Martes, 07.04.2020 - 12:43 h
El teletrabajo sigue siendo la mejor opción

Cómo preparar una empresa para frenar una potencial epidemia de coronavirus

En espacios de trabajo común es casi imposible aislar a los empleados, pero hay una serie de protocolos preventivos que ya se están aplicando.

Freepik
Cómo preparar una empresa para frenar una potencial epidemia de coronavirus. / Freepik

Tanto si eres de los que se han atiborrado de mascarillas de pintor en la tienda de bricolaje más cercana como si eres de los que son capaces de relativizar la histeria colectiva como Lorenzo Milá, la reciente propagación por España del coronavirus que ya acumula casi 3.000 muertes en todo el mundo ha puesto en jaque a las autoridades. Pero, a pesar de los esfuerzos por contener su avance (especialmente desde Italia), una decena de personas ya ha dado positivo por COVID-19 en nuestro país. Por eso, al margen de las medidas preventivas en aeropuertos, fronteras y hospitales, las empresas españolas ya han empezado a aplicar protocolos de actuación para frenar potenciales epidemias.

En Italia, algunas grandes empresas dan una buena pista sobre los pasos a seguir: el teletrabajo es la principal medida. Un buen ejemplo es Milán, donde por ejemplo Heineken ha mandado a todos sus empleados a casa para que trabajen desde allí, mientras que Giorgio Armani ha decidido cerrar tanto sus oficinas de Milán como sus centros de producción en Lombardía, Emilia-Romaña, Véneto, Trentino Alto y el Piamonte durante una semana. La firma textil solo ha pedido a sus mandos directivos que estén disponibles para teletrabajar. En España, los protocolos de actuación son similares y se pueden resumir en estas cinco medidas.

1. Apostar por el teletrabajo

Tal vez, para los trabajadores de empresas industriales, manufactureras o comerciales (tiendas) sea imposible teletrabajar, pero para todos aquellos trabajos que puedan realizarse de manera telemática, irse a casa a realizar sus tareas diarias es la primera medida que pueden adoptar las compañías. De hecho, puede ser la más importante: a pesar de los múltiples bulos (desmentidos por la OMS), sí es cierto que la principal vía de transmisión aérea del coronavirus es a través de estornudos o tos a menos de un metro, distancia que se puede dar en una oficina; por otro lado, el virus sobrevive unas horas en superficies como mesas o escritorios, lo que provoca que puedan ser fuente de contagio masivo en entornos de trabajo. 

2. Restringir viajes internacionales de negocios

La decena de casos confirmados en España implican directamente que el coronavirus ya está en nuestro país. Sin embargo, no necesariamente tiene por qué salir de los hospitales donde se encuentran en cuarentena los afectados. Por eso, uno de los principales focos de contagio sigue siendo viajar al extranjero. En este sentido, las empresas pueden cancelar temporalmente todos los viajes internacionales programados, especialmente a epicentros de la enfermedad como Italia o Wuhan (China), y en su lugar intentar mantener 'calls' o reuniones a distancia.

3. Ajustar los objetivos a la situación

Tal y como explica este artículo de 'Inc', si se permite el teletrabajo en la compañía el siguiente paso es ajustar los objetivos a la situación. Hay que tener en cuenta que se trata de algo temporal y que, bien por haber mandado a todo el equipo a casa, bien porque buena parte de la plantilla ha aprovechado para cogerse vacaciones, el volumen de trabajo puede verse afectado. No así la productividad: los últimos estudios sugieren que la productividad aumenta hasta un 30% con el teletrabajo, por lo que además puede ser un buen momento para realizar la prueba en la empresa. En cualquier caso, la excepcionalidad de la situación podría suponer tener que rebajar en algunos casos los objetivos predefinidos.

4. Disponer las herramientas necesarias

Tal vez una empresa no pueda dar 100 ordenadores portátiles de repente a toda su plantilla (si previamente no los ha comprado), pero lo que sí puede hacer es dotar a sus trabajadores de las herramientas necesarias para poder teletrabajar (incluso en sus ordenadores personales). En este sentido, si habitualmente no se trabaja desde casa, hay que pensar en qué herramientas pueden ser necesarias para hacerlo. Plataformas como Slack o Trello permiten no solo una comunicación interna fluida entre todos los empleados y por departamentos, sino también organizar tareas, seguir un calendario conjunto... Muy útil incluso para el trabajo presencial en oficina.

5. Confiar en el compromiso de todos

Hay compañías en las que el teletrabajo es algo completamente normalizado. Sin embargo, la mayoría de las empresas siguen sin contemplar el trabajo a distancia o, como mucho, permiten el teletrabajo parcial (uno o dos días a la semana). Por eso, podría decirse que pocos trabajadores están habituados a esta forma de trabajar. Y, también por eso, al tratarse generalmente de una situación excepcional, solo cabe confiar en el compromiso de todos, en función de los objetivos predefinidos y las herramientas facilitadas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING