Derechos laborales

¿Puedo viajar estando de baja? Los casos en los que está permitido y en los que no

Cuando se deja de trabajar temporalmente por prescripción médica, debemos consultar qué actividades podemos realizar o se corre el riesgo de que la Seguridad Social nos acuse de fraude.

Foto de viajes, vuelos
¿Puedo viajar estando de baja? Los casos en los que está permitido y en los que no.
Canva

Un caso típico: un empleado se rompe un brazo y se coge la baja laboral durante un período estimado de tres meses, durante los cuales debe guardar reposo por prescripción médica y no realizar actividades que puedan frenar su recuperación. ¿Puede ese trabajador viajar fuera de la ciudad en la que vive, aunque le lleve algún familiar en coche? La pregunta es más compleja de lo que parece, pues teóricamente no se trata de una actividad que pueda empeorar su situación (nuestro empleado ni siquiera conduce), pero lo cierto es que, dependiendo de las circunstancias concretas, se puede arriesgar a que la Seguridad Social lo acuse de fraude si no ha seguido a pies juntillas lo que le haya dicho el médico. ¿Cómo es posible?

Tal y como explica Luis San José Gras, socio del área de Derecho Laboral de AGM Abogados, "aunque la normativa española no detalla si se puede viajar o no estando de baja médica, debemos de tener presente si realizar un viaje puede ser perjudicial para la lesión que causó la baja médica de la persona trabajadora; en este caso es recomendable, antes de realizar un viaje, consultar a su médico y que éste expida informe, señalando si dicho viaje puede agravar o no la baja por enfermedad". Es decir, que aunque no existe una prohibición taxativa, si nuestro hipotético empleado sufre un accidente en el trayecto o bajando del coche de su familiar, y se agrava su lesión del brazo, podría estar en problemas.

La única forma de curarse en salud (jurídica) es disponer de informe médico que avale ese viaje. En este sentido, ¿existe alguna situación en la que viajar sea legalmente peor o mejor? Existen ciertos casos como en las bajas por depresión, ansiedad, etc., en los que el propio médico puede recomendar incluso viajar como parte del proceso terapéutico de recuperación. Sin embargo, San José señala que "hay que tener presente que cualquier desplazamiento que se realice estando de baja nunca puede poner en riesgo la recuperación del trabajador, en este caso si viajar comporta agravar la situación de la enfermedad del trabajador, tenemos que tener presente que estaría prohibido realizar cualquier viaje". 

"Si, por ejemplo estamos ante una situación de baja médica por estrés, lo más seguro es que el facultativo recomiende dicho viaje, pero como he dicho, lo más recomendable es consultarlo con el médico que está realizando el seguimiento de su baja por enfermedad. En resumen, el trabajador puede realizar cualquier actividad que no sea incompatible con sus limitaciones y que no perjudique su recuperación", añade San José. Es decir, que se trata de que el viaje forme parte de la recuperación del empleado de baja o que, al menos, no la perjudique.

La solución de las escapadas de menos de 4 días

Desde área de salud de Mapfre agregan que "la decisión de realizar una escapada mientras se sufre una enfermedad o cualquier dolencia dependerá de la gravedad de la misma. En algunos casos, como por ejemplo una depresión o ansiedad, planificar un viaje puede ser incluso beneficioso para la mejoría de la persona. Sin embargo, en otros supuestos como pueden ser una lesión que impida caminar o realizar tareas con las manos, lo más recomendable es no realizar ningún desplazamiento para no agravar la situación. Es importante tener en cuenta que cuando un trabajador está de baja, su objetivo es utilizar todos los medios a su alcance para conseguir una pronta recuperación".

Al menos, eso es lo que espera la Seguridad Social (que es quien se hace cargo de la nómina del empleado de baja). "En este sentido, no sólo es aconsejable hacer reposo en casa, sino que también constituyen una obligación las visitas a los centros sanitarios para recibir el tratamiento necesario o valorar el proceso de mejora", según explican desde Mapfre. Pero, además, "también es obligatorio atender a los requerimientos que pueda hacer la mutua con la que colabore la empresa. Si tanto en un caso como en otro, la persona convaleciente no se encuentra en su lugar de residencia y no comparece por alguna causa motivada, el subsidio puede ser denegado, anulado o suspendido e incluso el trabajador puede ser dado de alta".

"Así, teniendo esto en cuenta, el paciente puede viajar estando de baja siempre bajo su propia responsabilidad y en el supuesto de que no esté contraindicado por un profesional médico. A pesar de ello, también es recomendable solicitar una autorización por parte del médico que esté realizando el seguimiento de la dolencia", según Mapfre, que explica que "el informe que remita el facultativo también sirve como un documento acreditativo que se debe presentar en los centros de inspección médica para cambiar las citas que puedan coincidir durante los días del periplo. No obstante, a pesar de obtener este permiso, el trabajador debe comprometerse a no realizar ninguna actividad que empeore su situación, así como a acudir a las citaciones que establezca el centro sanitario o las mutuas colaboradoras a la vuelta".

Por último, desde Mapfre aconsejan "no tomar la decisión por cuenta propia de si es posible viajar durante una incapacidad temporal, sino que debe ser el médico quien aconseje realizar o no cualquier tipo de desplazamiento. Además de las consecuencias que ello puede tener desde el punto de vista de la prestación, también puede causar graves efectos en la salud si no se respetan las indicaciones de los profesionales sanitarios. Además, es interesante apuntar a la hora de organizar este tipo de viajes que el Instituto Nacional de la Seguridad Social no está obligado a omitir las citas durante los días que el trabajador esté ausente, aunque este requerimiento por parte del organismo público se debe hacer con una antelación mínima de 4 días hábiles. De esta forma, es posible realizar una escapada a un lugar que no esté excesivamente lejos del domicilio para acudir rápidamente en caso de producirse una notificación de revisión".

Mostrar comentarios