Jueves, 18.07.2019 - 07:24 h

Jóvenes con síndrome de Down cumplen su sueño de bailar con el Ballet Nacional de España

El ensayo es el preludio de la gala benéfica que se celebrará en diciembre para recaudar fondos para el proyecto "EMOCIONES" de Down España. 

Jóvenes con síndrome de Down cumplen su sueño de bailar con el Ballet Nacional de España

Todo eran nervios y emoción este miércoles en la sede del Ballet Nacional de España. Veinte jóvenes con síndrome de Down convocados realizaban por primera vez un ensayo muy especial pues lo hacían de la mano de los 40 bailarines de la compañía, un privilegio al alcance de muy pocos. El ensayo lo dirigía el director del Ballet, Antonio Najarro, que se ha volcado con esta iniciativa de la Fundación Gmp que aúna danza y solidaridad.

Los nervios del comienzo han ido dando paso a la concentración y al talento de los bailarines y de los jóvenes con síndrome de Down. Juntos han realizado diferentes movimientos y posturas, así como ejercicios de relajación para asegurar una adecuada preparación antes de cualquier actuación. Una mañana que ha resultado todo un aliciente para estos jóvenes, muchos de los cuales pertenecen a escuelas de baile o practican la danza como hobby.

Este ensayo es el preludio de la gala benéfica “Alento”, promovida por la Fundación Gmp, que tendrá lugar el sábado 10 de diciembre en los Teatros del Canal. Una actuación cuya recaudación irá íntegramente destinada al proyecto “Emociones” de DOWN ESPAÑA.

Proyecto “Emociones” de DOWN ESPAÑA

Para cualquier persona, y en especial para las personas con síndrome de Down, el control y el bienestar emocional tienen una incidencia clave en su calidad de vida. Las personas con síndrome de Down, debido a su discapacidad, presentan serias dificultades en el control de las emociones más básicas, lo que afecta gravemente a su desarrollo y crecimiento personal y, en último término, a su felicidad y bienestar.  

Los principales problemas que afectan en el área emocional a las personas con síndrome de Down son:Poca autoestima, generada en muchas ocasiones por un entorno que les excluye de la vida comunitaria y social. Esta falta de confianza en sí mismos les impide desarrollarse como personas y profesionales y les dificulta su acceso a un trabajo, a grupos de amigos, a grupos de ocio, a una pareja… Escaso o nulo control emocional, sobre expresión de las emociones o incapacidad para mostrarlas, lo que también dificulta su inclusión social.Baja capacidad para adaptarse a los cambios. Es necesario para el ser humano tener una capacidad para ser flexibles ante situaciones que le suceden en el día a día y que requieren de su adaptación. En el caso de las personas con síndrome de Down, esta dificultad se traduce en problemas en el entorno laboral, familiar y personal.Bloqueos emocionales. La escasa capacidad para gestionar las emociones hace que ante momentos de angustia, dolor, pena, miedos  o tensión desarrollen bloqueos emocionales que les dificultan su vida cotidiana.

El proyecto tiene como objetivo mejorar el bienestar emocional de los niños y jóvenes con síndrome de Down, a través de la realización de un programa de educación emocional en asociaciones y fundaciones de todo el país vinculadas a DOWN ESPAÑA.

De este proyecto se beneficiarán 260 niños y adolescentes con síndrome de Down, que contarán a su vez con el apoyo de 20 mediadores emocionales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios