Domingo, 22.10.2017 - 10:49 h

En España hay 260.000 bares, más que en todo Estados Unidos

Somos el país del mundo con mayor número de bares por habitante, 175, y el pasado año, por primera vez tras la crisis, se volvieron a abrir más locales de los que cerraron.

Cuando la situación económica ha empezado a mejorar hemos vuelto al bar, donde lo que más consumimos es cerveza y café y donde trabajan 1,6 millones de personas.

Cañita y aceitunas

El ayuntamiento, la iglesia, la escuela, quizás el cuartel de la guardia civil, la tienda... Y el bar. Y es que en España un pueblo, por muy pequeño que sea, si no tiene bar ni es pueblo ni es nada. El bar, el bar del pueblo, el de abajo, el de la esquina, el bar de Pepe... Bar: ADN España. Nunca traicionamos nuestro amor al bar. "Bares, qué lugares para conversar..." que cantaba Gabinete Caligari.El bar nunca se fue de nuestra vida diaria, pero con la crisis le dimos un poco la espala y el agujero en el bolsillo que nos dejó la maldita recesión económica hizo que nos volviéramos más sobrios y abstemios. Ahora, que vislumbramos cierta luz al final del túnel de la maldita crisis, los españoles volvemos a donde siempre: al bar. Somos así. Así, el cierre de bares tocó techo en 2014 y en 2015 se han vuelto a abrir más locales de los que se clausuran. España vuelve a abrir bares, más concretamente, un 3,6% más en 2015 con una previsión de crecimiento de en torno al 1,5% para este año. según los últimos datos arrojados en un estudio de la consultora Nielsen.

Y es que "el mejor indicador de cómo está nuestra economía es ver qué pasa en los bares", afirma categórico Gustavo Núñez, director de Nielsen Iberia.Primera potencia mundial

En España hay 260.000 establecimientos. Un bar por cada 175 personas, la mayor densidad del mundo. Más que en todo Estados Unidos, que en tema de bares somo la primera potencia mundial. De ellos seis de cada diez son los que llamaríamos 'bar de toda la vida', los del cafelito y el croissant o el churrito mañanero; la cañita y la tapa al mediodía y el 'solysombra' del 'currela' que se acaba de zampar el menú del día. Son estos bares, en su mayoría, establecimientos que cuentan con más de quince años de vida.La crisis, además, nos ha vuelto más 'europeos' y cada vez nos tomamos la cañita y el gin tonic a una hora más temprana. Salimos menos de noche y el gasto mensual en copas descendió de los 95 euros de 2009 a los 67 euros en 2015 - en 2013 se gastaban 55 euros mensuales-, según la muestra de Nielsen. Por ello, es notoria la reducción del número de locales nocturnos, que ha pasado de los 18.604 que había en 2014 a los 17.638 de la actualidad. Algo en lo que ha influido, también la legislación, más estricta en ruidos y horarios.La cerveza se impone como la bebida favoritaPero los españoles evolucionamos y si la bebida de nuestros abuelos y de nuestros padres era el vino, la mayoría de las veces 'peleón', las nuevas generaciones nos hemos echado, definitivamente, en brazos de la 'rubia'. De la espumosa cervecita. Así, el consumo diurno de bebidas alcohólicas de alta graduación creció un 7% y la cerveza un 8%. Pero es de noche cuando la cerveza se dispara, creciendo su consumo un 3,1%, frente al 0,7% de los espirituosos. 

Las dos bebidas-clave en el negocio hostelero son el café y la cerveza. Definitivamente "las que más gente mueven y las que son más rentables para el hostelero". Y es que la cerveza representa más del 56% del crecimiento de la hostelería diurna, según estos datos, mientras que las ventas de café han subido un 5%. Un café, por cierto, que cuesta más de 1,20 euros de media en el norte de España (Madrid marca la línea divisoria) por 1,10 en el sur.

El estudio de Nielsen también bosqueja como es el parroquiano medio. Este nuevo consumidor busca que los establecimientos ofrezcan ofertas y promociones. Además considera que con precios más bajos iría más a los locales. Pero el verdadero nuevo rasgo del cliente post-crisis es su vinculación a las redes sociales e Internet, ya que uno de cada tres comparte su opinión del local que frecuenta, tanto si está satisfecho o no.Y es que evolucionamos en todo y el habitual periódico deportivo, que según pasaba el día se iba llenando de goterones de grasa, cerveza o vino, inherente al bar, a nuestro bar, al bnareto de toda la vida, se está sustituyendo por el smartphone, el ipad o el pc portátil.Somos más exigentesPara Gustavo Núñez, "los españoles cuando ven que su bolsillo está algo mejor, enseguida vuelven a salir", pero el cliente ha cambiado y ahora "no pide sólo una cerveza o un refresco, que también, pero además le tienen que aportar valor y calidad/precio". De ahí el éxito de los locales-franquicia, que han traido innovación al mercado, o de la moda de los bares en los que lo más demandado son esos 'cubos de botellines' a precio muy reducido y económico.Los restaurantes, igualmente, se han lanzado a la promoción online : ofertan sus menús más baratos en Internet y tienen cuenta en Instagram para que los clientes opinen y recomienden. También "para llegar a los nuevos clientes, los millenials: asiduos a las cadenas de restauración y a las ofertas de cubos de cerveza o cañas a 50 céntimos".Bares camaleónicos

Y es que pese a nmuestra fidelidad al bar de toda la vida, ahora están proliferando locales que abren para ofrecer desayunos, menús healthy a mediodía, hacen de afterwork por la tarde y se transforman en gastrobares a la hora de cenar.

Aunque, eso sí, todavía el brunch no ha conseguido hacer pasar a mejor vida la fórmula del: primero, el segundo y el postre. Eso sí, somos más sibaritas y la fidelidad a un local tiene ahora mucho más que ver con el productoque con el establecimiento y pedimos, en ocasiones, innovación y sofisticación.

Por cierto, nuestra vuelta a los bares tras la crisis supone además una buena inyección económica al reactivarse el consumo y es que, 1,6 millones de personas, el 8% de la población activa, trabaja en la hostelería.

Ahora en portada

Comentarios