Viernes, 23.08.2019 - 18:39 h
Lo dice el Harvard Business Review

Los beneficios que logra una empresa al invertir en la felicidad de sus empleados 

Las experiencias positivas que se viven en un equipo deportivo pueden trasladarse al espacio laboral para mejorar el ambiente de trabajo.

Fotografía de un equipo e trabajo.
El HBR propone tres claves para mejorar el bienestar de una empresa. / Pxhere.

Las compañías invierten cada vez más dinero en innovación y tecnologías para facilitar la comunicación entre los empleados. Sin embargo, las compañías se enfrentan a problemas de conexión y de comunicación entre las plantillas, algo que supone un problema a la hora de solucionar problemas del día a día, comenta Alex Liu en un artículo para el Harvard Business Review. "La vía para solucionarlo es trayendo felicidad, satisfacción y bienestar a los empleados", agrega. 

¿Por qué traer bienestar a las plantillas sirve a las empresas? En el artículo, Liu habla de dos razones: "las personas instintivamente buscan la alegría y, en segundo lugar, este sentimiento de regocijo hace que los seres humanos formen una conexión potente entre sí". El autor compara este sentimiento con los deportes en equipo. "Cuando un equipo actúa bien y sobrepasa sus obstáculos, todos los miembros y jugadores experimentan un sentimiento felicidad y esto los empuja a mejorar su rendimiento", afirma.

Esta técnica tan eficiente en los deportes puede trasladarse a una empresa, y esto es lo que propone Liu. "En todos los equipos, la felicidad surge de la combinación de armonía, impacto y reconocimiento, algo a lo que todos los líderes deberían de apelar en las organizaciones". 

Para lograr la armonía, todos los implicados deberían de tener un rol distinto que ayude a lograr los objetivos. Mientras todos aporten lo que tienen asignado y se puedan explotar las distintivas características de cada quien para cumplir las metas, las empresas lograrán trabajar mejor y  más eficientemente. 

Como segunda clave habla del impacto, "que después se puede transformar en alegría", recalca. Cuando se logra lo que se quiere, "la satisfacción del equipo es palpable y notoria" y mientras se vean más resultados, el empuje para mejorar va a ser mayor. 

Después de un momento de felicidad, lo que sigue debería de ser el reconocimiento, los líderes deben distinguir las contribuciones de cada miembro del equipo entre los mismos empleados, o 'jugadores' para que estos se sientan valorados y útiles. "Si los líderes o los jefes propician este tipo de experiencias que atraen un sentimiento de bienestar y diversión, esto se traslada al resto de acciones en la compañía".  

En la publicación, el autor habla de un estudió realizado en diciembre de 2018 en el cual se puso a prueba esta teoría. A.T. Kearney encuestó a más de 500 empleados de compañías de distintos países. Los empleados que afirmaron sentirse más felices y satisfechos en el ámbito laboral acordaron  con que "lo que experimenta un equipo deportivo se puede trasladar al mundo de los negocios", mientras que las personas que no estaban de acuerdo con esto no se mostraban satisfechos con su trabajo.

La conclusión de la encuesta, afirma Liu "sugiere que la satisfacción en el trabajo sale de la creencia de que lo que esa persona hace es significativo". Según el Harvard Business Review "los empleados que están convencidos de que su empresa tiene un impacto positivo en la sociedad y que sienten que deben apoyar a la visión de la compañía" son los más felices realizando sus labores del día a día. "¿La lección? Lograr una cultura de trabajo que constantemente logre crear estas interconexiones es beneficioso para cualquier empresa", añade el autor, que además ofrece tres claves para lograrlo.

La primera clave: establecer la agenda. Para Liu es necesario establecer como un "propósito corporativo" que los empleados se sientan felices y satisfechos en el trabajo. A lo que agrega que los jefes deberían de asegurar que las personas bajo su mando se sientan "escuchados y reconocidos".

Como segundo consejo, el autor remarca que es necesario que un buen líder establezca un escenario que propicie el trabajo en equipo y la cooperación. Y, para terminar, el tercero y último consejo es mejorar el tono. "La felicidad atrae felicidad", añade. Los líderes deberían de ejemplificar lo que tratan de inculcar en los espacios de la empresa, las cabezas deben de ser los primeros en fomentar la inclusión, el liderazgo y la diversidad.

​Liu, para finalizar, comenta que "para una empresa es igual de importante y práctico enfatizar en el bienestar general  que en la tecnología", y dice que estos dos elementos crean una cohesión importante "para poder afrontar los retos". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios