Reconocido Patrimonio de la Humanidad

Los vinos del Alto Duero, un paisaje espectacular y único, en 7 planes

Hay muchos viajes que merecen la pena, pero en la Península hay un valle que discurre junto al Duero que produce uno de los mejores vinos del mundo.

Río Duero.
Río Duero.

¿Cuántas veces se planean viajes lejanos que cuestan un montón de dinero y olvidamos las maravillas que tenemos a nuestro alrededor? ¿Cuanta gente decide cruzar el mundo para visitar un destino y, sin embargo, no conocerá nunca lugares impresionantes que han merecido el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad y que se encuentran al lado de su casa? Viajar para conocer Napa Valley o el área vinícola de Mendoza en Argentina son viajes que, sin duda merecen la pena, pero en la Península existe un valle que discurre junto al cauce del Duero entre impresionantes cañones que producen uno de los mejores vinos del mundo.

Si seguimos el curso del río Duero y atravesamos la frontera con Portugal se descubre una zona vitivinícola que ha conformado un paisaje de extrema belleza. Desde hace dos mil años los viñedos crecen en terrazas sobre las laderas del río soportadas por los suelos pizarrosos que confieren un carácter especial a las uvas del Douro. Una zona histórica que ya en el Sigo XVIII el Marqués de Pombal creó el marco regulatorio para que la zona se constituyera en la primera región vinícola del mundo.

Miranda Do Douro

Una ciudad que vista desde el río parece inexpugnable. Situada sobre el mismo borde del acantilado se asoma a la profunda garganta que se forma en las primeras hendiduras que el Douro ha dibujado horadando la tierra. Visitar su imponente catedral del Siglo XVI flanqueada por sus dos torres, corona la ciudad desde lo alto.

Carretera de Peso de Régua a Pinhão

La mejor forma de recorrer la zona es en barco desde donde el paisaje se muestra en toda su perspectiva y se completa antes sus ojos. En todo caso si realiza la ruta en coche, debe recorrer esta carretera hecha de curvas para acompañar el río en su discurrir que a veces parece caprichoso. La tercera opción es hacerlo en el tren histórico en un recorrido que le llevará desde Regua hasta Tua y que dura una mañana.

Lamego

Si parte en coche desde Regua a una distancia de 20 minutos encontramos esta pequeña población que ubicada en una elevación natural sobre el río mantiene un centro histórico intacto que destila un encanto especial. Un paseo obligado a la ermita de Nossa Senhora dos Remedios para contemplar las vistas y un castaño que lleva ahí como testigo solitario de las maravillas de las zonas desde el año 1300 aproximadamente.

Quinta Da Roeda de Bodegas Croft Port

Una bodega que cuenta su existencia por cientos de años, es una de las más antiguas. Se fundó en el Siglo XVI y de hecho es la más antigua actualmente. Desde lo alto de la colina sobre el que se asienta la bodega se pueden observar las terrazas escalonadas sobre las que se plantan y crecen los viñedos que dan lugar al vino de Oporto, un vino único y característico.

Estación de tren de Pinhão y la Ribera

La estación de Pinhao es una muestra clara de la arquitectura popular portuguesa cuya decoración basada en la tradicional industria azulejera de la zona, narra historias, en este caso la que muestra las fases de la producción del vino. Allí confluyen el río Douro con su afluente el Pinaho formando una bella encrucijada.

Monasterio de Sao Joao y bodega de Murganheira

Es una de las muestras definitivas de construcciones civiles de fortificación. La imponente torre defensiva levantada en el Siglo XV se alza en una de las entradas al puente. Otro ejemplo de arquitectura local, en este caso religiosa, es el monasterio de Sao Joao, el primer monasterio de la orden del Císter. Muy cerca se encuentran las bodegas de Murganheira, conocida por sus vinos espumosos.

Hotel Douro Six Senses

Six Senses es uno de los hoteles más lujosos en cientos de kilómetros a la redonda. Ubicado en una gran casa del Siglo XIX, sus fantásticas habitaciones en tonalidades neutras contribuyen a crear un ambiente relajado que se potencia en su magnífico spa. Visite Port Knox, una bodega centenaria que se alza a 20 minutos caminando desde el hotel y donde le explicarán los procesos de envejecimiento del vino de Oporto que en esta bodega llegan hasta el centenar de años.

Los vinos del Alto Duero, un paisaje espectacular y único, en 7 planes

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios