Miércoles, 20.11.2019 - 04:51 h
Empieza por 'pagarte' a ti mismo un sueldo

Cinco trucos para empezar a ahorrar y conseguir hacer fortuna en pocos años

Las fortunas no se hacen de la noche a la mañana, sino que requieren sacrificio, constancia y un correcto uso de las herramientas disponibles.

Ahorro / Pixabay
Cinco trucos para empezar a ahorrar: de 'pagarte' un sueldo a utilizar una fintech. / Pixabay

Las fortunas no se hacen de la noche a la mañana, sino que requieren sacrificio, constancia y un correcto uso de las herramientas disponibles. La mayoría de las personas podrían lograr aumentar su cuenta corriente simplemente asumiendo una cultura del ahorro apropiada. Por eso, siguiendo el camino adecuado se pueden ahorrar hasta 4.000 euros al año, pero para hacerlo no solo basta con meter monedas en una hucha de cerdito.

Casi cuatro de cada diez españoles guardan dinero debajo del colchón (o en una hucha de cerdito), según un reciente estudio de Banco de España y la CNMV, lo que supone un problema, ya que un día que se revise ese dinero puede ocurrir lo siguiente: "Tengo dinero debajo del colchón, he ido a echar un vistazo esta mañana y me he dado cuenta de que me faltaba". La cantidad física seguirá siendo la misma pero se podrán comprar muchas menos cosas. Para evitar el peso de la inflación no solo basta con ahorrar el dinero... Aunque es un buen comienzo. Por eso, este artículo de 'The Guardian' repasa cinco trucos para empezar a ahorrar desde cero y hacer fortuna en pocos años.

1. Págate un sueldo a ti mismo primero

La estrategia es inversa a la tradicional: en lugar de tratar de ahorrar lo que te sobre a final de mes, establece un fijo que debes ahorrar cada mes (a ser posible, en una cuenta separada) tan pronto como recibas tu salario, tal y como explica Anna Bowes, cofundadora de Savings Champion. "De esa manera, [ese dinero ahorrado] puede convertirse en otra factura más, pero de la que te beneficiarás en el futuro". No importa cuánto sea esa cantidad que quieras ahorrar, porque lo importante es empezar a hacerlo.

2. Fijar metas

Si bien la mayoría de los expertos en finanzas recomiendan ahorrar en un plan de pensiones, la jubilación no debería ser la única meta, ya que los objetivos a corto plazo pueden ser más motivadores. Si normalmente pagas tus vacaciones con tarjeta de crédito (teniendo que devolver ese dinero a plazos durante meses), una buena costumbre es plantearse ahorrar ese dinero por adelantado. Con la mayoría de las aplicaciones actuales de los bancos es posible establecer metas específicas para ir viendo el progreso hacia ese objetivo. La idea es simple: una vez alcanzado un objetivo, comienza con el siguiente.

3. Utilizar la tecnología

En esta línea, las 'fintech' suelen ser una herramienta muy útil. Por eso, es buena idea utilizarlas para establecer ahorros independientes en una misma cuenta corriente, pero permitiéndote mover ese dinero en caso de necesidad. Por ejemplo, si tienes tres cumpleaños distintos en un mismo mes es posible establecer objetivos de ahorro distintos para cada regalo (10, 15 y 20 euros, como ejemplo), sin tener que sacar ese dinero de la cuenta. Separar cada gasto permite saber qué capacidad de ahorro tienes para cada uno de ellos, en lugar de concebirlos como un todo.

4. Separa tus ahorros

Tener una cuenta de ahorro vinculada a tu cuenta corriente la convierte en un elemento demasiado fácil de 'saquear' en un momento de necesidad. Por eso, una buena idea es abrir otra cuenta en un banco diferente y prescindir de la tarjeta de débito. De hecho, algunos expertos recomiendan incluso destruir los detalles de inicio de sesión online si realmente no confías en ti mismo. También es buena idea autoimponerse límites contratando una cuenta de ahorro con obligaciones estrictas; no importa que la cantidad sean 50 euros mensuales, lo importante es que todos los meses puedas ahorrarla por miedo a las penalizaciones.

5. Tener acciones

Aunque no seas un experto en el mercado bursátil, comprar acciones siempre puede suponer una ganancia potencial excepcional. Hay que considerar esta inversión a fondo perdido, ya que puede que su valor jamás se dispare. Sin embargo, utilizar una cantidad pequeña (pongamos 100 euros) para invertir en acciones de riesgo podría suponer ingresos de 3,2 millones de euros en pocos años... ¿Imposible? Eso es exactamente lo que se pagaría hoy a una persona que hubiera gastado 100 euros en bitcoins en 2011.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING