Jueves, 27.02.2020 - 18:56 h
Un lujo ecológico

El yate que solo necesita hidrógeno para navegar (que Bill Gates no ha comprado)

El fabricante ha desmentido que el fundador de Microsoft tendrá a partir de 2024 una nave capaz de recorrer 6.000 kilómetros sin tener que repostar.

Sinot Aqua, el yate de megalujo de Bill Gates
El yate que solo necesita hidrógeno para navegar (que Bill Gates no ha comprado). / Sinot

Bill Gates (y su mujer, Melinda) son conocidos por sus labores filantrópicas y concienciadas con el medio ambiente desde hace años. Fruto de ese compromiso contra el cambio climático, la fundación de la pareja irrumpía hace poco en el mercado de las hamburguesas veganas; entre otras cosas, por la creciente preocupación por el insostenible mercado de la carne en la actualidad, uno de los retos tratados en el pasado Foro de Davos. Sin embargo, y a pesar de que varios medios publicaban la noticia, el fundador de Microsoft no ha encargado un yate de absoluto lujo (valorado en 600 millones de euros) que estará propulsado solo por hidrógeno y que tendrá una autonomía de 6.000 kilómetros, tal y como apuntaba el fabricante tras ver el impacto 

Tal y como explicaba en un principio 'The Guardian', Gates podría disfrutar de su nave a partir de 2024, cuando acabará su construcción. Aunque no lo vaya a hacer, el proyecto sigue en marcha para quien pueda permitírselo: se trata de Aqua, un buque de lujo de 112 metros fabricado por la empresa de diseño Sinot y completamente impulsado por hidrógeno líquido, que ya se había mostrado al público el año pasado durante una exhibición de yates de Mónaco. La compañía explicaba entonces su rompedor concepto del siguiente modo: "Para el desarrollo de Aqua nos inspiramos en el estilo de vida de un propietario exigente y progresista, la versatilidad fluida del agua y la tecnología punta, combinando todo esto en un superyate con características verdaderamente innovadoras".

Según el citado medio, el barco tiene cinco cubiertas y espacio para acomodar a 14 invitados y 31 miembros de la tripulación. Además, en un alarde más de respeto hacia el medio ambiente, el yate tampoco utiliza leña, carbón o las estufas de gas que tanta polémica han generado en grandes ciudades como Madrid. En cambio, para calentar a los tipulantes en la cubierta, se usarán cuencos alimentados con gel (similares a los de una 'fondue', pero de mayor tamaño).

En cualquier caso, su característica más vanguardista está escondida debajo de esas cinco cubiertas: dos tanques sellados al vacío de 28 toneladas que se enfrían hasta los -253 ºC y se llenan con el hidrógeno líquido que impulsa el yate. Según los cálculos del fabricante, este combustible será suficiente para generar energía para los dos motores y hélices (de un megavatio de potencia), a través de células independientes de combustible, que combinan hidrógeno con oxígeno para producir electricidad y, además, produce agua como único residuo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING