Martes, 21.01.2020 - 23:04 h
Gestión del talento

5 aspectos positivos de trabajar en un ambiente lleno de palabrotas e insultos

Un estudio señala que, si bien los efectos de un ambiente así son generalmente tóxicos, también tiene varios aspectos positivos.

Jack Nicholson y Adam Sandler en 'Ejecutivo Agresivo'
5 aspectos positivos de decir palabrotas y ser un maleducado en el trabajo. Jack Nicholson y Adam Sandler en 'Ejecutivo Agresivo'. / Columbia Pictures

No todos reaccionamos igual ante las situaciones estresantes en el trabajo: mientras que algunos tienden a aislarse o compartir sus problemas laborales con su entorno o familiares más cercanos, otros consideran apropiado hablar directamente de ello con sus compañeros o superiores... Aunque no siempre de buenos modos. Desgraciadamente, las palabrotas, los insultos y los gritos forman parte de un entorno laboral, al menos en ciertas situaciones de tensión. Sin embargo, un reciente estudio llevado a cabo por las psicólogas Amy Irwin y Ceri T. Trevethan y publicado en 'The Conversation' señala que, si bien los efectos de un ambiente así son generalmente tóxicos, también tiene varios aspectos positivos.

1. Desarrollo profesional

"La experiencia de lidiar con la rudeza podría ayudar a tu desarrollo personal. Específicamente, [los participantes en el estudio] sintieron que obtenían importantes conocimientos sobre por qué algunos clientes se comportaban de modo grosero y aprendieron técnicas para calmar o lidiar con comportamientos groseros. Esto llevó a una mayor confianza en su capacidad para trabajar con éxito con una variedad de clientes. Ver la grosería de esta manera se alinea con la idea de los factores estresantes como desafíos que se pueden utilizar como oportunidades de aprendizaje", explican las autoras de la investigación.

2. Mejora de la resiliencia

"Vinculado a la idea de interpretar la rudeza como un desafío a superar está el desarrollo de mecanismos mejorados para afrontarlo. Aprender las habilidades necesarias para desarrollar la capacidad de recuperación emocional se considera cada vez más importante en las profesiones de ayuda. En términos más generales, los informes de las últimas investigaciones que cuestionan las evaluaciones de rudeza en el trabajo se vinculaban con niveles más altos de satisfacción laboral y un mayor aprendizaje", señalan.

3. Construir relaciones

"Desarrollar una buena relación y comprensión es un aspecto importante de la construcción de relaciones dentro y fuera del lugar de trabajo. Una relación sólida es un aspecto importante de las relaciones terapéuticas, se ha relacionado con un mejor aprendizaje en las relaciones entre iguales y con jefes, y puede reforzar la solidaridad dentro de los grupos sociales. Aunque muchas relaciones comienzan con cortesía, eso disminuye con el tiempo a medida que los intercambios se vuelven más informales y la relación crece. Más adelante, la comunicación puede incluir insultos y burlas, todo diseñado para indicar confianza en la relación y un nivel creciente de confianza", apuntan.

4. Formar grupos

"La falta de cortesía, las palabrotas y los insultos también pueden ser un signo de pertenencia a un grupo. Esto tiende a ocurrir dentro de las organizaciones donde se desarrollan grupos o subculturas, cada una de las cuales puede tener reglas lingüísticas definidas. Este tipo de insultos o insultos sociales, a veces denominados 'bromas', pueden funcionar como un calmante para el estrés y puede acercar a los grupos, incluso mejorando la motivación y la moral de los trabajadores. Pero esto solo puede ocurrir cuando la cultura organizacional y el liderazgo permiten este tipo de comportamientos", comentan.

5. Mejora el humor

"En algunos de los ejemplos anteriores, el uso de la grosería es aceptable porque se considera humorístico. La idea no es causar daño sino hacer reír a la gente. El humor de este tipo puede ser una parte crucial de un proceso terapéutico efectivo, así como para el desarrollo de una relación. El punto importante es que se trata de una grosería falsa, a menudo dirigida a figuras conocidas, con la intención obvia de burlarse. Aunque experimentar rudeza a menudo puede ser molesto y estresante, no siempre es completamente negativo. En ciertas circunstancias, en realidad puede mejorar y fortalecer las relaciones. En términos de desarrollo personal y profesional, también puede fomentar la resiliencia y la capacidad de hacer frente con confianza a las personas difíciles", concluyen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING