Escapada

El vino, una excusa para descubrir los encantos de Somontano

La naturaleza, el complemento perfecto para disfrutar de uno de los espacios protegidos más extensos de Aragón.

Somontano
Somontano / Laura S. Lara

Los paisajes que nos regalan el río Vero y el Parque Nacional de la Sierra y los Cañones de Guara, junto a la tradición y el encanto monumental de Barbastro (la llamada Ciudad del Vino) o Alquézar (uno de los pueblos más bonitos de España), hacen de esta zona perfecta para practicar senderismo o descenso de barrancos en un enclave único de salvaje belleza. Los campos de viñas que se suman al conjunto convierten al Somontano en una pequeña Toscana cada vez más frecuentada por los amantes del enoturismo y la gastronomía. ¿Nos vamos de bodegas?

ENATE. Enoturismo ‘millennial’

Nuestra Ruta del Vino Somontano comienza en esta bodega que rompe estereotipos al convertirse en un museo de arte contemporáneo en sí misma. Construida hace 25 años, cuando no existía la palabra enoturismo, resulta interesante que ya se tuvieran en cuenta las futuras visitas en su concepción. Bodega y museo, vinoteca y galería artística, en las modernas instalaciones de Enate, diseñadas por el reconocido arquitecto madrileño Jesús Manzanares, se esconde todo un mundo de sensaciones con túneles, espacios definidos por luces cenitales y materiales cálidos y agradables. Más de 12.000 metros cuadrados que albergan 4.000 barricas, 4 millones de botellas destinadas a crianza, y una colección permanente de arte contemporáneo que reúne más de 100 obras de reconocidos artistas nacionales e internacionales (Antoni Tapies, Eduardo Chillida, Rafael Canogar, Antonio Saura) que desde hace años ilustran las etiquetas de sus vinos.

Dónde comer

Viajar al Somontano y no probar el tomate rosa, la huerta aragonesa, los quesos, el aceite y la trufa, es haber perdido el tiempo. Y este año más que ninguno. Declarado Territorio de Interés Gastronómico 2018, conviene que dejes sitio para probar el crespillo, el postre local. En el restaurante Trasiego, encontrarás tapeo gourmet con sello aragonés y los mejores vinos de la D.O. Y si buscas algo especial, reserva mesa bajo las escaleras de la Frutería del Vero, un colmado-bodega como los de antes, que esconde en sus entrañas un restaurante abovedado con chimenea y producto del día. Ambos en Barbastro.

PIRINEOS. La ‘cerveza’ rosa

Respeto por el pasado. Tradición. Apuesta por el futuro. Innovación. Variedades foráneas que conviven con variedades autóctonas de gran valor enológico. Mestizaje. Bodega Pirineos cuenta con un arraigo único gracias a la participación de más de 200 viticultores de la cooperativa comarcal. Sus vinos nacen de esta tierra única y maduran en el microclima del Somontano hasta convertirse en vinos sólidos, originales y personales. Adentrarse en la bodega, una de las más antiguas de la zona, situada en un entorno privilegiado al pie de los Pirineos, es descubrir por qué es la precursora de esta Denominación de Origen y porqué su rosado ha sido apodado como la ‘cerveza’ de Somontano. Un viaje sensorial y aromático que acaba en un espectacular botellero subterráneo, para entender por qué los vinos de esta tierra apasionan a quienes los prueban. Para los más atrevidos, Pirineos organiza paseos de hora y media a caballo por el viñedo.

Dónde dormir

La oferta de alojamiento del Somontano cuenta con diferentes hoteles urbanos y casas rurales en los alrededores. Pero si lo que buscas es un lugar para compartir unos días con la familia o los amigos, la casa Carmen de Arnas de Colungo, en plena Sierra de Guara, invita a vivir en el campo como nuestros abuelos, al calor del fuego en invierno y con el agua fresca de la fuente en verano.

VIÑAS DEL VERO. Un chateux con historia

Con más de 1.000 hectáreas de viñedo propio y 6 millones de botellas en el mercado, es una de las bodegas españolas más contemporáneas tanto por su tecnología como por el estilo de sus vinos. Y eso es lo que muestra a todos aquellos que quieren conocerla. La visita a Viñas del Vero se completa con un recorrido por Blecua, una nueva bodega inaugurada en el año 2000 para la elaboración de su vino de más alta gama. Para albergarlo, se eligió una hermosa casa del siglo XIX con vestigios del siglo XI, cuando la finca era lugar de retiro por los monjes benedictinos de Santa Fe de Conques, que tras una profunda recuperación se ha convertido en una bodega al estilo chateaux francés. Su sala de barricas, escavada en la roca y a la luz de las velas sorprenderá no dejará indiferentes a los más románticos.

Cómo moverte

Si quieres disfrutar del vino sin limitaciones, olvídate del coche y coge el Bus del Vino. #CatandoSomontano es una iniciativa que ofrece nueve itinerarios enoturísticos por las bodegas de la D.O., con salidas desde Huesca y Zaragoza, acompañados por un guía especializado. Toda la información en www.rutadelvinosomontano.com

SOMMOS. El Guggenheim de Somontano

La línea futurista y elegante de la bodega Sommos llama la atención desde la carretera de camino a Barbastro. El espectacular edificio construido en acero y cristal que nos recuerda al museo Guggenheim se integra de manera majestuosa en el centro de su viñedo. En una continua búsqueda de la excelencia, la bodega aúna los últimos avances tecnológicos que la convierten en una de las más avanzadas del mundo. Diseñada para ser visitada por cientos de curiosos y amantes del vino, la oferta enoturística de Sommos se completa con un restaurante con una oferta sofisticada basada en la alta cocina, una tienda, diferentes salones y una auditorio para reuniones y presentaciones.

Ahora en Portada 

Comentarios