Productos de temporada

Los mejores alimentos para comer sano este otoño: recetas fáciles y rápidas

Con la entrada de la nueva estación, es tiempo de dejar atrás la alimentación de verano y apostar por platos más sanos de temporada.

Comida
La calabaza es uno de los productos más típicos del otoño / Pixabay

El otoño ya ha llegado. Y aunque el calor no ha dado mucha tregua de momento, tarde o temprano las temperaturas acabarán bajando, lo que va a favorecer que adoptemos una alimentación más acorde con el cambio de estación. Esto supone que diferentes alimentos están a punto de llegar a nuestra nevera, los característicos de esta temporada, que ya podemos encontrar, de hecho, en las tiendas.

El otoño, además, es una de las mejores estaciones para adoptar una alimentación más saludable, porque estos meses traen consigo una serie de productos que nos permiten coger fuerzas y saciarnos sin pasarnos con las calorías o las grasas. Además, son muy versátiles, porque se ajustan a diferentes tipos de recetas y platos, por lo que las comidas de otoño pueden darnos mucho juego.

Para empezar, uno de los alimentos estrella de esta temporada es la calabaza. El adorno típico de Halloween es mucho más que eso, porque es un alimento rico en vitamina A, grasas Omega 3 -las más saludables- y agua, mientras que es bajo en hidratos de carbono. La ventaja, además, es que hay muchas formas para tomarla. Se puede comer asada, cocida o en puré, que es uno de los platos estrella. Cocida o asada se puede emplear en ensaladas o sustituir por las patatas fritas con la carne o pescado.

Puré de calabaza
Puré de calabaza / Pixabay

Otro alimento típico del otoño son las setas, pues es la época en la que crecen en el bosque. Las setas destacan por su bajo aporte calórico y ser ricas en proteínas, vitaminas y minerales. Son un complemento perfecto para cargar las defensas en una época marcada por los resfriados. Igualmente, dan muchas opciones en la cocina, pues se pueden hacer guisos con ellas -aportan un rico sabor-, se pueden freir o asar para acompañar muchos platos y también hervir para emplear en ensaladas.

Las legumbres vuelven después del destierro que sufren en verano. Con el calor no apetece tomar platos calientes, y las legumbres se toman de esta forma preferentemente, aunque cada vez toman más fuerza en ensaladas. Las alubias, lentejas y garbanzos son son ricos en hierro, vitaminas, sodio y proteínas y bajos en grasas, además de contener fibra. Lo más habitual es cocerlos para tomarlos en platos de cuchara con sus respectivos condimentos, aunque también pueden tomarse en puré o fritos, sobre todo los garbanzos.

Cocido
Los garbanzos son el alimento estrella del cocido madrileño / Pixabay

Los frutos secos también son muy típicos en otoño, sobre todo las castañas, los pistachos, las nueces y las almendras. Sus beneficios son de sobra conocidos: aportan energía, fibra, vitaminas y grasas saludables. Eso sí, son ricos en calorías, por lo que conviene tomarlos en su justa medida, aunque lo bueno es que son saciantes y que con pocos basta para dejar de sentir hambre. Pueden tomarse crudos tal cual como snak o aperitivo cuando cuando entran ganas de comer entre horas, incluirlos en las ensaladas o tomarlos asados, como las populares castañas.

Castañas
Las castañas son el fruto seco del otoño / Pixabay

En cuanto a la fruta, el otoño es tiempo de ciruelas y uvas, ambos muy saludables y ricos en fibra, sobre todo las primeras, por lo que no conviene abusar de ellas. 

Ciruelas
Las ciruelas regresan en verano / Pixabay
Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios