Martes, 11.12.2018 - 22:11 h
La idea es que el tránsito sea mucho más rápido

Así serán los aeropuertos del futuro: biometría, IA y muchas menos colas

Los nuevos aeropuertos están al caer y vienen cargados de buenas y tecnológicas intenciones. La principal, que no habría que esperar tanto

Maqueta de cómo será el aeropuerto de Daxing, en China
Maqueta de cómo será el aeropuerto de Daxing, en China

Tomar un avión supone un gasto de tiempo bastante tedioso. Los nuevos aeropuertos están al caer y vienen cargados de buenas y tecnológicas intenciones: reducir nuestro tiempo allí y hacernos la estancia más fácil y cómoda.

Es algo que nos agota a todos a la hora de coger un avión. Largas colas, tiempos de espera interminables, eternas caminatas hasta llegar a las puertas de embarque, facturaciones desesperantes… Pero el paradigma aeroportuario está a punto de cambiar. Zach Wichter en 'The New York Times' habla de los avances y las virtudes que llegarán con los nuevos aeropuertos. 

La gente coge cada vez más el avión. "Estamos pronosticando que el tráfico se duplicará en los próximos 17 años", dice Angela Gittens, directora general del Consejo Internacional de Aeropuertos. Eso supone millones y millones de personas más utilizando las aerolíneas para desplazarse por el mundo. Hay algo que está completamente claro: se necesitan aeropuertos nuevos y ampliados para satisfacer esa demanda.

Llegan los nuevos aeropuertos

Y en esas estamos. Ya os hablamos del proyecto para el aeropuerto más grande de Europa que se hará en Polonia y que promete empezar las obras para 2011. Pero los hay que están a punto de arrancar. El aeropuerto de Estambul ya está abriendo poco a poco en pequeñas fases. Es el mayor del mundo, pero se espera que Daxing International de Pekín le supere en cuanto acaben la obra en 2019.

La cosa no se queda aquí. Los Angeles International y La Guardia en Nueva York se están reconstruyendo. El John F. Kennedy también se revisará en un futuro próximo. “El Heathrow de Londres está listo para comenzar a construir una tercera pista, y Ámsterdam está estudiando un proyecto similar. En los próximos años, Berlín debería tener un nuevo aeropuerto y Sydney también tiene planes para un nuevo aeropuerto”, asegura Whichter.

Las nuevas tecnologías como base para las mejoras

Para estas nuevas instalaciones las innovaciones tecnológicas son muy importantes. Ellas serán las encargadas de ayudar a los pasajeros a navegar por los edificios de manera más rápida y eficiente.

“Tenemos que hacer las cosas mucho más eficientemente. Tenemos que descubrir cómo procesar a los pasajeros, aeronaves y la carga de manera más eficiente tanto en el aire como en tierra”, dice Gittens.

“Creo que una de las cosas que realmente podemos esperar es que se utilice la biometría en todo el proceso” asegura Gittens. Es importante evitar que las personas tengan que parar y hacer colas, “parar y hacer cola ocupa espacio. Si las personas pueden moverse, no necesitan tanto espacio”, agrega.

De hecho la tecnología de reconocimiento facial, probablemente asumirá un papel más que importante a medida que se vayan desarrollando estas nuevas tecnologías.

La información cada vez será más clara. / Pixabay
La información cada vez será más clara. / Pixabay

Edificios eficientes

“Estamos empezando a llegar a escalas que antes eran inimaginables para el tamaño de estos edificios de un aeropuerto”, dice Andrew Thomas, uno de los arquitectos que diseñó el aeropuerto de Estambul. “Casi no importa lo que pones en él si las caminatas son tan largas que la gente está agotada en el momento en que llegan a su puerta de embarque”, añade.

Por eso, la idea principal es mantenerlos a una escala humana. Algo a lo que se suman en su totalidad los diseñadores del aeropuerto de Beijing.

La automatización del futuro

Ya son muchos los sistemas automatizados que han hecho de coger un avión algo más sencillo, rápido y menos estresante. El proceso, a medida que se automatiza, se vuelve mucho más simple.

Gittens dice que ese tipo de tecnología también hace que los aeropuertos sean más flexibles, ya que varias aerolíneas pueden compartir la infraestructura física más fácilmente.

“El propio aeropuerto de Beijing está llevando el registro automático aún más lejos”, cuenta Wichter. Normalmente los aeropuertos tienen dos niveles: uno para salidas y otro para llegadas. En el caso de Daxing International habrá un tercer piso con un nuevo formato. “Un nivel puramente de auto-procesamiento para viajeros nacionales, sin agentes para billetes ni nada”, dice Ceccato, director de aviación de Zaha Hadid Architects. “Se dieron cuenta de que en el servicio de registro completo que tenían arriba, la mayoría de las personas ya no lo necesitaba. Ahora solo tendrán que seguir adelante como si estuvieran tomando un tren. Esa es una gran facilitación para hacer que el viaje sea lo más fluido posible”, explica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios