Escapadas

Los Ángeles, mucho
más que Hollywood

Realmente se llama Nuestra Señora de Los Ángeles y se fundó cerca de Olvera Street.

Hollywood

Los Ángeles es una ciudad que se extiende sin límites en interminables barrios que como una gran marea inundan la costa de norte a sur. Avenidas infinitas que combinan paisajes tropicales de palmeras alineadas a ambos lados de la calle, intersecciones de autopistas, nudos de carreteras de media docena de carriles por sentido. Gaviotas confiadas y pelícanos que descansan sobre los muelles de madera y casi medio centenar de kilómetros de playa salpicadas de torres de vigilancia y surfistas. LA es sobre todo gente simpática, abierta y alegre.

En Los Ángeles las estrellas del cielo son sustituidas por actores y actrices del celuloide, que dejan sus huellas de pies y manos en el tramo que va de Hollywood Boulevard hasta el famoso Grauman´s Chinese Theater, donde cada año se extiende la alfombra roja y se reparten los Oscar. El urbanismo de la ciudad es grandioso, desde el singular diseño del museo Getty, que firma el arquitecto Richard Meier, al edificio que alberga la filarmónica de la ciudad. Pero si hay uno que destaca por encima del resto es el edificio de acero del Disney Concert Hall del genial Frank Gehry.

LA que, realmente se llama Nuestra Señora de Los Ángeles, se fundó cerca de Olvera Street, donde aún se puede ver la casa más antigua que aún se conserva en la ciudad: Avila Adobe, una construcción levantada en 1818. Desde allí la ciudad ha crecido de forma ilimitada, los 35km de Sunset Boulevard o los imponentes rascacielos que definen el centro financiero con la torre del US Bank o el Staples Center, el estadio del mejor equipo de baloncesto de todos los tiempos y desde el que se rinde homenaje a dos deportistas universales: Magic Johnson y el boxeador Oscar de la Hoya.

De las más de seis universidades de los alrededores de la ciudad, la más conocida es la de UCLA uno de los mejores campus del mundo donde estudian unos 40.000 alumnos. Desde allí recorra la gran avenida de Sunset Boulevard hasta llegar a las icónicas playas de Santa Mónica. En Third Street Promenade, un paseo cerrado al tráfico, múltiples tiendas de ropa surfera y otras de segunda mano, librerías y cafés donde descansar un rato. Un repertorio de músicos actuando, culturistas dando lustre a sus músculos, predicadores de tal o cual religión, y patinadores y bailarines que recorren el paseo marítimo.

Para comer, Musso and Frank Grill, es toda una institución, que ostenta el récord de ser el restaurante más antiguo de todo LA. Hasta él acudían personajes como Orson Welles y Hemingway para comer y beber, y obtener inspiración. En The Apple Pan, llevan haciendo buenas hamburguesas desde la Segunda Guerra Mundial. LA es el paradigma de los Food Trucks. Kogi Truck, ofrece cocina fusión coreana-mejicana desde las cinco furgonetas distribuidas por la ciudad. Baby’s Baddas Burgers, y sus furgonetas de color rosa con hamburguesas deliciosas.

Para dormir puede hacerlo en un hotel singular y fascinante en la misma Santa Mónica, al borde del agua, Casa del Mar. Si puede permitírselo la otra gran opción es el hotel Beverly Hills, al que se le conoce simplemente como el hotel y donde se han alojado todas las grandes personalidades de Hollywood cuando han visitado la ciudad.

Los Ángeles, mucho más que Hollywood

Ahora en portada

Comentarios