Las más impresionantes

Las siete playas a las que debes ir este verano si te pasas por Cantabria

Aunque Cantabria siempre se ha visto eclipsada por sus 'vecinos' en cuanto a cocina y cultura, en el terreno de las playas no tiene nada que envidiar.

Playa Suances
Las playas de Cantabria son de las más bonitas y tranquilas de España / Pixabay

Puede que Cantabria no haya gozado de la fama que a nivel gastronómico se reconoce a sus dos vecinos, Vizcaya y Asturias, pero Jesús Sánchez y otros tantos cocineros están tirando de oficio para situarla donde corresponde. Puede que tampoco disfrutara de la oferta cultural que Bilbao u Oviedo ponían a disposición de los turistas, pero el Centro Botín junto con el Palacio de Festivales apuntan en la buena dirección. Pero en sus más de 200 kilómetros de costa, Cantabria cuenta con algunas de las mejores playas de toda la Cornisa Cantábrica. Extensos arenales unos, pequeñas calas otras, pero todas con un denominador común: Son salvajes

Langre

Hasta hace una década era una playa sólo para gente joven porque su acceso era muy complicado. Una playa espectacular que ocupa el fondo de un acantilado de casi un kilómetro de diámetro. En la primera mitad de la playa suelen apostarse los veraneantes de bañador y en la parte más alejada la gente que gusta practicar nudismo. No dispone de servicio de chiringuito por lo que es recomendable ir con provisiones. En los bares del pueblo puede aprovisionarse de bebidas y bocadillos.

Trengandin

Probablemente, la playa más bella de toda la zona oriental de Cantabria. Una larga extensión de arena blanca de casi tres kilómetros de longitud que está situada junto a las marismas de Santoña, en una zona de humedales de una belleza extraordinaria.

Somo

Situada justo frente a Santander, parece que casi se pueden tocar. Realmente son tres playas en una: El Puntal, la parte más cercana a la bahía, Somo en el medio y Loredo la más alejada. Las tres unidas constituyen el arenal más largo de todo Cantabria junto con el de Laredo. Casi cinco kilómetros de longitud. Es una de las playas donde nació el surf en Cantabria. Somo está situada tras las dunas que le separan del pueblo y al pie de un hermosos pinar. Desde la propia playa no se ve el pueblo lo que aumenta la sensación de estar en un entorno salvaje mientras disfrutas de las privilegiadas vistas de Santander al otro lado de la bocana del puerto.

La Arnía

El término municipal de Liencres cuenta realmente con cinco playas de distinta extensión y belleza. Desde unas pequeñas calas apenas transitadas hasta las más concurridas. Pero La Arnía es la playa más bonita en muchos kilómetros a derecha e izquierda. Bajo un acantilado impresionante y entre farallones que se adentran en el mar y sirven de parapeto, los días soleados sus aguas se muestran verdes y cristalinas.

La playa de los Locos

Situado en el pueblo marinero de Suances, esta villa ha sido un polo de atracción del veraneo de gente del interior. Toma su nombre de los primeros practicantes de surf que se adentraban en el oleaje para coger olas. Rodeado de un espectacular acantilado, su casi medio kilómetro de anchura se ve ampliado cuando baja la marea.

Covachos

No es la playa más extensa, pero sí, una de las más bellas. Concentra en sus apenas medio centenar de metros la belleza de una cala de arena fina y blanca, salvaje y solitaria frente al oleaje del Cantábrico. Es una playa a mar abierto como la mayoría de las playas de esta región, por lo que el oleaje está asegurado. Al estar alejada de los núcleos urbanos mucha gente acude aquí a practicar nudismo.

Oyambre

Pocos parajes pueden presumir en todo el norte de España de la belleza del Parque Natural de Oyambre donde se sitúa la playa homónima. Una zona de dunas y arenales la alejan de la carretera por lo que mantiene su situación privilegiada, aislada e intacta. Está situada entre los pueblos de San Vicente de la Barquera por un lado y Comillas, por otro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios