Sábado, 25.11.2017 - 03:30 h

'The Witness': los rompecabezas siguen vivos y tienen mucho que decir

  • Con inspiración y raíces en clásicos del género de rompecabezas y puzles como 'Myst' o 'Riven', nos plantea un reto mental pocas veces visto en un videojuego.
  • La ausencia de instrucciones y la virtud de enseñar al jugador a medida que avanza por el juego son sus puntos fuertes.
The Witness

Decía Marcos Serrano en su artículo sobre 'Life is Strange' que, además de los tipos de juegos habituales, hay juegos que pretenden hacernos sentir. Creo que a esa lista habría que añadir los juegos que pretenden hacernos pensar y rompernos la cabeza sin otro propósito más que la realización y superación personal. Esto es lo que a mi juicio es el objetivo detrás de 'The Witness', título desarrollado por Thekla, Inc. y creado por Jonathan Blow, autor del aclamado 'Braid'.

'The Witness' nos sitúa en una isla por la cual podremos desplazarnos libremente interactuando con los distintos elementos que nos rodean, y en la que a simple vista no hay nada que nos indique por qué estamos ahí, ni qué tenemos que hacer. Nuestra propia exploración es la que define la experiencia que vivimos, y nuestra capacidad de observación y de enfrentarnos a retos lógicos será la que nos permita avanzar en un mundo que, aunque no es hostil, llega a generar una sensación de incomodidad debido a la soledad y el desconocimiento de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Puzles, laberintos y el entorno, nuestras herramientas

Para avanzar en el juego, nos tendremos que enfrentar a cientos de paneles que nos mostrarán puzles en forma de laberintos que tendremos que resolver. Al principio, la dificultad de los mismos es baja y podremos resolverlos sin esfuerzo, pero a medida que avancemos estos aumentarán su complejidad, no ya en los caminos que tengamos que seguir, sino en la incorporación de distintas mecánicas y modificadores que deberemos aprender y razonar para dar con la solución. Cada panel nos permitirá realizar otro o abrirá una puerta o activará un dispositivo esencial para la continuidad de la historia.

El entorno juega un papel crucial en 'The Witness'. De hecho, es lo más importante del título, llegando en unos casos a ser el verdadero puzle y acertijo más allá de los paneles. Este es quizá el logro y detalle de mayor nivel por parte de Jonathan Blow y su equipo, y lo que aporta la esencia al juego.Factura técnica sobresaliente

Si bien no estamos ante un juego que utilice gráficos de ultimísima generación, no los necesita. La calidad en este apartado es muy buena y encaja a la perfección con el resto. Muy destacable también es la integración del sonido a lo largo de nuestra aventura en la isla, en la cual el silencio solo roto por nuestras pisadas y las acciones que realizamos pasa a formar parte de todo el complejo mundo de sensaciones, percepciones y pistas del entorno que nos envuelve desde el minuto cero.

Esto último, el mundo de sensaciones y percepción más allá de lo puramente visual, es donde brilla por sí mismo 'The Witness', consiguiendo combinar todos los componentes técnicos del juego con una lógica de puzles suficientemente variada y extensa.

En cuanto a plataformas, podremos disfrutar de este juego en PS4, PC, e IOS.Conclusión

Estamos ante un título que no dejará indiferente. Es un juego que nos hace pensar (pero sin llegar a frustrarnos), que nos incita a mirar más allá de lo obvio y que genera una sensación de recompensa al superar sus cada vez más complicados puzles. Además, para los jugadores más exigentes, existen finales alternativos y una serie de retos más allá de la conclusión del juego. A quien le guste el género y disfrute de resolver enigmas y puzles le encantará.

Ahora en portada

Comentarios