Sábado, 21.09.2019 - 18:16 h

Brian Cullinan y Martha Ruiz, las dos únicas personas que sabían quienes eran los ganadores de los Oscar

El día de la entrega de los Oscar, los dos custodios van a la sede de Pricewaterhouse, cogen cada uno un maletín con los 24 sobres y se van al teatro Kodak. Cada uno por una ruta diferente, secreta, y escoltados por la policía.

El recuento de las votaciones de los académicos se hace de forma manual, con un grupo de cuatro personas que han sellado un acuerdo de confidencialidad para que nada de lo que ocurre en la habitación salga de allí

Conoce quienes son los culpables del gran error de los Oscar 2017

Antes de la ceremonia de los Oscar solo dos personas en el mundo conocen quienes serán los premiados. Un gran secreto que en este 2017 ha recaído en Brian Cullinan y Martha Ruiz, de la consultora PrincewaterhouseCoopers.

Para Ruiz este es su segundo año, mientras que Cullinan lo lleva haciendo cuatro, algo que los convierte en los valedores de uno de los secretos más importantes en la industria cinematográfica.

Ello eran -no se sabe si después del ridículo lo seguirán siendo- los encargados de recibir los votos de los académicos, escrutarlos , imprimirlos y custodiar los sobres hasta el momento de entregarlos al presentador de cada categoría. Todo bajo el más estricto secreto y confidencialidad.

Desde Pricewaterhouse se manda a los casi 6.000 académicos con derecho a voto las papeletas con los candidatos y estos las devuelven a la consultora con sus decisiones. A partir de ahí empieza el trabajo más duro y secreto. El recuento se hace de forma manual, con un grupo de cuatro personas que han sellado un acuerdo de confidencialidad para que nada de lo que ocurre en la habitación salga de allí. De hecho, ninguno de los que hacen el escrutinio se encarga de una categoría en su totalidad para así no saber el ganador y el final del recuento sólo lo hacen Cullinan y Ruiz. Cada uno lleva los sobres en rutas secretas escoltados por la policía 

En 72 horas tienen el nombre de los 24 ganadores. Luego, imprimen dos copias de cada ganador en las tarjetas se meten en el sobre lacrado que se guarda en una caja fuerte de la empresa. Ni siquiera la gente de la imprenta sabe los ganadores porque se mandan imprimir tarjetas para todos los nominados.

 El día de la entrega de los Oscar, los dos custodios van a la sede, cogen cada uno un maletín con los 24 sobres y se van al teatro Kodak. Cada uno por una ruta diferente, secreta, y escoltados por la policía. Por eso pudo haber dos sobres de Emma Stone, porque en cada una de las maletas están los ganadores, para evitar cualquier estravío.Dónde se produjo el error

Durante la ceremonia, cada contador se coloca a un lado del escenario. Son ellos los que reparten los sobres a los presentadores, alternándose dependiendo del lado del cual salga el presentador. Son acompañados, además, por un miembro de la policía de Los Ángeles. Es aquí en donde se cree que estuvo el error.

La auditora PwC ha realizado la gestión de recontar los votos durante 83 años, un trabajo que se realiza de manera manual y con rigurosas medidas de seguridad para guardar dicha información. 

Cada uno de ellos lleva un maletín con los 24 sobres donde está los nombres de los premiados. Cada uno se coloca en dos lados contrarios del escenario y se encargan de entregar el sobre correcto a cada presentador que anunciará el ganador de cada una de las candidaturas.

En una entrevista publicada hace algunas semanas a la web americana 'Medium.com', el propio Brian Cullinan realizaba algunas declaraciones acerca de su interesante labor en la gala. "No suena muy complicado, pero tienes que asegurarte de que estás entregando al presentador el sobre correcto", decía uno de los responsables del gran escándalo en los Oscar 2017 como si de una premonición se tratase.

"Pedimos perdón sinceramente a Moonlight, La La Land, Warren Beatty, Faye Dunaway y a los espectadores de los Oscars por el error que fue cometido durante el anuncio del Óscar a la mejor película", ha expresado en un comunicado la auditora PrincewaterhouseCoopers (PwC), empresa encargada en velar por la eficacia y transparencia a la hora de emitir los resultados dictaminados por la Academia de Cine.

PwC ha explicado que los presentadores recibieron un sobre erróneo, ya que pertenecía a otra categoría. Algo que no ha sucedido en los 89 años de historia de estos galardones. "Estamos investigando cómo pudo suceder esto y lamentamos profundamente sucedido", añade la auditora, que ha querido resaltar la "elegancia" con la que la Academia de Hollywood, los nominados, el presentador de la gala Jimmy Kimmel y la cadena de televisión ABC, resolvieron la complicada situación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios