Toma nota

Cruceros de lujo, la forma más atractiva de viajar

La hermana gemela del Queen Mary original, el primero de la lista.

Queen

Antiguamente en la primera mitad del siglo XX, hacer un crucero era un viaje reservado a los más pudientes. El Titanic es tal vez el exponente mítico del crucero de lujo por excelencia. Se sabe que el coste de un billete de primera clase equivaldría a unos 60.000 dólares actuales, toda una fortuna; pero un viaje en tercera clase no bajaba del equivalente a unos dos mil dólares actuales. En aquella época cuando la gente viajaba, lo hacía con sus mejores galas, viajar era un acontecimiento social que sólo podían permitirse las clases más pudientes y por tanto no se podía bajar la guardia. Las mejores joyas y las mejores prendas eran complementos necesarios para el viaje. Hoy repasamos el lujo a día de hoy.

Queen Mary 2

La hermana gemela del Queen Mary original, un buque de la naviera Cunard, que logra acomodar a 2.700 pasajeros en un auténtico viaje de placer. Sus pasajeros pueden disfrutar de sus cinco piscinas, el planetario y más de quince restaurantes. En función del tipo de pasaje que contrate tendrá acceso a un tipo determinado de restaurantes y servicios. La primera clase en un crucero de lujo. Un pasaje completo para realizar la vuelta al mundo durante los 107 días que dura la travesía que toca los principales puertos del mundo, asciende a unos 55.000€.

Regent Seven Seas

Es el crucero con una decoración más lujosa. El interiorista más selecto hubiera firmado su exquisito diseño a base de mármoles, piel y maderas nobles, los materiales empleados en construir el crucero más caro de la historia. Para flotar el crucero, la naviera Regent invirtió 450 millones de euros, la factura más cara jamás pagada para un crucero de lujo. Los pasajes más lujosos incluyen los vuelos de ida y vuelta al puerto de embarque en business y un chofer privado en cada puerto en el que hacen escala.

Europa 2

La Hapag Lloyd es una naviera de capital germano que opera uno de los barcos más lujosos, si por ello entendemos la relación espacio- pasajero. Este barco sólo embarca 500 pasajeros, lo que le da el ratio de espacio más elevado por pasajero. El lujo se encuentra por tanto en el espacio y en la calidad de los materiales, todas sus cubiertas son de suelos de teka y a diferencia de otros barcos del mismo estilo, aquí el ambiente pasa por ser más relajado, no obligan a los caballeros a usar corbata en sus restaurantes.

Encore

Todos los camarotes del Encore, de la naviera Seaborurn, incluyen balcón privado exterior, unas cubiertas amplias y diáfanas en las que descansar durante los trayectos más singulares de todos los que hacen los cruceros de lujo. El Encore sólo visita aquellos puertos de ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad, o destinos tan exóticos, inexplorados y exclusivos como la Antártida.

Silversea

El Silversea es un crucero de lujo de menor tamaño y por tanto más exclusivo que su competencia. Todos sus camarotes están diseñados como suites y sus itinerarios son diseñados para salir de los circuitos habituales donde recalan otros grandes cruceros. Entre los destinos más relevantes, el Silversea tocan puertos de países tan exóticos y alejados como Mongolia o algunos puertos de la costa este africana para hacer extensiones tan atractivas como volar a Ruanda para ver gorilas.

Ahora en Portada 

Comentarios