Lunes, 19.11.2018 - 19:41 h

Así aumenta Francia la productividad: los móviles, prohibidos desde la escuela

El país galo pretende erradicar los malos hábitos digitales censurando los móviles en horario lectivo.

Nomofobia
La nomofobia es el miedo a salir de casa sin el móvil, un trastorno más frecuente en jóvenes / Pixabay

Los españoles somos productivos de media el 45% de nuestra jornada laboral, tal y como desvelaba recientemente un estudio de Workmeter. Es más, entre las charlas con nuestros compañeros, navegar por Internet, 'echarse un cigarro' y resolver gestiones personales se pierde más de una hora diaria. Pero eso no es todo: los últimos datos apuntan a que perdemos una media de 10 horas al mes sólo utilizando Whatsapp -o aplicaciones análogas-, algo que se traduce en una pérdida de unas 13 jornadas laborales al año.

El uso del móvil en horario laboral es ya la principal causa de pérdida de productividad y, por eso, ya hay empresas que limitan o restringen completamente su uso. De hecho, en Francia han ido un paso más allá y se acaba de prohibir la presencia de smartphones en las escuelas, tanto para fomentar la productividad durante las clases como para acabar con los malos hábitos, tal y como señala Le Monde: “Sabemos que hoy en día hay un fenómeno de adicción a la pantalla, el fenómeno de un mal uso de los teléfonos móviles”, explicaba esta semana Jean-Michel Blanquer, ministro de Educación, al canal francés BFMTV.

Una regulación para acabar con las adicciones digitales

Sin embargo, a pesar de que la adicción a los teléfonos móviles ya es considerada como un trastorno -llamado nomofobia- se trata de una cuestión más cultural que médica: los nuevos tiempos de hiperconexión digital nos permiten -y, en parte, nos obligan- a estar disponibles las 24 horas del día. Para bien y para mal, ya que es muy común seguir conectado fuera del horario laboral. En el citado informe de Workmeter se concluye que un 65% de los empleados afirma recibir llamadas o e-mails de su empresa fuera del lugar de trabajo. Una cifra que se dispara hasta el 90% en el caso de los directivos.

Mientras en España aún se está perfilando una ley al respecto, que se prevé que se presente a finales de agosto, el año pasado Francia dio un paso crucial en materia de regulación laboral al aprobar el derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo. En la práctica, esto supone que cualquier empleado en su tiempo libre (tanto entre semana como los fines de semana o períodos vacacionales) tiene derecho no sólo a no contestar llamadas o e-mails de su empresa, sino también a ni siquiera recibirlos.

Móviles
En Francia, los menores de 16 años no podrán llevarse el smartphone a la escuela / Flickr/Foulquier

Una norma para “proteger” a los menores de 16 años

Tal vez los adolescentes no perciban la hiperconexión digital como un problema, ya que el uso del móvil en su caso es prácticamente siempre de carácter recreativo o de ocio. Sin embargo, el evidente aumento de los niveles de estrés entre la población adulta que se ve obligada a seguir trabajando, de una u otra manera, fuera de su horario laboral, es uno de los principales motivos para poner en marcha esta nueva regulación: si la adicción al móvil empieza en edades cada vez más tempranas, en el futuro será más difícil que las nuevas generaciones sean capaces de desconectar fuera del trabajo. “Nuestra misión principal es proteger a los niños y los adolescentes. Es un rol fundamental de la educación y esta ley lo permite”, resumía Blanquer en la citada entrevista.

Por eso, la norma está pensada para la prevención temprana en jóvenes menores de 16 años, justo antes de terminar la educación secundaria. Eso sí, existen varias excepciones: por ejemplo, cuando se requieran estos dispositivos para uso educacional o para aquellas actividades extracurriculares digitales que lo precisen, las cuales han aumentado sustancialmente en los últimos años. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios