Los retoques a las modelos de Victoria's Secret contados por su fotógrafa

La fotógrafa, que ha pedido mantener el anonimato, afirma que incluso le han pedido cambiar unos brazos por otros. 

Asegura que probaron con modelos más reales pero como no tuvieron aceptación entre la clientela volvieron a los retoques extremos imposibles. 

Todos los retoques a los que se someten las modelos de Victoria's Secret contados por su fotógrafa

Las fotografías que vemos a diario en las revista están retocadas, no es ninguna novedad, pero lo que cuenta Sarah (nombre ficticio) fotógrafa de moda va más allá. Sarah ha dedicado toda su vida profesional a trabajar con modelos. Victoria's Secret era su principal cliente. Ahora, cansada de la imagen de la mujer que se intenta proyectar ha decidido denunciar los retoques que le han obligado a hacer. 

Los primeros retoques empiezan antes de la sesión de fotos, asegura. Las modelos llevan extensiones para lucir melenas más sugerentes y normalmente "se ponen sujetadores debajo del biquini."

Esta técnica continúa Sarah, "la usan para cualquier prenda sin tirantes": las modelos llevan debajo sujetadores push-up que hacen una forma de pecho increíble e imposible. La gravedad existe y nos afecta a todas. Pero eso es lo que tu ves en la foto, confiesa, mujeres con unos escotes perfectos a pesar de "lucir biquinis y prendas sin tirantes", dice la fotógrafa. Redondear, quitar pero a veces también añadir

Después viene el retoque digital. "Se quitan los tirantes de los sujetadores, también se borran los pezones, se redondea el pecho y siempre, siempre se hace más grande." "Todas las modelos llevan una talla A. Es increíble". Comenta indignada Sarah. 

Pero estos retoques son normales dice la fotógrafa "el problema es que cada vez se va más allá. Se retoca el color de los pies y las manos, la sombra de las axilas y "se elimina por completo todo el vello del cuerpo." Las empresas quieren vender mujeres delgadas, pero con formas, con cuerpos simétricos y sin vello. 

Pero no siempre quitan. En ocasiones añaden carne. "quieren formas redondas y además del pecho, también se toca la cadera, el trasero y alguna caja torácica demasiado delgada". Comenta la fotógrafa. 

Entonces ¿Por qué no contratan a mujeres así? Lo harían, dice Sarah, si eso vendiera. Es lo único que quieren vender. Han probado con modelos más anchas y comprobaron que la acogida de esas campañas no fue buena, por eso volvieron a mujeres más delgadas y retocadas con photoshop. 

Nada escapa del lápiz mágico. "Todos los dientes se blanquean, pero es que hasta los ojos!" Es absurdo, añade, "nadie tiene los ojos totalmente blancos". Pero quieren vender eso, más luminosidad. Afinar cinturas hasta construir auténticos relojes de arena es otra práctica muy común. 

A veces el retoque no es suficiente y directamente se cambia

"¿Te imaginas ver una foto tuya y no saber si eres tu porque no te identificas con el cuerpo?" Se pregunta Sarah. Pues eso pasa. "A veces para corregir una postura torpe o para poner posturas que transmitan una imagen determinada por el lenguaje corporal. 

Sarah dejó de hacer este tipo de trabajos porque no quiere contribuir a transmitir una imagen no real de las mujeres "Basta ya de afinar cinturas, agrandar pechos y perfeccionar posturas". Asegura que lo peor ya no es sólo que las jóvenes quieran tener unos cuerpos increíbles. "Cada vez son más jóvenes quienes se dejan influir por estas imágenes, gente de 9 años."

El dinero es el que manda

Pero insiste en la idea de que las empresas hacen "lo que vende" y que por eso es la actitud del consumidor la que tiene que cambiar. "Si aceptamos nuestras imperfecciones" dice Sarah "esto cambiará". La fotógrafa asegura que todos hemos caído en la trampa de comprar una prenda pensando que nos va a quedar como a la modelo. "Hasta a mí, que me dedico a hacerlas perfectas, me ha pasado". 

Ahora en Portada 

Comentarios