Domingo, 15.12.2019 - 06:21 h

Sencillez y naturalidad, compañeras de los Cameron en la isla de Lanzarote

La sencillez y la naturalidad ha caracterizado la estancia del primer ministro británico, David Cameron, y su familia en Lanzarote, a donde llegaron el pasado sábado para pasar la Semana Santa alojados en una casa rural del municipio de San Bartolomé.

Por Salvador Hernández

Arrecife de Lanzarote, 17 abr.- La sencillez y la naturalidad ha caracterizado la estancia del primer ministro británico, David Cameron, y su familia en Lanzarote, a donde llegaron el pasado sábado para pasar la Semana Santa alojados en una casa rural del municipio de San Bartolomé.

Aunque la isla no ha sido ajena a la presencia de mandatarios nacionales e internacionales la presencia del primer ministro británico y su familia sorprende por la discreción.

Al contrario de lo ocurrido durante las visitas de otros jefes de Estado o primeros ministros, Cameron tiene un séquito muy reducido y sus desplazamientos casi pasan desapercibidos, salvo para los periodistas que se encargan de cubrir su presencia en la isla.

Los Cameron hicieron gala de su naturalidad nada más llegar a Lanzarote a bordo de un avión de una compañía de bajo coste y se dirigieron a un hipermercado en las inmediaciones de Playa Honda para realizar sus primeras compras.

Como en cualquier casa, la familia Cameron recorrió el comercio con el carro de la compra, hicieron cola en la carnicería y, luego, el primer ministro abonó la cuenta con su tarjeta de crédito, después de ayudar a su esposa, Samantha, a meter los artículos en bolsas.

"Me enteré que se trataba de David Cameron y su familia porque una clienta que estaba en la fila me lo dijo", comentó Silvia Barreto, la cajera del supermercado.

En su segundo día en la isla, los Cameron y sus dos hijos visitaron el tradicional mercadillo que se celebra todos los domingos en la histórica Villa de Teguise y al que acuden cada semana miles de turistas.

Luego se desplazaron hasta Famara, localidad costera situada al noroeste de la isla para pasar una jornada de sol, playa y deporte.

Allí se pudo ver al primer ministro practicando surf con uno de sus hijos, vestido con un traje corto de neopreno y, acto seguido, la familia se desplazó hasta el pueblo situado al comienzo de la playa para almorzar en un restaurante, donde degustaron pescado fresco, acompañado de una tabla de quesos y vino lanzaroteño.

Antonio García, dueño del "Casa García", aseguró que entraron a comer "como cualquier turista, aunque con los guardaespaldas" y que eso le llamó la atención, aunque en todo momento se mostraron "muy simpáticos y campechanos".

La familia también se ha desplazado, entre otros emplazamientos, al Puerto del Carmen, al Parque Natural de Los Ajaches, para visitar la Playa de las Mujeres, o al pueblo de Haría , donde residió hasta su muerte el artista César Manrique

El primer ministro británico David Cameron y su familia llegaron a Lanzarote el 10 de abril en un vuelo de la compañía Ryanair, con la que tiene previsto regresar a su país el sábado, han confirmado a Efe fuentes oficiales de la isla.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING