Lunes, 16.09.2019 - 06:28 h
Nunca es tarde si la dicha es buena

5 trucos para organizar el tiempo según la experta en la materia de Google

Laura Mae Martin entendía la organización del tiempo de una forma peculiar, que era tan útil como novedosa. Ahora da clase a los directivos de Google.

La organización del tiempo es esencial para ser productivo. / Pexels
La organización del tiempo es esencial para ser productivo. / Pexels

Laura Mae Martin es la especialista de productividad de Google, lidera un equipo de otras 15 personas y trabaja como asesora de ejecutivos en un papel que ella misma se inventó usando el 20 % del tiempo que los trabajadores de la empresa pueden dedicar a un proyecto personal.

Como explica Lila MacLellan en 'Quartz', Martin había desempeñado varios roles de ventas y administración en Google, y era conocida por compartir con sus compañeros consejos para mejorar la organización y la productividad de Gmail. Un día un compañero le sugirió que lo verdaderamente interesante de sus ideas no era la forma en que lograba mejorar la gestión de Gmail, sino la manera en que entendía la organización del tiempo, que era tan útil como novedosa.

Esta revelación le hizo empezar a pensar seriamente en su propia teoría de organización del tiempo, que ahora ha bautizado como “productividad consciente”, y es hoy su principal preocupación en la compañía.

Mae ha compartido con MacLellan los cinco consejos de productividad que está enseñando a manejar a todos los directivos de Google:

1. Reconsidera tu definición de un día productivo

Para la mayoría de las personas, un día productivo es aquel en el que se completan el mayor número de tareas posibles. Pero en opinión de Martin, un día productivo es aquel en el que en realidad haces lo que quieres hacer. La productividad se basa en “saber qué quieres hacer, tener la intención de hacerlo y acabar haciéndolo”.

Cuando los ejecutivos de Google dicen que pasar tiempo con sus hijos es una prioridad, ella les dice: “Si ese es uno de tus objetivos, debería estar en tu agenda”.

2. Deja que tu cerebro descanse

La creatividad requiere una amalgama de ideas, muchas veces desordenadas, y concentrarse únicamente en un pensamiento o idea no deja espacio para que otros pensamientos se introduzcan en nuestro cerebro y abran paso a novedades.

Si rellenamos cada momento en el que no tenemos que concentrarnos en una actividad con otras actividades como revisar el correo o navegar por las redes sociales no dejaremos a nuestro cerebro reflexionar sobre nuevas ideas.

Cuando nuestro cerebro no está demasiado concentrado, especialmente durante los descansos, es más fácil que los pensamientos de uno se separen de los patrones. Es por ello que podríamos encontrar una solución a un problema sin pensarlo conscientemente.

Las reuniones comen mucho tiempo. / Pexels
Las reuniones comen mucho tiempo. / Pexels

3. Haz que las reuniones se ajusten a tu agenda

Martin recomienda leer el libro de Daniel Pink ¿Cuándo? (Alienta), en el que el exitoso autor de libros de ‘management’ explora la ciencia de encontrar el momento preciso para cada tarea dada. Como explicó Pink a 'La Información', todos tenemos cronotipos distintos y seríamos más productivos si adaptáramos los trabajos más duros a las horas del día en el que estamos más avispados.

Aunque la mayoría de nosotros rendimos más por las mañanas, cuando Martin preguntó a los empleados de Google cuándo hacían su mejor trabajo, a menudo le contestaban que les cundían más las tardes. ¿Por qué? Porque el resto del día están en reuniones. Debería ser al revés, argumenta Martin. Por ello alienta a bloquear tiempo en el calendario para las propias tareas, eludiendo mantener reuniones en las horas en que uno es más productivo.

4. Si un día eres productivo en el trabajo, no lo seas en casa

Cuando Martin trabajaba como asistente ejecutiva en Google, sus gerentes hacían comentarios como “Los viajes que planeas para mí están perfectamente organizados, debes tener unas vacaciones increíbles”. Pero, de hecho, asegura que sus vacaciones son “bastante desordenadas”.

Martin asegura que, para evitar el agotamiento, debemos variar entre días productivos en casa y en el trabajo: podemos ir un día más relajados en el curro, para luego llegar a casa y hacer todas las tareas pendientes, y tirarnos directamente en sofá si hemos tenido una jornada de trabajo agotadora.

5. Configura tu móvil para que no moleste

Es un consejo típico, mucho más importante de lo que parece, que la gente se salta por sistema. Su consejo más sencillo para mejorar la productividad es familiarizarse con la configuración de las aplicaciones del móvil que usamos con más frecuencia, bloqueando las notificaciones más molestas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios