Lunes, 20.01.2020 - 17:11 h
Para autónomos

La oficina perfecta en casa: seis trucos de una coach y diseñadora de interiores

Trabajar desde casa puede resultar complicado sin una serie de hábitos, que comienzan con establecer un lugar de trabajo apropiado.

Hacer de tu casa tu oficina no es tan complicado
La oficina perfecta en casa: seis trucos de una coach y diseñadora de interiores. / Pixabay

Trabajar desde casa requiere de una rutina y unos hábitos que no todo el mundo está dispuesto a llevar a cabo: no existen horarios ni un jefe que te presione para realizar una entrega, por lo que depende de la capacidad de organización de cada uno sacar adelante la jornada laboral con mayor o menor éxito. Por eso, quienes trabajan como autónomos y han convertido su hogar en su oficina tienden a hacer pausas como lo harían en su horario de oficina o a vestirse como si fuesen a reunirse con un cliente. Esta ficción no solo ayuda a no perder la cabeza por la soledad, sino que también ayuda a mantener el ritmo de trabajo que tendrían en otro lugar de trabajo.

Pero hay una cuestión que no todo el mundo tiene en cuenta: ¿influye el entorno en el trabajo que se realiza desde casa? Tobi Fairley, coach y diseñadora de interiores, lo tiene claro: sí, y mucho. En su opinión, Elementos como la disposición del escritorio o el lugar de trabajo, la distribución de las estancias o la luminosidad afectan directamente a nuestra productividad. Por eso, explica en este artículo de 'Money' cómo debe decorarse una casa que también es una oficina.

1. Crea un espacio agradable a la vista

"Deseas crear un espacio de trabajo que sea magnético, que te atraiga y fomente el hábito de ir regularmente y estar listo para trabajar. Hay muchas maneras de lograrlo. Puedes cambiar el diseño, hacer que tu escritorio sea atractivo con flores frescas, invertir en excelentes suministros para oficina o una silla cómoda, o situar ese espacio en una habitación con la cantidad perfecta de luz solar y agradable a la vista. Cualquier cosa que puedas hacer para hacer de ese espacio de trabajo un lugar en el que realmente quieras quedarte, en lugar de tirarte al sofá y al mando de la tele, hará maravillas por tu productividad", explica Fairley.

2. Rodéate de los colores correctos

"Las investigaciones en el área de la psicología del color demuestran que el color juega un papel en la productividad. Para tu oficina, querrás un color que no te perturbe, pero que tampoco te provoque demasiada letargia. El punto ideal es algo a mita de camino, que sea estimulante, pero aún así refrescante y enriquecedor. Encuentro que los amarillos y azules son excelentes para mi propia productividad", sostiene la experta, que también apunta que "los grises han sido muy populares en el diseño de interiores en la última década, pero el gris no es necesariamente excelente para la productividad. Puede ser demasiado monótono y deprimente para muchas personas".

3. Mejora el ambiente con una buena iluminación

"La iluminación juega un papel muy importante en tu productividad y también en la apariencia de los colores. La iluminación fluorescente agota emocionalmente y puede distorsionar los colores en un espacio de trabajo, lo que puede afectar aún más a tu estado de ánimo o capacidad de producción. Lo ideal es luz solar natural o una calidad de iluminación que simule la luz natural", explica. En este sentido, si hay que recurrir a luz artificial, recomienda la "iluminación ambiental, ya que es más suave y cómoda que la iluminación cenital". Eso sí, no es una ciencia exacta, así que mientras creas tu oficina, piensa en cómo la iluminación te hace sentir y encuentra la opción que mejor funcione para ti.

4. Encuentra la temperatura adecuada

"Si tu espacio de trabajo es demasiado caliente o demasiado frío, será difícil hacer tu trabajo. La calidad del aire es igualmente importante. Soy más productivo cuando puedo abrir una ventana o incluso tomar descansos en el exterior para tomar aire fresco. La temperatura del aire es fundamental para la productividad: demasiado frío puede afectar a tu concentración y demasiado calor incluso puede hacer que te duermas", sostiene Fairley. Encontrar ese punto medio es una cuestión de ensayo y error.

5. Crea una incubadora de ideas

"Piensa en crear un espacio en tu hogar que esté libre de distracciones y que te inspire para crear tus mejores ideas. Yo llamo a esto la 'incubadora de ideas'", explica. En este sentido, se trata de lograr un lugar en el que desarrollar toda tu creatividad solo con sentarte: hay quienes necesitan de un espacio cómodo, como una silla mullida, o de un respaldo elegante en el que mesarse la barba en busca de la siguiente bombilla iluminada.

6. Mantén cerca lo que vayas a necesitar

"El paso más importante para mantener la productividad es tomar conciencia de las distracciones para poder encontrar soluciones antes de que ocurran. Por ejemplo, me encanta mantener una vela perfumada en mi escritorio, así que también tengo el mechero ahí mismo. Cuando estés en tu espacio de trabajo, ten a mano todo lo que puedas necesitar para que no sentirte tentado de levantarte", concluye la experta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING