Lunes, 21.10.2019 - 03:03 h

400 millones de cristianos perseguidos... y sigue su genocidio en Siria e Iraq

Uno de cada seis cristianos, viven en los 38 países de la tierra, el 20% de los existentes, en los que hay persecución o discriminación por causa de la religión. El cristianismo es la religión más perseguida.

Según el Informe Libertad Religiosa en el Mundo 2016, el Islam extremista es la principal amenaza a la libertad hasta el punto de que el EI está perpetrando un "genocidio" religioso en Iraq y Siria contra "chiíes, judíos, cristianos..."

Iglesia cristana-copta, quemada en Egipto

Uno de cada seis cristianos en el mundo es perseguido por su religión y tres de cada cuatro personas perseguidas en todo el mundo por su religión son cristianas. 400 millones de cristianos en el mundo viven actualmente en países de persecución y discriminación, 38 de los 196 estados estudiados.

"La religión con más seguidores del mundo es también la que sufre más ataques a la libertad religiosa". Así de tajante se mostraba ayer en Madrid, Javier Menéndez Ros, director de la Institución de la Iglesia Católica 'Ayuda a la Iglesia Necesitada', que presentó su informe bianual sobre la libertad religiosa en el mundo, que estudia el periodo entre julio de 2014 y junio de 2016.El patriarca sirio pide protección de la Virgen de Aparecida para su pueblo #cristianosperseguidos pic.twitter.com/Irg2DT6nPk— Radio María España ن (@RadioMariaSpain) 14 de noviembre de 2016

Y su conclusión no puede ser más "tajante, preocupante y descorazonadora": la "libertad religiosa está en peligro en el mundo", ya que en el 20% de los países se sufren graves violaciones contra la libertad religiosa. "De los 196 países analizados en 38 de ellos se sufren graves violaciones contra la libertad religiosa". De estos países, en 23 se sufre persecución por razones de creencias religiosas y en otros 15 hay discriminación, concluye el informe.

Javier Menéndez Ros, ha destacado además que "sin libertad religiosa no hay una verdadera libertad y las demás libertades se ven limitadas".El genocidio del DAESH en Siria e Iraq

En concreto, Ayuda a la Iglesia Necesitada considera que el "Islam extremista es la principal amenaza a la libertad religiosa y la principal causa de discriminación". Según el informe, en los dos últimos años, los ataques perpetrados contra minorías religiosas en Oriente Medio "nos han hecho conscientes de la aniquilación total de la libertad religiosa en esa parte del mundo". Así, el informe de libertad religiosa en el mundo en 2016 denuncia esta vulneración hasta llegar a calificar de "genocidio" las acciones del Estado Islámico (EI) o DAESH en las zonas que domina en Siria e Iraq.

Precisamente para enfatizar esta persecución durante la presentación del informe en Madrid estuvo presente Monseñor Jean Abdo Arbach, arzobispo greco-católico melquita de Homs, Hama y Yabrud (Siria).

Arbach no dudó en calificar también de genocidio las prácticas del EI en su califato: "Donde manda el DAESH rige la sharía (ley islámica). Funcionan como un estado dentro de otro estado. Con sus leyes, tribunales, gobierno… Practican la persecución a quienes no se someten a sus leyes. Si creen que has robado te cortan la mano, si creen que has mentido te arrancan la lengua… Es atroz", concluye el arzobispo.

Siguiendo con lo sucedido desde que el DAESH implantó su califato en junio de 2014, con capital en Raqqa (Siria), desde donde controló gran parte del este de Siria y el oeste y norte de Iraq, tomando como centro de operaciones Mosul, "ha llevado una campaña de exterminio y eliminación de los demás grupos religiosos que no fuesen el Islam suní más radical: musulmanes chiíes, judíos, cristianos, yazidíes, cha baquíes, etc. Especialmente se han ensañado con las minorías yazidíes y cristianas, obligando a sus seguidores a huir o a enfrentarse a la muerte, Se han dado casos de matanzas, asesinatos públicos, crucifixiones, secuestros, violaciones, venta de mujeres y niñas, pagos de impuestos de protección, conversiones forzosas…"

