Una opción de ocio y arte más ligera

Los siete museos más desconocidos y singulares de todo el mundo

No todo es arte o historia. En el mundo existen un sinfín de centros diferentes, con temáticas extravagantes pero no por ello menos interesantes.

nUEZ
 

Ver museos es una de las actividades más habituales cuando visitamos otras ciudades. Sobre todo si llueve durante nuestras vacaciones. La mayoría de los destinos turísticos cuentan con una pinacoteca importante o una sala de exposiciones dedicada al arte o la historia, pero hay veces que preferimos ver algo más ligero y original para pasar el rato. ¿Qué tal estas siete paradas?

Museo del Pene (Reikiavik, Islandia)

Llamado oficialmente The Icelandic Phallological Museum, la popular Faloteca islandesa (o Museo falológico de Islandia) cuenta con la más extensa colección de penes de diferentes especies. Trofeos de caza, embalsamados, en formol o disecados. Más allá de la curiosidad que esto pueda despertarnos, el objetivo real del museo es puramente científico, y desde 1997 se esfuerza por llegar a tener una muestra de los penes de todas las especies de mamíferos de Islandia. Entre las muestras más extraordinarias, se encuentra un ejemplar de pene de homo sapiens, representaciones de los falos de criaturas mitológicas (elfos, trols, monstruos marinos) y obras artísticas relacionadas con el tema. 

Fotografía del Museo del Pene de Reikavik.
El Museo del Pene de Reikavik. / Flickr.

Botigues Museu Salàs (Lleida, España)

En un lugar perdido en el Prepirineo catalán el tiempo parece haberse detenido. La tienda de ultramarinos, el bar, la mercería, la barbería, el estanco, la farmacia, componen un decorado cinematográfico al que no le falta detalle. Pero Salàs de Pallars es en realidad un museo de historia al aire libre. En esta villa medieval de Lleida los establecimientos de época han sido ‘momificados’ por un profesor vecino, coleccionista de todo tipo de artilugios, muebles, carteles y objetos de ataño, con el objetivo de mostrar cómo era el pequeño comercio antes de 1970. El resultado es un parque temático de la nostalgia con cierta tendencia al horror vacui. Una miscelánea de amenidades curiosas que devuelven a nuestra memoria los bienes de consumo cotidiano de todo un siglo a través de etiquetas y envases llenos de simbología. 

Fotografía del Botigues Museu Salàs.
El Botigues Museu Salàs. / Flickr.

Museo del Calzado (Moravia Central, República Checa)

La ciudad de Zlín se halla en la región de Moravia Central y está estrechamente ligada al personaje de Tomas Bata, cuyos zapatos llevan décadas calzando a gente de todo el mundo. El rápido crecimiento de esta empresa inició un imponente desarrollo de la ciudad, que conserva aún la característica arquitectura funcionalista. A dos calles del llamado Rascacielos de Bata se encuentra el 14/15 Instituto Bata, que contiene una interesante muestra de más de 1.000 zapatos que guían al visitante no solo por la evolución de esta empresa checa sino por la historia mundial del calzado. Se pueden ver originales ejemplares tanto nacionales como exóticos como unas sandalias de plumas de emú y de pelo humano que se usaban en Australia para ceremonias rituales.

Fotografía del Museo del Calzado.
El Museo del Calzado en Moravia Central. / Zlin Shoemaking Museum.

Museo de la Marioneta (Lisboa, Portugal)

El Museo de la Marioneta de Lisboa realiza un interesante recorrido por la historia de los títeres a partir de piezas declaradas Patrimonio de la Humanidad y que van desde los antiguos teatros de sombras hasta la actual técnica cinematográfica del stop motion, pasando por un sinfín de hermosas figuras manejadas con hilos, crucetas y guantes recuperadas durante siglos de todas partes del mundo. Se encuentra en el Barrio Alto, muy cerca del concurrido mirador de Santa Catarina, y está instalado en un antiguo convento del siglo XVII cuya vieja capilla acoge actualmente un moderno escenario para exposiciones, teatro y cine. 

Fotografía del Museo de la Marioneta en Lisboa.
El Museo de la Marioneta en Lisboa. / Flickr.

Museo de la Mierda (Piacenza, Italia)

La ciudad italiana de Castelbosco cuenta con una instalación ecosostenible que aprovecha los excrementos animales para generar energía y los sitúa como foco artístico. La idea de este Museo Della Merda partió de la necesidad de Giantonino Lucatelli de dar una utilidad a los cien mil kilos de excrementos que generan al año sus 2.500 vacas productoras de queso Grana Padano. La instalación agraria y cultural realiza un recorrido histórico por los usos que han tenido y pueden tener los excrementos, a través de ejemplos como muestras con distintas combinaciones de estiércol y plantas usadas para sanar enfermedades, así como curiosas obras de arte contemporáneo hechas con estiércol. 

Fotografía del Museo de la Mierda.
El Museo de la Mierda. / Museodellamerda.com.

Museo de la Miniatura (Guadalajara, España)

Pulgas disecadas y vestidas, la Última Cena de Da Vinci pintada en un grano de arroz, un poema manuscrito en el canto de una tarjeta de visita, un retrato en la cabeza de un alfiler, casitas de muñecas tan diminutas que tienen récord Guinnes y otras increíbles piezas de arte en miniatura pertenecientes a la colección privada del gran hipnotizador de fama internacional Profesor Max. Gracias a él, a su gran labor, a su tesón y a sus viajes, este museo situado en un bonito pueblo de la Alcarria, Brihuega, es hoy único en su género en el mundo. 

Fotografía del Museo de las Miniaturas.
El Museo de las Miniaturas. / Facebook Museo de las Miniaturas.

Museo del Mal Arte (Boston, Estados Unidos)

Este museo es un canto al subjetivismo cuya misión es conservar, exhibir y celebrar el peor arte ante el gran público. Se trata de una galería dedicada al ‘mal arte’ que cuenta con tres espacios diferentes: retratos (portraits, en inglés) y ‘poor traits’ (un juego de palabras que viene a decir algo así como ‘rasgos pobres’) de personas y animales; paisajes (¿son montañas o helado derretido?) y ‘blue people’ (gente azul) lleno de cuadros en los que predomina este color y que poco recuerdan a la etapa azul de Picasso.

Fotografía del Museo del Mal Arte.
El Museo del Mal Arte. / Museumofbadart.com.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING