Experiencias

El lujo de viajar en Shiki Shima por Japón

Un viaje en tren de lujo a través de paisajes de increíble belleza.

Shiki Japó

Eran los finales años 80, aquellos de la famosa movida madrileña, cuando aterrizamos por primera vez en un Japón sorprendente e inconcebible para quien viviera a este lado del mundo. Los trenes de cercanía paraban en el andén con puntualidad precisa, ni cinco segundos antes, ni cinco después. El Shinkansen, el tren bala que une Osaka y Tokyo era algo tan corriente como coger el metro, mientras que aquí, ni siquiera sabíamos soñar con el AVE. Era un país ordenado socialmente hasta el último detalle, mientras que aquí nos manteníamos en un individualismo voraz.

Tren Shiki
 

Hoy el AVE y los trenes de lujo, el Transcantábrico y Al Andalus, rayan a la misma altura que los de aquel país. Aún así, un viaje en tren como el Shiki Shima sigue siendo una experiencia de lujo exquisito, de detalles inapreciables y paisajes sorprendentes, serenos y de incomparable belleza. El Shiki Shima o tren de las cuatro estaciones, regala un viaje casi irreal en el que el lujo tranquilo y minimalista japonés se funden con la más ata tecnología. Es un viaje único a lo largo de un trayecto por diferentes estaciones, paisajes de ensueño y horizontes indescriptibles.

Tren Shiki
 

Un viaje que parte de la gran megalópolis hecha de luces de neón, rascacielos y trabajo. Desde la Estación Central de Tokyo, la urbe más densamente poblada del mundo, acostumbrada a los famosos empujadores que enlatan a los pasajeros en los trenes de cercanías; en esta ocasión se accede a través de una alfombra roja que acaba en un tren de aspecto moderno y futurista que parece transportarnos a un tiempo más allá del Siglo XXI. Sin embargo, nada más entrar, el ambiente es relajado, tranquilo, zen. Suites inimaginables en ningún otro tren del mundo, un servicio de una delicadeza oriental imposible en Occidente y una gastronomía más propia de cualquier restaurante con estrella Michelín.

Tren Shiki
 

El viaje nos lleva a través de los paisajes de naturaleza indescriptible de Japón. Desde Tokyo, atravesando Kanto y Tohoku, hasta la prefectura de Hokkaido. Un viaje placentero en el que la tecnología más avanzada se pone a disposición de la comodidad más absoluta. El único tren de pasajeros capaz de atravesar el túnel submarino que une Honshu con Hokkaido... no hay otra sensación de relax comparable con la de relajarse en un baño caliente mientras observa paisajes de una belleza embriagadora.

Tren Shiki
 

Si el restaurante es elegante y formal decorado en maderas nobles de estilo francés, la cocina es exquisita y sutil, como toda la gastronomía japonesa. Los menús están diseñados por el gran maestro Kutsuhira Nakamura, el primer cocinero japonés que obtuvo una estrella Michelín. El menú está inspirado en los productos de estación. Las mesas de madera con forma de media luna, hecha por artesanos en Aizu, en la región de Fukushima, son la paleta perfecta para presentar el mejor producto japonés: la excelente carne de Wagyu. Hasta los vasos de sake han sido hechos a mano.

Encontraremos 17 suites asombrosas cuyo espacio sobrepasa de largo los reducidos estándares japoneses y más si consideramos que es el camarote de un tren. Cada una de las suites bien podrían ser la habitación de un hotel de gran lujo. Mobiliario de madera de cedro y futones para dormir que despliegan a la hora de dormir. Algunas incluyen incluso una bañera en la que uno puede acostarse todo a lo largo.

Si las habitaciones son absolutamente confortables, existen dos espacios únicos. Dos observatorios, cada uno localizado en extremos opuestos al principio y final del tren. Un espacio de blanco futurista, acristalado y cómodos sofás de piel que permiten observar el paisaje de otoño con sus particulares colores así como la luz que incide sobre el azul del mar; sin ninguna interferencia.

Ahora en Portada 

Comentarios