Según desvela el Informe de Libertad Religiosa, en contra de lo que se cree, los estados no son los principales violadores de este derecho fundamental. El radicalismo islámico vulnera la libertad religiosa en 24 países, los estados autoritarios en 6, y los nacionalismos y otros grupos fundamentalistas en 8 países."Hiperextremismo islamista"

Volviendo a la amenaza del radicalismo islámico, el estudio señala que desde 2014 estamos asintiendo a un nuevo fenómeno de violencia sin precedentes calificado como "hiperextremismo islamista". Los efectos de este proceso en Oriente Medio están provocando la eliminación de toda forma de diversidad religiosa, con la pretensión de imponer estados monoconfesionales en toda la región. Este hiperextremismo islamista se caracteriza por:

1/ El credo extremista y el sistema legal y de gobierno radicales.2/ El intento sistemático de aniquilar o expulsar a cualquier grupo que no se ajuste a sus opiniones, entre los que se cuentan sus correligionarios moderados y los grupos que siguen tradiciones diferentes a las suyas.3/ El trato cruel a sus víctimas.4/ El uso de las redes sociales, sobre todo para reclutar a sus seguidores y para intimidar a quienes se les oponen mediante la exhibición de una violencia sin límites.5/ La repercusión a nivel mundial favorecida por grupos extremistas asociados y el apoyo de redes dotadas con abundantes recursos.Eliminar toda forma de diversidad religiosaEste fenómeno nuevo ha tenido efectos negativos sobre la libertad religiosa en todo el mundo y así, desde mediados de 2014 se han cometido violentos atentados islamistas en uno de cada cinco países del mundo, desde Suecia hasta Australia pasando por 17 países africanos. En algunas zonas de Oriente Medio, entre ellas Siria e Iraq, el hiperextremismo está eliminando toda forma de diversidad religiosa y amenaza con seguir haciéndolo en otros lugares de África y del subcontinente indio. Se pretende sustituir el pluralismo religioso por una sola religión.Además, el extremismo y el hiperextremismo islamista que se observan en países como Afganistán, Somalia y Siria han constituido un factor clave en el repentino incremento del número de refugiados que, según las cifras aportadas por las Naciones Unidas sobre el año 2015, ha aumentado de 5,8 millones a 65,3 millones.En Asia Central, por ejemplo los regímenes autoritarios están utilizando la violencia hiperextremista como pretexto para imponer medidas desproporcionadamente fuertes sobre las minorías religiosas, restringiendo todo tipo libertades civiles, entre ellas la religiosa. En Occidente, este hiperextremismo corre el riesgo de desestabilizar el tejido social y religioso.En concreto, en países que esporádicamente son objetivo de los fanáticos y que están sometidos a la presión de recibir una cantidad de refugiados sin precedentes con una fe diferente a la de las comunidades autóctonas, en su mayoría. Un claro efecto dominó ha llevado al surgimiento de grupos de derechas y populistas, a restricciones a la libertad de movimientos, a discriminación y violencia contra los miembros de los credos minoritarios y al deterioro de la convivencia hasta en los colegios públicos.Repunte del antisemitismoAdemás, el informe constata con horror, que se ha producido un repunte de los atentados antisemitas,especialmente en algunas zonas de Europa, retrotrayéndonos a tiempos que creíamos ya pasados.

El informe presentado, recuerda que el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos dice que "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión: este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

Según el informe, los 23 países con mayor persecución religiosa son: Afganistán, Arabia saudí, Bangladesh, Birmania, China, Corea del Norte, Eritrea, India, Indonesia, Iraq, Kenia, Libia, Níger, Nigeria, Pakistán, Siria, Somalia, Sudán, Tanzania, Territorios palestinos, Turkmenistán, Uzbekistán y Yemen. Y los 15 en los que existe discriminación son Argelia, Azerbaiyán, Bután, Brunei, Egipto, Irán, Kazajastán, Laos, Maldivas, Mauritania, Qatar, Tajikistán, Turquía, Ucrania y Vietnam.

Ahora en Portada 

Comentarios