Martes, 19.11.2019 - 03:31 h
No pierdas el tiempo

Cuatro formas de aumentar hasta un 25% la productividad flexibilizando el horario

Un estudio apunta que la conciliación y la desconexión digital aumentan el rendimiento de un trabajador, siempre que se aproveche el tiempo de trabajo

El estrés es muy común en estas fechas. / Pexels
Más desconexión y tener horario flexible aumentarían un 25% la productividad. / Pexels

La consultora especializada en el crecimiento sostenible de las empresas Kaizen Institute ha analizado las distintas ventajas que conlleva la desconexión digital y la flexibilidad de la jornada laboral. Y entre sus conclusiones se encuentra que estos dos elementos permiten un incremento de la productividad en hasta un 25%, ya que lo que a priori puede parecer una concesión de la empresa en favor de sus empleados, se convierte en una mayor conciliación laboral de los mismos y un mayor aprovechamiento de las horas de trabajo.

Esta subida de productividad, compaginada con el equilibrio de la vida personal y profesional se traduce en un aumento de la satisfacción, reducción del absentismo y la rotación de personal. Por eso, para una mayor flexibilidad, eficiencia y aprovechamiento de la jornada laboral, Kaizen Institute recopila cuatro formas de aumentar un 25% la productividad flexibilizando el trabajo.

1. Trabajo con mayor esfuerzo, a primera hora

En la organización del trabajo, asignar las tareas que requieran un mayor esfuerzo mental, en las primeras horas de la jornada. Las personas no son igual de productivas a lo largo de la jornada, un 80% reconoce que su rendimiento es superior en horario de mañana, disminuyendo progresivamente con el avance del día. Por eso, es buena idea intentar partir la mañana en dos tramos: uno para ese esfuerzo a primera hora y otro para el resto del trabajo después de una pausa.

2. Eliminar distracciones

Otras de las formas de mejorar la productividad es eliminar distracciones innecesarias como contestar al teléfono, mirar las notificaciones del correo electrónico, reservando franjas horarias predefinidas y eliminando el paradigma de multitarea que reduce la productividad. En este sentido, se consigue un doble beneficio: por un lado, el trabajador optimiza su tiempo (y el rendimiento), a la vez que le permite establecer límites para poder desconectar digitalmente en sus horas no laborales.

3. Suprimir reuniones inútiles

La importancia de optimizar el tiempo en las reuniones de trabajo es capital para mejorar el rendimiento de una persona y de la empresa en general. Ya sabemos que las reuniones de pocas personas, en cinco minutos y de pie son un buen punto de partida, pero además hay otras medidas como suprimir reuniones ineficientes que consumen un gran porcentaje del tiempo del día a día de los trabajadores y que obligan a tener jornadas laborales largas e improductivas.

4. Optimizar los procesos

Los procesos en una empresa lo son todo: ahorrar un minuto en un proceso que usualmente lleva diez supone un 10% más de renidimiento, que es escalable a toda la producción. Por eso, lo ideal es crear estándares para buscar la manera más simple, sencilla y segura de realizar una tarea. Con esto, se eliminan los posibles errores y vicios de todo el proceso, aportando máximo valor para la obtención de una mayor productividad en el día a día.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING