albert Adriá, el hermanísimo de Ferrán, el chef que compartió los desvelos y los éxitos, los sacrificios y los logros de El Bulli; ha creado hasta seis conceptos gastronómicos que van desde la taberna de barrio, Taberna 1900; a un japo singular (Pakta); Tickects, la evolución de un bar de tapas y Hoja Santa y Niño Viejo, pura chispa mejicana. Enigma es el gastronómico. Si El Bulli marcó toda una época, marcando la disrupción en cocina, en la que técnica sometida a la imaginación y la libertad evolucionaba el carácter hedonista de la gastronomía, El Barri, que agrupa estos 6 conceptos, es una fórmula de éxito incontestable.

Niño Viejo comparte local con Hoja Santa, además de espacio y cocina; mantienendo entrada separada, por diferente calle así como el personal de sala. Si Hoja Santa es un gastronómico mejicano, Niño Viejo es cocina popular mejicana; si Hoja Santa es alta cocina, Niño Viejo pretende ser cocina callejera; si Hoja Santa merece la atención de los inspectores de la Guía Michelin, Niño Viejo atrae la atención de cuantos sienten devoción por la cocina popular y auténtica de Méjico. Un local con decoración de máscaras y esqueletos alusivos a la muerte tan presente en la cultura mejicana. Y Paco Méndez oficia con maestría al frente de Niño Viejo.

Tortillas rellenas de casi cualquier cosa. Su éxito radica en primer lugar, en hacer las tortillas al momento, esa es la propuesta base de Paco. Si hubiera que definir un taco que representa mejor que ningún otro las bondades de esta forma de comer, serían los tacos al pastor. Aunque su origen no es oriundo mejicano, sino libanés (la globalidad no es de hoy y además es imparable) estos son la representación más genuina de este plato. Méndez los elabora con carne de cerdo ibérico y una salsa de chile guajillo y achiote, naranja y pequeños trocitos de piña que, refrescan el ahumado del josper. Un bocado con muchos registros, excelente.

Quesadillas de Huitlacoche, con queso de Oaxaca y tortilla recién horneada junto con el famoso hongo del maíz que da fuerza y chispa a uno de los platillos más famosos de la cocina popular mejicana. El guacamole que aquí se elabora sin añadir tomate. Magnífica la tosta de atún con aguacate a la parrilla, achiote y salsa roja. Soberbio el taco de pollo picantón en adobo y rebozado en maíz. Y la torta tres cerditos, que combina, tres carnes, tres texturas y tres intensidades que combinan carne de pastor, papada y panceta; grasa que infieren aún más sabor al bocado.

Taquería niño viejo

Avenida Mistral 54-56, Barcelona

https://elbarri.com/restaurant/nino-viejo/

Ahora en Portada 

Comentarios