Cerca del pueblo de Tramacastilla

Una experiencia sorprendente en la Hospedería de El Batán en Teruel

Un lugar que encuentra su belleza en su aislamiento, en mantenerse aparentemente apartado del mundo. Un punto remoto y solitario, lleno de vida.

Una imagen de las habitaciones que puedes disfruntar en Batan.
Una imagen de las habitaciones que puedes disfruntar en Batan. / Facebook Hospederia El Batán

Si Teruel dicen que existe, no sin ciertas dificultades, pues parece postergado y no es reconocido que un territorio histórico como este merece; la comarca de Albarracín, es un paraje apartado de este mundo. Un lugar del que muy pocos hablan, pero maravilloso, de una belleza inaudita que pocos imaginan encontrar. En un entorno de riscos, cañones y peñas, entre frondosos bosques de sabinas y encinas corre el río Guadalaviar que articula los paisajes que discurren de valle en valle. Allí en medio del silencio, en un paraje de inmensa tranquilidad, la Hospedería El Batán, concebida para descansar , ofrece una gastronómica insospechada.

Un lugar que encuentra su belleza en su propio aislamiento, en mantenerse aparentemente apartado del mundo. Un punto remoto y solitario, pero lleno de vida. Un lugar de colores intensos en otoño, de aires limpios, blancos en invierno; exuberante en primavera y pleno en verano. Situado a un par de kilómetros del pueblo de Tramacastilla. Una gran casa, de diseño y arquitectura popular, sin más pretensiones que el de ofrecer todas las comodidades que se pueden exigir a un establecimiento que hace del confort y del descanso su razón de ser. Una antigua fábrica de lana, es hoy un lugar de descanso y enorme gastronomía.

Maria José Meda y Sebastián Roselló regentan un establecimiento singular. Quietud, silencio, y tranquilidad son la antesala de una experiencia sobresaliente en la cocina. Con una libertad medida y una tremenda capacidad para imaginar, María José y Sebastián han logrado ser un referente incluso para los severos inspectores de la Guía Roja que hace cinco años, le reconocieron una estrella. Gran mérito mantener una cocina sin condiciones en la que María José se siente libre para ofrecer técnicas de vanguardia, sin aspavientos ni exageraciones; y fusión en la que el mejor producto local reconoce y muestra la personalidad de esta tierra.

El menú degustación Libertad, por menos de 60 euros es un festival que como una montaña rusa va descubriendo, emocionando, sorprendiendo y haciendo disfrutar de principio a fin. Ocho capítulos que comienzan con lo que llaman Repostería salada: Sushi roll de longaniza, bombón de morcilla y espuma de buñuelo de sobrada. Tres bocados que aciertan con precisión en la boca, sabores potentes en presentaciones sutiles y elegantes. De la Bodega incluye una croqueta cremosa, fluida de potente sabor (cabritillo), sobresaliente. Un mar y montaña de jamón local y caviar ¡contraste y fuerza!

Cuatro bocados en el capítulo de la Huerta y el campo, del que destaca el aguacate carnoso y graso con el aroma de la trufa; tuétano vegetal de puerro y una maravillosa flor de alcachofa con yema y su propio jugo. Del vermut destacar una vanguardista gilda local y una excelsa combinación de gamba roja y migas serranas. El bosque tiene su representación en unas riquísimas colmenillas con foie y jamón local y una sorprendente fondue de boletus y trufa de la zona. Del río un bocado de esturión a la brasa, sabroso y de carne firme en la boca y para concluir los salados un soberbio lomo de ciervo en su punto de intensidad perfecto.

Hospedería el batán

CTRA COMARCAL 1512 KM 43 Tramacastilla

http://www.elbatan.es/

Ahora en Portada 

Comentarios