Miércoles, 17.10.2018 - 10:13 h
Único en la costa andaluza

The Riad, el único hotel con hamman para disfrutar plenamente de Tarifa

Tarifa es un punto de concentración de turistas que llegan hasta sus aguas atraídos por un territorio abrazado al mar en un idilio interminable.

Imagen del Riad de Tarifa.
Imagen del Riad de Tarifa. / The Riad

Tarifa es una ciudad cargada de historia. Nacida como ciudad de frontera y enclave defensivo, desde tiempo inmemorial peleó contra almoravides, piratas e ingleses. Forjó su personalidad sabiendo combinar la cultura del continente africano que emerge al otro lado del Estrecho y la más festiva y alegre de la población más meridional de Europa. Una ciudad que viste de blanco sus fachadas y tiñe el cielo de colores con miles de cometas que se dejan querer por un viento que sopla invariable para arrastrar a gran velocidad las centenares de tablas que vuelan bajo sobre el agua. La dos murallas que aún hoy abrazan el casco antiguo mantienen intacta la belleza de una ciudad hecha para disfrutar en un hotel como The Riad.

Tarifa es un punto de concentración de turistas que llegan hasta sus aguas atraídos por un territorio abrazado al mar en un idilio interminable y en cuyo litoral se despliegan playas idílicas y salvajes. Desde Valdevaqueros a Bolonia, desde El Cañuelo a la de los Alemanes; mantiene constante un paisaje único protegido por los Parques Naturales que se extienden por todo el municipio y más allá. A esta postal de ensueño se une ahora The Riad, un hotel hamman ubicado en una casona palacio del Siglo XVII en pleno casco histórico de Tarifa, convirtiéndose en un icono arquitectónico por la geometría de su fachada, la heráldica, escudos y materiales nobles empleados.

A modo y semejanza de los mejores Riads que encontramos desde Tanger hacia el sur, toda la belleza de la que se empapa el hotel se disfruta de puertas adentro. Así el espacio se articula entorno a un patio central que actúa como eje principal del establecimiento y desde el cual se accede a todas las demás estancias del palacete. Cementos pulidos que aportan elementos actuales, contrastan con los estucos marroquíes que le dan personalidad. Cada habitación se hace única porque se viste con antigüedades, telas y piezas exóticas diferentes, cojines de seda y sábanas de algodón egipcio de 300 hilos, puertas chinas y lámparas marroquíes.

Patios convertidos rebosantes de plantas dejan asomar el tintineo susurrante del agua que brota de las omnipresentes fuentes de estilo árabe dan acceso al único hamman abierto en Tarifa. En el hamman, un increíble espacio de baños de estilo árabe, los vapores y las aguas contribuyen a crear un estado de bienestar y relajación auténtico. A los baños básicos de una hora de duración baños de vapor, exfoliación y baños de arcilla, se pueden solicitar masajes personalizados. Los más indicados son los que se dan con aceite de argán.

El Hotel Riad ofrece un gran desayuno. Un momento del día especial en el que una de las principales características es el emplazamiento en una terraza espléndida de estilo colonial en el que se puede alargar la primera comida del día tanto como a uno le apetezca. Zumos, cafés y tés, tartas caseras, fruta, bollería, tablas de quesos y embutidos ibéricos, completan el mejor comienzo del día jamás soñado.

Ahora en Portada 

Comentarios