Sábado, 18.08.2018 - 13:05 h
Son necesarias para tener un buen equipo

Diez características que distinguen a un buen jefe, según un estudio de Google

La compañía pregunta recurrentemente a sus empleados por el desempeño de sus jefes y qué habilidades consideran prioritarias en estos

En Google se fomenta mucho la horizontalidad / Foreign and Commonwealth Office
En Google se fomenta mucho la horizontalidad / Foreign and Commonwealth Office

En muchas ocasiones nos preguntamos para qué sirven los jefes, sobre todo si vemos que el nuestro no da palo agua, pero lo cierto es que, aunque se puede optar por estructuras menos jerárquicas, la falta de directivos intermedios puede devenir en desastre.

En 2002 los fundadores de Google –Larry Page y Sergey Brin– decidieron adelgazar su organización, eliminando la mayor parte de los mandos intermedios. Solo unas semanas después de comenzar este experimento descontrolado los directivos volvieron a sus puestos: fue un desastre.

Sin jefes, muchos trabajadores se quedaban buscando respuestas a preguntas y necesidades básicas. Fue entonces cuando Google utilizó su experiencia en el análisis de datos para apuntar qué características son más importantes para lograr un liderazgo efectivo. Nació así el conocido como “Proyecto Oxígeno”.

En 2008, Gogole identificó ocho comportamientos que eran comunes entre sus directivos más eficaces y empezó a entrenar a todos los jefes para que desarrollaran estos. Con el tiempo, Google vio una mejora notable en las métricas clave, como la rotación de personal, la satisfacción y el rendimiento.

Pero a medida que la empresa crecía, las demandas sobre los directivos también aumentaron. Google continuó su investigación, refinando las características que realmente importan en un buen jefe.

Los 10 comportamientos identificados por el “Proyecto Oxígeno”

“A partir de los resultados de nuestra encuesta a los empleados, aprendimos que los ‘Googlers’ querían ver una colaboración más eficaz en la organización y unas mejores prácticas de toma de decisiones por parte de los líderes”, explican en un sitio interno Melissa Harrell y Lauren Barbato, dos de las responsables del proyecto.

“También aprendimos más acerca de cómo necesitamos que los gerentes aparezcan en algunas de nuestras secuencias de trabajo relacionadas (por ejemplo, equipos, corrección de sesgos o gestión del rendimiento)”, explican. “Así que echamos un vistazo a nuestra investigación, actualizamos nuestros comportamientos de acuerdo con la investigación interna y los comentarios de los ‘Googlers’, y los pusimos a prueba. Descubrimos que, con el tiempo, las cualidades de un gran gerente en Google habían crecido y evolucionado junto con la compañía”.

La nueva lista contempla estos diez comportamientos:

1. Es un buen entrenador

El anglicismo coach está muy de moda en el entorno empresarial, pero su traducción al castellano, “entrenador”, corresponde exactamente a lo que debe ser un buen jefe: una persona que “prepara o adiestra” a las personas.

Un buen entrenador evita la trampa de resolver cada problema que tiene un equipo tan pronto como se presente, lo que hace es utilizar estos problemas para enseñar al grupo cómo hacer las cosas mejor en la próxima ocasión.

2. Empodera al equipo y no realiza micromanagement

El micromanagement es un estilo directivo que consiste en observar y controlar de cerca todo el trabajo de los subordinados o empleados. Los jefes que incurren en él son los típicos que se pasan el día mirando tú pantalla y corrigiendo nimiedades.

Un buen jefe deja libertad a su equipo para que explore nuevas ideas y resuelva los problemas a su manera.

3. Se preocupa por tener un entorno inclusivo y por el éxito y bienestar de su equipo

Para tener un equipo que funcione debe existir un clima de confianza. Como explica Google, en un grupo en el que hay seguridad psicológica, los compañeros se sienten seguros a la hora de ofrecer nuevas ideas, hacer preguntas y admitir errores.

Fotografía Google
La compañía invierte mucho en formación de directivos. / EFE

4. Es productivo y se centra en los resultados

Los buenos jefes tampoco descuidan el aspecto productivo, y son capaces de motivar lo suficiente a sus subordinados para cumplir o superar las expectativas.

5. Es un buen comunicador: escucha y comparte la información.

La transparencia es beneficiosa para todo el grupo. La sinceridad construye confianza y permite que exista un feedback beneficioso entre compañeros y jefes.

6. Apoya el desarrollo de la carrera de sus subordinados y discute su rendimiento

Los buenos directivos apoyan a sus subordinados, aunque esto suponga, por ejemplo, perder a un buen miembro de un grupo porque se va a otro departamento o destino. Todo gran jefe ayuda a los miembros de su equipo a alcanzar sus objetivos.

7. Tiene clara la visión y estrategia del equipo

Un buen jefe sabe la dirección que debe tomar el trabajo de su equipo, pero además se asegura de que todo el grupo conoce cuáles son los objetivos. Además, sabe establecer expectativas realistas.

8. Tiene las habilidades técnicas necesarias para asesorar al grupo

Es imposible dirigir correctamente un equipo si no se conoce bien los entresijos del trabajo que se está realizando. Al igual que un buen técnico no es necesariamente un buen jefe, pues puede ser nefasto dirigiendo a las personas, un pésimo técnico tampoco puede ser un gran líder, pues desconoce qué se está haciendo realmente.

9. Colabora con el conjunto de la empresa

Un gran problema de las medianas y grandes compañías es que los distintos equipos o departamentos funcionan como reinos de taifas, muchas veces compitiendo entre ellos. Este enfoque es muy pernicioso para el conjunto de la empresa.

10. Sabe tomar decisiones

La labor más importante de un jefe es tomar decisiones y asegurarse de que todos su subordinados comprenden y, a ser posible, comparten estas.

Diez características que distinguen a un buen jefe, según un estudio de Google

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios