Miércoles, 14.11.2018 - 19:37 h
Huye de la multitud

Las siete calas secretas sin turistas para descubrir durante el verano en Alicante

El Mediterráneo tiene lugares que todavía no han sido explotados por el turismo, y en la provincia alicantina hay un buen número de ellos.

Alicante
Peñón de Ifach, Calpe / Pixabay

Si es de los que tienen la suerte de coger vacaciones en las próximas fechas y dirigirse a la playa, al Mediterráneo y más concretamente a la provincia de Alicante, debe leer este artículo para no encontrarse con las multitudes que abarrotan las playas más conocidas. Aún quedan calas y pequeñas playas remotas, alejadas de las muchedumbres y donde reconciliarse con un Mediterráneo cristalino y solitario, donde relajarse y pasar las horas a solas bajo el sol. 

Cala de La Granadella, en Jávea

Para los que escojan Jávea como cuartel general, podrán buscar la tranquilidad de esta cala, cuyas aguas transparentes son una de las más buscadas por los amantes del submarinismo. Su acceso a través de una carretera sinuosa y plagada de curvas, la preservan de las masas.

Cala Moraig, en Benitachel

Hundida a los pies de un imponente acantilado, se dibuja una pequeña cala de aguas transparentes a la que también acuden aficionados al submarinismo ya que aquí se localiza una deslumbrante cueva submarina que se puede contemplar desde la orilla de piedras de grava.

Cala Coveta Fumà, en El Campello

Cala Coveta es un añadido de la playa del mismo nombre y a la que sólo se puede llegar andando desde la playa. De nuevo, fondos de aguas transparentes un lugar idóneo para practicar ‘snorkel’ y comprobar como la rica fauna marina vive a pocos metros de nuestros ojos.

Baños de la Reina, en El Campello

Otro lugar casi secreto en El Campello, un lugar que en tiempos de los romanos actuaban como piscifactoría y que hoy en las cavidades que contenían pescado antiguamente, se mantienen como tranquilas y pequeñas piscinas en las que tomar un baño, relajado.

Cala Ambolo, en Jávea

Jávea es uno de los lugares más bellos de toda la costa alicantina. Esta cala es además, uno de los enclaves más bellos de todo el litoral. Su acceso no es cómodo, pero merece la pena bajar las interminables escaleras que dan acceso a la cala. Múltiples puntos desde los que zambullirse en las aguas tan cristalinas que a veces parece que no existen.

Cala Baladrar, en Benisa

Esta cala reúne entorno de sí, varios atractivos que la sitúan como una de las más llamativas de cuantas traemos hasta estas páginas. Descansar la mirada sobre el imponente peñón de Ifach, le hacen uno de los lugares más atractivos para disfrutar de un buen día de playa y sobre todo de sus atardeceres.

Cala del Francés, en Javea

Del mismo modo que la cala Baladrar, la Cala del Francés oculta de la mirada de la mayoría un lugar de ensueño al que se accede o bien nadando desde la cala de al lado o bajando por el sendero que desciende hasta sus aguas. Las aguas de fondos transparentes y colores turquesa resaltan la figura del Montgó.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios