Jueves, 20.06.2019 - 05:32 h

Aplausos y flores en Poyales para los restos de siete represaliados en 1936

Ávila.- Los restos de siete víctimas abulenses de la represión franquista han sido depositados hoy en el cementerio de Poyales del Hoyo (Ávila), entre los aplausos de los asistentes y las flores que han dejado sobre su tumba los familiares que han acudido a una ceremonia sencilla e íntima.

Aplausos y flores en Poyales para los restos de siete represaliados en 1936

Ávila.- Los restos de siete víctimas abulenses de la represión franquista han sido depositados hoy en el cementerio de Poyales del Hoyo (Ávila), entre los aplausos de los asistentes y las flores que han dejado sobre su tumba los familiares que han acudido a una ceremonia sencilla e íntima.

De esta manera "se cierra un ciclo terapéutico" para los familiares de estas personas, 75 años después de su asesinato, según ha explicado a Efe el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Santiago Macías.

Ha dicho que en este proceso "tan importante es el primer paso, como el último".

Se da la circunstancia de que los restos de estas siete personas han sido depositados junto a los de Valeriana Granada, Pilar Espinosa y Virtudes de la Fuente, tres vecinas de esta localidad de 620 habitantes, situada al suroeste de la provincia de Ávila, que en 1936 también fueron asesinadas y cuyos cuerpos fueron exhumados por la ARMH en 2002.

Un destino similar siguieron las siete personas cuyos restos han sido entregados hoy por esta asociación a sus familiares, después de que fueran exhumados en mayo de 2010 en el paraje conocido como La Cuesta del Avión, en el cercano municipio de Candeleda (Ávila), y tras ser analizados en el laboratorio del campus universitario de Ponferrada (León).

Estos restos han sido devueltos a sus familiares en Poyales del Hoyo, antes de que la ARMH haga lo mismo esta tarde en la localidad toledana de Las Ventas de San Julián, donde otros siete cadáveres serán entregados a sus familias.

En el caso abulense los vecinos de Poyales del Hoyo son Francisco Martín Vélez y su hijo Régulo Martín Plaza; Tomás Retamal Vicente; Emilio García Hornillos; Ceferino Gómez Días, su mujer Tomasa de la Peña García y un hijo de ambos llamado Benjamín Gómez de la Peña.

Estas siete personas fueron detenidas y asesinadas el 5 de octubre de 1936 de camino a Candeleda, siendo enterradas en La Cuesta del Avión.

El acto ha comenzado en las antiguas escuelas de Poyales del Hoyo, donde los restos de los siete vecinos han sido recibidos entre aplausos, mientras las urnas de plástico eran depositadas en las mesas y cubiertas con algunas flores.

El vicepresidente de la ARMH ha recordado como este tipo de actos constituyen "el final de un episodio que se repite en miles de lugares de este país".

"Estas siete víctimas de este pueblo vuelven a su casa", ha añadido, antes de subrayar la "casualidad" de que el acto sea fruto de una segunda exhumación, ya que la primera sirvió para dar con los restos de Virtudes, Pilar y Valeriana.

Tras rechazar que este tipo de actos sirvan para reabrir heridas, Santiago Macías, junto al resto de la comitiva, se ha dirigido a pie por las calles del pueblo, hasta llegar al cementerio municipal, donde los restos de los siete vecinos han sido depositados junto a las tres vecinas que corrieron la misma suerte.

Entre los asistentes, algunos de los cuales no han podido contener las lágrimas, se encontraban los cuatro hijos de Régulo Martín Plaza y nietos de Francisco Martín Vélez: Lorenzo Martín González, que cuando fue asesinado su padre tenía 8 años, y sus hermanas Magdalena -6-, Pilar -3- y Carmen -1-.

Magdalena y Carmen, cogidas por el brazo, no disimulaban su emoción al recordar la ilusión que le habría hecho a su madre presenciar este acto, al mismo tiempo que expresaban su tranquilidad: "Si quieres venir -al camposanto-, ya sabes donde está".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios