Jueves, 19.09.2019 - 11:13 h
A nadie le gusta echar la bronca, pero es necesario

Cómo hablar con un empleado que no está cumpliendo con lo esperado de él

La comunicación de los jefes con los trabajadores no debe convertirse en algo muy complicado cuando se tiene claro lo que se quiere decir.

Saber hacer críticas constructivas es una cualidad muy importante en un jefe. /  Pexels
Saber hacer críticas constructivas es una cualidad muy importante en un jefe. / Pexels

Hay muchas razones por las que un jefe debe enfrentarse a la situación de comunicarse con sus empleados. Si se trata de un asunto peliagudo y sientes que se traduce en una confrontación, una conversación en la que se van a tratar temas que pueden herir la sensibilidad de tu trabajador, la situación es más difícil. Debes prepararte bien para no generar tensiones innecesarias.

La comunicación clara y personal es uno de los sellos distintivos de un buen líder. Pero esto no es un talento innato. La práctica y el trabajo duro llevan a aprender la mejor manera de compartir una idea o un objetivo. Eso sí, es una habilidad que puede llevar toda una vida dominarla. Una de las claves para mejorar en comunicación es ser consciente de la forma que tenemos para comunicar y cambiar los aspectos que menos nos gustan. Habría varias formas para detectarlos, como las que ofrecieron los miembros del Consejo de ‘coachs’ de 'Forbes' en este artículo. 

Ante la confrontación

La comunicación entre jefe y empleado puede ser complicada si se trata de un asunto de confrontación que puede llegar a ser aterrador para un líder. Pero no debería ser tan difícil, y si dejamos de cometer algunos de los errores de comunicación desafortunados más comunes, puede ser algo natural y sencillo. Errores que puedes se pueden evitar si se conocen y aprende a detectarlos, como indica este artículo en 'The Muse'. 

Pero si la razón clara es que tu empleado no llega a los mínimos establecidos para su puesto, la charla se complica algo más. Sabina Nawaz, directora ejecutiva global y asesora de ejecutivos, se ha encontrado con esta situación en varias de sus consultas y ha desarrollado un plan que incluye pasos que puede seguir cualquiera. Un plan que ha publicado en un artículo para 'Harvard Business Review'. 

1. Comenzar por preguntar

Es importante que comiences por preguntarle a tu empleado cómo cree que está llevando a cabo sus objetivos. “Además de una evaluación general, pídeles que enumeren métricas clave y ejemplos mediante los cuales miden su desempeño”, dice Nawaz. Puede ocurrir que estéis completamente alineados, que sea consciente de su situación. Pero puede ocurrir todo lo contrario.

2. Los aspectos no negociables

Una vez discutido el asunto de que el desempeño de tu empleado necesita mejoras, puedes proporcionar una lista de expectativas claras que no sean negociables. Puedes ofrecer información verificable sobre los fallos del trabajador en cuestión, seguidos del deseo de ayudarle a conseguir llegar a sus objetivos con éxito.

Trata de ser lo más claro posible. / Pexels
Trata de ser lo más claro posible. / Pexels

3. Conectarte a los objetivos del empleado

Tu empleado estará más motivado para mejorar su desempeño si estás vinculado a algo que ellos quieren. “Si preguntas a tu empleado sus opiniones, también podrás descubrir que no habías apreciado la cantidad de trabajo involucrado en un proyecto en cuestión. En este caso, tú puedes establecer objetivos más realistas para esa iniciativa. Al hacer preguntas, usted colabora en lugar de dictar, lo que aumenta la motivación de su empleado para cumplir sus objetivos”, aconseja Nawaz.

4. Ser específico

Debes ser claro acerca de los fallos de tu empleado. Describe ejemplos específicos y comportamientos que hayas observado. “Decirle a alguien ‘no respondes’ es vago y no describe un camino claro para el cambio”, asegura Nawaz. Además, es más difícil para un empleado discutir ante claros comentarios de comportamiento, debido a que se basa en actos observables.

5. Elaborar un plan conjunto

Una vez los dos en el mismo lugar, debes preguntarle a tu empleado sobre su plan para volver a encarrilar su trabajo. “Rellena los vacíos en función de lo que compartan y acuerda un calendario y un plan de comunicación. Además, asegúrate de aclarar cuánto tiempo tenéis para lograr resultados específicos y qué pasará si no tenéis éxito”, determina Nawaz.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios