Martes, 15.10.2019 - 06:00 h
Entrevistas de trabajo

Cuatro puntos en tu currículum que te harán quedar como un mentiroso

Quizás creas que hinchar tu CV es buena idea, pero decir que tienes nivel alto de inglés cuando no es cierto puede acabar con tus opciones al puesto.

La entrevista de trabajo es siempre un momento tenso. / Pexels
Cuatro puntos en tu currículum que te harán quedar como un mentiroso. / Pexels

Hay numerosos ejemplos de cómo hinchar un currículum, pero en España el clásico por excelencia es el de poner que tienes un nivel alto de inglés porque lo estudiaste en el instituto, cuando en realidad apenas has intercambiado una decena de palabras en inglés en tu vida. No va a colar en una entrevista de trabajo. De hecho, una encuesta realizada en 2017 por Careerbuilder señalaba que el 75% de los reclutadores han detectado al menos una mentira en un currículum en algún momento de sus carreras.

Esto significa que al menos tres de cada cuatro personas mienten en sus currículums. Pero, por supuesto, hay grados y grados: es aceptable que digas que tienes experiencia en un campo determinado aunque no haya sido tu tarea principal en un puesto determinado (y se puede explicar en la entrevista), pero lo que nunca se debe hacer es decir cosas como que has trabajado en Microsoft y no saber quién es Bill Gates o decir que has trabajado en un período en el que, por edad, deberías haber estado en la escuela primaria. Ambos ejemplos son reales y son parte de las mentiras más alocadas que se han encontrado los reclutadores de la citada encuesta.

Es indiscutible que un buen currículum puede ser la mejor vía para conseguir un nuevo empleo. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por la imaginación a la hora de redactarlo, porque corre el riesgo de ser tan ingenuos como para pensar que los empleadores son ajenos a las mentiras a la hora de revisar las solicitudes. Por eso, este artículo de 'CNBC' recoge cuatro tácticas que los reclutadores usan para atrapar a quienes mienten.

1. Experiencia laboral vaga o inexacta

Los reclutadores no se van a las entrevistas de trabajo con la intención de verificar todo lo que contenga tu currículum, pero rápidamente sospecharán cuando vean una serie de respuestas vagas o poco convincentes a preguntas en profundidad sobre tu experiencia laboral previa. Por eso, si pones en un punto que has sido jefe de área, te podrán preguntar algo como: "¿Cómo manejas la presión de alcanzar tus propios objetivos, además de asegurarte de que cada miembro de tu equipo alcance sus objetivos también?". Si has mentido y no puedes proporcionar nada sustancial o algunos ejemplos reales, es muy probable que te descarten casi de inmediato.

2. Fechas que no cuadran

Una de las formas más comunes de mentir es falsificando las fechas de sus trabajos. Si alguien trabajó en una empresa durante solo cuatro meses, desde octubre de 2017 hasta enero de 2018, puede omitir los meses exactos en su currículum y simplemente escribir "de 2012 a 2013" para dar la impresión de que trabajó allí durante un período de tiempo mucho más largo. Vale, técnicamente no es una mentira, pero recurrir a falsas fechas de inicio y finalización del trabajo hará que tu solicitud sea rechazada si se detecta. Una pregunta como "¿Exactamente cuántos meses trabajaste allí?" o una simple llamada telefónica a tu anterior empresa es todo lo que se necesita para descubrir el engaño.

3. Demasiadas habilidades que no posees

Es tentador no decir que eres "competente" en todo lo que alguna vez has intentado aprender: desde el curso de guitarra que nunca acabaste en el instituto a un programa que deberías conocer pero que nunca has usado. Pero hay que tener en cuenta que los reclutadores son muy conscientes de esta táctica común en los currículums y que harán todo lo posible para evaluar si realmente tienes esas habilidades. Hay dos formas simples: hacer un examen concreto como parte del proceso de la entrevista o haciendo preguntas simples que los candidatos deberían poder responder si realmente son competentes.

4. Referencias que no existen

Poner una referencia que no existe en el currículum es realmente graves, pero es que además los reclutadores suelen guiarse por esas referencias pero también llamar a otras que no estén en la lista si perciben el engaño. Y no hace falta ni que sea por teléfono: gracias a plataformas como LinkedIn, ahora es más fácil que nunca llegar hasta un excompañero sin siquiera avisarte.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios