Jueves, 20.06.2019 - 11:47 h
Gestión del talento

Cómo ser un buen jefe para dejar huella e inspirar a los empleados en prácticas

Un experto señala las claves que definen a los mejores líderes para los jóvenes, como el reconocimiento a su trabajo o la autonomía para pensar.

Los empleados en prácticas necesitan algo más que llevar café para aprender
Los empleados en prácticas necesitan algo más que llevar café para aprender. / Pixabay

Para muchos estudiantes, este verano será el primer contacto con el mundo profesional. Son jóvenes que llegan llenos de ganas e ilusión por aprender, pero sobre todo de aportar, de sentirse útiles y valorados, y de formar parte, aunque sea momentáneamente, de un equipo.

Los trabajadores en prácticas son un soplo de aire fresco en los equipos y su aportación debe ser muy bien valorada, cuando además hay que tener en cuenta que la remuneración, normalmente baja, no es el principal motivo por el que dedican su tiempo y su esfuerzo. Por ello, según explica Gonzalo Martínez de Miguel, director de Infova, un buen jefe adoptará un estilo de dirección adecuado para que su experiencia sea lo más provechosa posible tanto para su desarrollo personal y profesional, como para que la empresa se beneficie de todo su potencial.

La expectativa de los jóvenes es acorde al siglo XXI. Esto no significa incorporar mucha tecnología, poner pizarras digitales en la pared, césped artificial en las salas o incluso columpios y mesas de ping pong. Lo que puede ser más sintomático de modernidad en una empresa es el estilo de liderazgo de los jefes, no la estética de los edificios.

Según Martínez, una dirección moderna se basa en entender que la función de quien dirige es ser referente de comportamiento y desarrollar a los colaboradores, inspirándoles para que encuentren el sentido de lo que hacen y pongan el corazón en ello. Por eso, hay ciertos comportamientos que se deberían tener en cuenta, para sacar el mayor rendimiento y la mejor experiencia.

1. Intégrale

Métele en el equipo. Permítele sentirse parte del grupo. Intégrale, no le arrincones como un mueble, no le veas como una carga. Al trabajador en prácticas hay que ofrecerle confianza y atenderle.

2. Reconoce su aportación

No hay nada peor para desmotivar a un profesional que la falta de aprecio a su labor, a su contribución al éxito del equipo. Este es uno de los principales motivos de frustración para los trabajadores. Para los jóvenes que se incorporan al mundo laboral la sensación de utilidad es fundamental. Ocúpate de que tu nuevo colaborador entienda el sentido de su trabajo.

3. Permitirle pensar y cuestionar el statu quo

A estos nuevos empleados que se incorporan al mundo laboral les pedimos que sean autónomos, que tengan juicio crítico, les animamos a cuestionar los procesos. Pero si se quiere que estos lo hagan, sus jefes han de estar a la altura y no buscar simplemente jóvenes 'dóciles' que deben seguir la corriente.

4. Sé amable, pero firme

No es una cuestión de edad, ni de género, ni del sector al que se dedica la empresa. Y es que por mucho que se haya avanzado todavía hay jefes que se permiten gritar y humillar a un trabajador. Personas que continúan pensando que la intimidación motiva y es muy eficaz para estimular el mejor rendimiento. Dile todo aquello que le ayude a crecer, pero cuida las formas para que pueda escucharte.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios