Domingo, 16.06.2019 - 01:10 h
Proyecto de la ONG New Story

La primera ciudad impresa en 3D: casas en 24 horas y menos de 180 euros al mes

Las viviendas se construirán con una impresora adecuada a las características de países con condiciones extremas y costarán entre 3.500 y 5.400 euros.

Así será la primera ciudad impresa en 3D: casas en 24 horas para 50 familias
Así será la primera ciudad impresa en 3D: casas en 24 horas para 50 familias / Icon

La tecnología cada está más presente en nuestra vida, pero su aplicación no se centra en el entretenimiento, sino que también puede mejorar la calidad de vida de muchas personas. El último proyecto que va a llevar a cabo New Story, una plataforma comprometida con países especialmente pobres, en colaboración con ICON, una empresa tecnológica de construcción, es una prueba de ello. Gracias a una impresora en 3D van a construir la primera ciudad con esta tecnología en apenas 24 horas y con precios muy por debajo de los actuales. Los primeros afortunados serán 50 familias de El Salvador, pero prevén extender su idea para que otras organizaciones también lo desarrollen. 

El acceso a la vivienda es un problema actual. El crecimiento de las poblaciones de las ciudades ha hecho que el precio se incremente de manera considerable y muchos no tengan capacidad para tener una casa. El futuro, lejos de corregir este problema, se prevé que lo empeore. Desde New Story avisan que en 2050 las personas sin acceso a un techo serán cerca de 3.000 millones, un aumento del 200% durante tres décadas y que afectará especialmente a los países más pobres.

Para combatirlo, New Story e ICON se han unido en un proyecto que prevé terminar este verano la primera ciudad en 3D. El primer hogar impreso en 3D creado específicamente para los países en desarrollo se presentó en 2018 y, ahora, un año después, esperan poder desarrollar la primera ciudad. El objetivo es establecer una comunidad de hogares en El Salvador destinados a familias en exclusión social

Las familias que entren a vivir en estos hogares tendrán una vivienda con materiales probados según los estándares reconocidos de seguridad, comodidad y resistencia. Para el proyecto, New Story cuenta con la ayuda de ICON, quien apuesta por la construcción de viviendas en 3D para lograr avances importantes en cuanto a accesibilidad, rendimiento del edificio, sostenibilidad y personalización y quien aporta la impresora Vulcan.

La impresora está diseñada para funcionar bajo las limitaciones que son comunes en lugares como El Salvador, donde la energía puede ser impredecible, el agua potable no es una garantía y la asistencia técnica es escasa. Las paredes y la estructura de las viviendas podrán ser imprimidas en apenas 24 horas. El coste de estas viviendas oscila entre los 4.000 y 6.000 dólares (entre 3.500 y 5.400 euros) y las familias pagarán cerca de 200 dólares (179 euros) al mes por el alquiler. 

La impresora Vulcan ha sido desarrollada por la tecnológica ICON
La impresora Vulcan ha sido desarrollada por la tecnológica ICON / Icon

Crear, probar y compartir

El proyecto es pionero en el sector, pero no pretende ser exclusivo, sino que surge con la esperanza de influir en el sector. Desde New Story son conscientes que el problema al que se enfrentan no lo pueden resolver solos y tiene claro su lema, "crear, probar y compartir". La plataforma desarrolla soluciones innovadoras que prueba con las comunidades más desfavorecidas y, si finalmente tienen éxito, comparten la idea con otras organizaciones preocupados por la carencia de hogares. 

La ciudad que se va a construir se ubicará en El Salvador para dar techo a 50 familias, pero prevén ampliar a otras comunidades en los próximos años. New Story trabaja también en Haití, Bolivia o Méxicoo en otros países. 

La ciudad en 3D quizás sea la más idea más innovadora de New Story, pero esta plataforma sin ánimo de lucro lleva trabajando desde 2014 con multitud de empresas. Su fundador viajó a Haití, donde multitud de personas viven en la calle y "nadie hacía nada", por lo que decidió crear la plataforma con la ayuda de otros compañeros. Comenzaron con un primer proyecto de 16 viviendas, pero desde entonces ya han participado en la construcción de muchas otras. 

Valorada como una de las start-up más innovadoras, se financian a través de donaciones, con las que han conseguido más de 20 millones de dólares. Esto ha sido en gran parte gracias a The Builders, un grupo de financiación privado que realizan donaciones anuales de más de 50.000 dólares. En la actualidad cuentan con dos cuentas bancarias: una para la construcción de viviendas y comunidades y otra para financiar gastos generales.

Ahora en Portada 

Comentarios