Sábado, 20.07.2019 - 18:36 h

Taiwán prohíbe sacrificar a animales después del suicidio de una veterinaria

Una veterinaria se suicidó el año pasado después de sacrificar a más de 700 perros. Se inyectó el mismo fármaco que utilizaba para matar a los animales.

"La vida humana no es diferente de la vida de un perro; moriré con los mismos medicamentos que se utilizan para poner a los perros a dormir en paz", rezaba su nota de suicidio.

Taiwán prohíbe sacrificar a animales después del suicidio de una veterinaria

Una nueva ley que prohíbe el sacrificio de animales entrará en vigencia esta semana en Taiwán. La medida se produce casi un año después del suicidio de una veterinaria profundamente afectada por haber tenido que sacrificar a 700 perros.

Jian Zhicheng, veterinaria de 31 años y directora del Centro Xinwu de protección y educación animal, decidió acabar con su vida tras confesar durante un reportaje televisivo el número de animales que tuvo que "poner a dormir", según recoge el Daily Mail.

Las repetidas amenazas que sufrió por parte de activistas pro animales fueron demasiado para ella. La chica se inyectó las mismas sustancias con las que aplicaba la eutanasia a los animales, según su nota de suicidio, el 7 de mayo. Murió 5 días después.

"La vida humana no es diferente de la vida de un perro; moriré con los mismos medicamentos que se utilizan para poner a los perros a dormir en paz", reza la nota de la veterinaria.

Su labor consistía en llevar animales enfermos y perdidos al refugio, de financiación estatal, para después encontrarles un hogar. A pesar de los esfuerzos que se le atribuyen en defensa de los animales, los informes acreditan que la falta de capacidad del refugio le obligó a terminar con la vida de algunos animales, un acto que repitió hasta en 700 ocasiones en solo dos años.

En 2015, alrededor de 10.900 animales fueron sacrificados. Y alrededor de 8.600 animales de refugios murieron el año pasado de otras causas, como enfermedades.

Ahora en Portada 

Comentarios