120 años de historia

Una escapada al Mandarin Oriental Hyde Park: la renovación del lujo londinense

La capital británica reestrena uno de sus cinco estrellas más rutilantes, situado en una de las zonas más exclusivas de la ciudad.

Vista de la fachada del hotel por la noche © Mandarin Oriental Hyde Park London
Vista de la fachada del hotel por la noche / Mandarin Oriental Hyde Park London

Durante casi 120 años -117 para ser exactos- las paredes de este prestigioso edificio han sido testigo mudo del paso de lo más granado de la sociedad y aristocracia británica. Originalmente concebido como apartamento para acaudalados solteros, pronto se convertiría en hotel, sirviendo, entre otros menesteres, como sede del Servicio Aéreo Británico, como residencia de Sir Winston Churchill o por haber sido el lugar donde Isabel II –en su mocedad- aprendió bailes de salón con Madame Vacani.

Una extensa hoja de servicios, corroborada por la flor y nata inglesa, que ahora ha sido renovado por dentro y fuera –manteniendo los diseños originales- y que reivindica el estilo decimonónico londinense con el espíritu Mandarin Oriental. MOLON, como se conoce al hotel por su acrónimo, alterna así lo mejor de varios siglos de historia en un espacio único, en el que uno se sumerge, casi por arte de magia, en un capítulo de Downton Abbey. Paredes llenas de encanto comparten las estancias con la innovación decorativa de VISTO Images, que son responsables de haber colocado numerosas muestras de arte por todos los rincones del hotel.

Atemporal y diseñado para seguir escribiendo páginas de historia, los espacios de este Mandarin Oriental alternan colecciones modernas, como las de la fotógrafa Mary McCartney, con piezas que evocan la fragante naturaleza del vecino Hyde Park o las innovaciones tecnológicas de la Gran Exposición de 1851, presente en las zonas comunes del hotel.

Vistas de Hyde Park desde una de las suites © Mandarin Oriental Hyde Park Londo
Vistas de Hyde Park desde una de las suites / Mandarin Oriental Hyde Park Londo

Sin embargo, lo mejor de la renovación llega de puertas para adentro, en la intimidad de sus amplísimas habitaciones. Dotado de un espíritu que combina lo puramente british con la esencia asiática de la compañía, la tarea del rediseño del hotel ha recaído en Joyce Wang, que ha alternado la estética art decó con el esplendoroso lujo, producto de la Edad de Oro de los viajes del primer cuarto del siglo XX.

Así se conforman las 181 habitaciones de este gigantesco hotel, casi fulgurante, que comparte vecindario con algunos de los inmuebles más ilustres de la ciudad. Sin ir muy lejos, tiene por vecino inmediato a los apartamentos One Hyde Park, que presumen de ser los más caros de todo Londres –habiéndose pagado por uno de estos áticos nada menos que 185 millones de euros-, o teniendo a sólo cinco minutos a pie a los míticos almacenes Harrod’s. Si uno apuesta por algo más ‘real’, tampoco está mal posicionado, ya que a 10 minutos andando encontrará las suntuosas dependencias de Buckingham Palace. Todo ello con un telón de fondo incomparable, enmarcado por Hyde Park, que actúa como tapiz para la mayor parte de las estancias del hotel y que permitirá a los huéspedes saludar sus mañanas con la más verde de las estampas londinenses.

Dotado de 40 suites, de tamaño variable, que van desde los 47 metros cuadrados en la más ‘pequeña’ hasta los 444 de la más grande, compuesta por las suites Mandarin Penthouse y Oriental Penthouse, que pueden ser unidas si un cliente lo desea y que ofrecen la posibilidad de tener una auténtica mansión dentro de un hotel de altísimo lujo. Junto a ellas y como complemento en las zonas comunes, la alta restauración y el relax total se convierten a la vez en pilares fundamentales de la nueva oferta de Mandarin Oriental Londres, que ha estado sumergido en obras desde 2017, y que cuyo acabado final se podrá disfrutar a partir del mes de abril.

Oriental Suite, dentro del spa © Mandarin Oriental Hyde Park London
Oriental Suite, dentro del spa / Mandarin Oriental Hyde Park London

Spa con 13 salas distintas de masajes, o la exclusiva Oriental Suite –con dos camas y templo de agua Rasul o tratamientos a base de medicina tradicional china conforman la oferta relajante de un hotel en el que el disfrute y la tranquilidad son piedras angulares para todos los clientes. Independientemente del tiempo que pases en Londres, MOLON es una ocasión ideal para redescubrir el lujo y tener un campamento base de élite para conocer la ciudad del Támesis mientras te alojas en uno de sus más ilustres representantes.

Salón de té Bennett © Mandarin Oriental Hyde Park London
Salón de té Bennett / Mandarin Oriental Hyde Park London

La propuesta se corona con una tentación gastronómica que también ha sufrido una renovación estética pero que mantienen los mismos principios culinarios que ya había en 2017. La estrella, en el sentido literal, corresponde al Dinner by Heston Blumenthal, uno de los más afamados chefs de Reino Unido, pero se complementa con otras proposiciones menos formales como el Bar Boulud o el Mandarin Bar. Si lo que quieres es sentirte más inglés que la propia casa Windsor, la oportunidad del té de las cinco es ineludible. Para ello tendrás que dejarte caer por el salón de té Bennett, en el que infusiones de los cinco continentes y las clásicas cartas de merienda británica son los alegatos gastronómicos con los que no perderse esta anglosajona tradición.

Mandarin Oriental

 Hyde Park. 66 Knightsbridge, Londres
SW1X 7LA.
T: +44 20 7235 2000

Ahora en Portada 

Comentarios