Un tesoro mires donde mires

Los siete planes imprescindibles si visita Rio de Janeiro

La playa es una parte de la vida diaria del carioca e Ipanema su máximo exponente, pero no es el único tesoro.

Ipanema

Tijuca es el bosque urbano más grande del mundo cuyos verdes más intensos contrastan con el azul de un océano que engalana la ciudad de Río. Río de Janeiro es una ciudad bendecida por el Cristo Redentor del Corcovado que se alza majestuoso frente a Los Dos Hermanos, esos imponentes farallones que señalan en el mapa el enclave en el que se asienta La Cidade Maravillosa. Río es un compendio de naturaleza salvaje y ordenada, de belleza calculada y en el que el mar forma parte del día a día. Los cariocas conscientes del tesoro que habitan lo disfrutan y hacen disfrutar.

La Playa de Ipanema

La playa es una parte de la vida diaria del carioca e Ipanema su máximo exponente. Si quiere confundirse con un local, adquiera el bañador allí mismo. Olvídese de los típicos ‘meyba’, aquí se usan largos y de estilo surfero o apretados. No lleve toalla o se delatará como turista. Aquí cada colectivo tiene su lugar. Alrededor del poste 9 se ubica la gente guapa, en el 7 los surferos, el 11, es para las familias y el 8 para los gays.
Boa Praia, es el saludo y el deseo que los cariocas, gente desenfadada y alegre se desean con habitual espontaneidad. Desde las 4 de la tarde hasta la puesta de sol, todos los cariocas acuden a su playa para socializar, hacer deporte y acabar el día.

La favela de Cantalago

Alguien definió una vez a Rio como un Saint Tropez coronado por Mogadiscio. Y es que en esta ciudad maravillosa, los ricos duermen con el arrullo de las olas del mar y los pobres se despiertan y despiden el día con las mejores vistas de la ciudad. En las favelas nació la bossa nova y la samba se hizo internacional. Aquí se encuentran las mejores escuelas de samba. Las favelas son un hormiguero de vida, hombres adultos sin oficio ven pasar la vida mientras contemplan en silencio el mar; mujeres atareadas realizan las faenas de la casa mientras conversan en voz alta con sus vecinas y policías que vigilan sin aparente interés. Para acceder a Cantalago hay un ascensor.

Gastronomía

La gastronomía de Río basa su recetario en productos del mar y en sus famosas frituras. En el residencial barrio de Leblon, cerca de la playa del mismo nombre, el restaurante Aconchego Carioca es un lugar apropiado para probar la rica cocina local. Pruebe los bolinhos de feiojada, sus langostinos con coco, el bolinho de moqueca y el de arroz con curry. Además, tienen un impresionante catálogo de cervezas artesanales.

Pan de azúcar

Aunque parece que una de las visitas obligadas sean al Cristo del Corcovado, nuestra sugerencia es que lo mejor es contemplarlo con perspectiva. Por eso les recomendamos que en lugar de hacer como todo el resto de turistas, suba al Pao de Azúcar, desde allí se disfrutan de las mejores vistas de la ciudad y bajo los brazos abiertos del Cristo.

Pasear por Santa Teresa

Santa Teresa es el barrio más ‘trendy’ de Río. Hay un tranvía que le lleva hasta él. Paseé por sus calles de villas elegantes, terrazas y cafés en olos que darse un alto en el camino. En Rua do Almirante Alexandrino encontrará interesantes tiendas de ropa y artesanía. En el Hotel Santa Teresa puede disfrutar de una de las mejores cocinas de la ciudad.

Caipiriña y samba en el barrio de Lapa

Es difícil abstraerse del contagioso, alegre y desenfadado carácter de los cariocas. Por ello y casi sin quererlo se encontrará envuelto en el ritmo festivo que se prolonga de la playa a la noche. En el barrio de Lapa encontrará numerosos locales en los que beber una caipiriña y acompañar primero timidamente y después como si fuera uno más, el pegadizo ritmo de la samba. En Pedra do Sal hay fiesta de samba cada lunes y viernes en plena calle.

Hotel Fosano

Porque es uno de los grandes hoteles de lujo de la ciudad. Porque es el primer diseño de Philipe Starck en Río. Por su piscina infinita sobre el mar y con vistas a Dos Hermanos y Corcovado. Por los cócteles que sirven en el bar de la piscina. Por su rica gastronomía y por la comodidad de sus habitaciones, es el hotel para pasar unos días en la ciudad.

Comentarios