La UE vuelve a negociar el futuro de Internet

  • Parlamento y Consejo deberán ponerse de acuerdo para sacar adelante el Paquete de Telecomunicaciones, la normativa que regularía el acceso a la red. El Paquete podría permitir a los proveedores deinternet restringir el acceso libre a la red: los usuarios sólo podríannavegar por aquellas páginas contratadas previamente.
Una usuaria visita el servicio 'Twitter'
Una usuaria visita el servicio 'Twitter'
lainformacion.com
lainformacion.com

El Parlamento Europeo designó ayer un equipo negociador que tiene la ardua tarea de sacar adelante el Paquete de Telecomunicaciones, que modificará el uso de internet en todos los países de la UE. Tras la falta de acuerdo entre el Parlamento y el Consejo en la tramitación de la directiva al final de la pasada legislatura, un Comité Conciliador de ambas instituciones deberá acercar posturas para aprobar un nuevo marco de comunicaciones.

El Paquete de Telecomunicaciones (enlace en inglés), conjunto de reglas que regirán el funcionamiento de la red en los próximos años, tiene que recorrer aún un largo camino.

La delegación de conciliación de las telecomunicacions del ParlamentoEuropeo se reunió ayer para nombrar un equipo que negocie con elConsejo de Presidencia de la UE el Paquete de las Telecomunicaciones(formado por el vicepresidente del Parlamente, Alejo Vidal-Quadras, eljefe del Comité de Industria, Herbert Reul, y la socialista francesaCatherine Trautmann).

Esta delegación presentará hoy al Consejo unas enmiendas del proyecto. El plazo del Consejo para pronunciarse alrespecto cumple el 26 de octubre. Una vez que el Parlamento y elConsejo consideren sus posturas lo suficientemente cercanas como paraalcanzar un acuerdo, se programará una reunión del comité deconciliación al completo (formado por una delegación del Consejo y otradel Parlamento).

La Unión Europea debe decidir si permite la existencia de una Internet neutral, donde todos los usuarios puedan tener acceso a todos los contenidos, sin limitaciones ni discriminaciones o si cambia el panorama.

Aún está en el aire cuáles son los aspectos del paquete que están sometidos a deliberación y cuáles no serán contemplados. Entre las disposiciones que previsiblemente se discutirán, se encuentra la enmienda 46 (previamente la 138) del Paquete de Telecomunicaciones, una directriz que establecía que las libertades y derechos de los usuarios podrían aplicarse tras la decisión de un juez y que fue aprobada en abril de 2009. Tras su ratificación, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE pactaron la modificación de esa enmienda, que ahora establece que cualquier medida que afecte a los usuarios debe respetar sus derechos y libertades y puede ser recurrible ante un tribunal.

Así, en cualquier país de la UE podría cortarse la conexión a un usuario en virtud de una ley y que éste sólo viera su servicio otra vez restituido si un juez le da la razón. Además, en aquellos países donde la competencia entre operadores seamuy reducida, el peligro en el control del acceso aumenta. Los usuariospodrían encontrarse en una situación de clara indefensión, al no tener otros operadores que les dieran acceso a la red en caso de verse sin conexión.

'Navegar' en una 'pecera'

La enmienda permitiría que los proveedores de servicios de Internet (ISP) puedan escoger qué páginas web pueden ser visitadas por los usuarios. Cualquier contenido crítico podría ser censurado y el acceso a la información libre seriamente perjudicado. Los más críticos con el paquete de medidas afirman que los proveedores podrían vender internet por paquetes, como la TV. Si quieres ver determinado contenido, debes pasar un filtro.

No sólo afecta al contenido, también los ISP podrían decir a los usarios qué servicios pueden o no pueden utilizar. Dependiendo del paquete contratado, un usuario tendrá acceso a un tipo de páginas web y servicios, con un contenido determinado. El maravilloso mundo del 'buceo' en la red de redes habrá acabado. Será como sumergirse en una pecera.

Control de la información y P2P

La idea inicial de la mayoría de los países de la UE es el control del flujo de contenido de ocio (música, cine...). Es la medida ideada por Europa para acabar con la piratería de las descargas a través del P2P. Pero el paquete no sólo afectaría en esa dimensión. Al final, pagarían justo por pecadores.

En este sentido, los proveedores podrían tener la tentación de cobrar a los usuarios en función de la cantidad de tráfico que consumen. Cualquiera que escuche música a través de Spotify -servicio legal que utiliza tecnología P2P-, que vea vídeos en Youtube o que descargue contenidos comprados legalmente a través de tiendas on line como iTunes Store podrían ser penalizados económicamente.

Trámite de "conciliación"

El Paquete de Telecomunicaciones fue presentado incialmente en 2007 por la eurodiputada Viviane Reding y sufrió dos revisiones en el Comité de Industria, Investigación y Energía (ITRE) y el Comité del Mercado Interno y Protección del Consumidor (IMCO). El pasado mes de mayo, el texto llegó al Parlamento Europeo y fue rechazado. Eso obliga que el proyecto pase a un nuevo trámite de "conciliación", entre el Consejo y el Parlamento.

Lo que fue rechazado el pasado mes de mayo fue la posibilidad que habrían tenido "las autoridades competentes" a la hora de cerrar una línea de acceso a internet o decretar el cierre de una página web. Ahora, sólo un juez tiene esa competencia.

Mostrar comentarios