Seis estrellas Michelín y 11 soles Repsol lucirán en Madrid antes del verano

Las seis estrellas Michelín y once soles Repsol que reunirán su oferta culinaria en Platea Madrid, en la plaza de Colón de la capital, abrirán sus puertas al público a finales de mayo para aportar un concepto de ocio gastronómico apenas visto en Europa.

Madrid, 28 mar.- Las seis estrellas Michelín y once soles Repsol que reunirán su oferta culinaria en Platea Madrid, en la plaza de Colón de la capital, abrirán sus puertas al público a finales de mayo para aportar un concepto de ocio gastronómico apenas visto en Europa.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha visitado hoy las obras de este espacio de más de 5.800 metros cuadrados que ocupaban el antiguo cine Carlos III y la sala de fiestas Cleofás, en el que hoy se seguía trabajando a la vez que se instruía a algunos de los futuros empleados.

Abierto a cualquier hora del día para que madrileños y turistas puedan degustar la afamada cocina española en los horarios habituales de sus países, Platea Madrid surge en lo que la alcaldesa ha calificado como una "milla gastronómico-cultural", en la que recientemente ha regresado el Museo Arqueológico y se ha sumado la sucursal del Casino Gran Madrid.

Después de dos años de obra y una inversión de 60 millones de euros, entre la adquisición del inmueble y las obras, el proyecto está a punto de culminarse y la próxima semana se inaugura Platea Dulce, de la mano del pastelero Alejandro Montes (Mamá Framboise), que ofrece pasteles, chocolates, panes o frutas para tomar o para llevar.

Los paladares que prefieran el salado antes que el dulce tendrán que esperar a finales de mayo cuando arranque Platea Salada.

Del tapeo se encargarán Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán, mientras que el restaurante estará dirigido por Ramón Freixa.

En la planta baja se ubica un puesto de encurtidos, una barra de bebidas y un pequeño mercado, mientras que el piso inferior se reserva para comida caliente, plato de cuchara y comida tradicional española.

También habrá sitio para la gastronomía del mundo con representación peruana, mejicana, japonesa e italiana, para un bar de copas y para una zona de fumadores en la planta superior.

La sala del antiguo cine se está transformando en un amplio espacio en el que además podrán realizarse actuaciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING