Jueves, 17.01.2019 - 10:45 h
Tiene efectos positivos

Dos razones por las que estar muy ocupado es realmente beneficioso

Estar ocupado no es lo mismo que estar agobiado. Mientras lo segundo puede tener consecuencias negativas, como el estrés, los primero no

Estar a tope no es malo. / Pixabay
Estar a tope no es malo. / Pixabay

Estar muy ocupado ha denotado desde siempre significancias negativas. Significa en nuestras mentes estrés, agotamiento y ansiedad. Pero existen estudios que demuestran que hay razones por las que estar ocupado también es beneficioso para nosotros.

Al menos esto es lo que asegura Stephanie Vozza en su artículo para Fast Company. A través de dos estudios habla de dos situaciones favorables y positivas que son resultado de los momentos en los que más actividad tenemos en nuestras vidas.

Es una pregunta común, un comodín. Al saludar solemos preguntar o nos suelen preguntar: ‘¿cómo estás?’. Cuando la respuesta es que ‘estás muy ocupado’, esta información se asume con piedad y con compromiso empático. “Una vez que fue insignia de honor [estar muy ocupado], hoy en día suena como un buen precursor para abrumar. Y también como cierre para una conversación, para aislarte del que pregunta”, dice Vozza. Pero no todo es negativo.

Según recientes investigaciones, hay dos grandes beneficios para tu salud cuando estás ocupado:

Una actividad continuada se traduce en mejores decisiones

Todos los días nos encontramos frente a decisiones que nos obligan a elegir entre una gratificación personal inmediata o un bienestar de futuro. Una situación en la que el trabajo te mantiene ocupado, puede ayudarte bastante con el tema del autocontrol. La satisfacción que te proporciona estar tan sumamente ocupado te va a llevar a demorar esta gratificación instantánea en pos de buenas decisiones de cara al futuro.

Amitava Chattopadhyay, profesora de mercadotecnia de INSEAD; junto a sus compañeros, en el informe llamado When Busy Is Less Indulging: Impact of a Busy Mind-set on Self-Control Behaviors, aseguran que "cuando nos consideramos ocupados, aumenta nuestra autoestima, inclinando el equilibrio a favor de la opción más virtuosa". 

Esta investigación se probó en con grupos de personas. “Chattopadhyay y su equipo activaron la ‘mentalidad ocupada’ de uno de los grupos participantes, exponiéndolos a mensajes sutiles que sugerían que estaban ocupados o pidiéndoles que escribieran sobre actividades que recientemente los habían mantenido ocupados”, cuenta Vozza. Al segundo grupo no se les dio ningún tipo de explicación.

La investigación continuó pidiéndoles a todos que tomaran decisiones de autocontrol, directamente vinculadas con el dinero, la comida e incluso el ejercicio. Y, finalmente, los que tuvieron las indicaciones de ‘mentalidad ocupada’ fueron los que tomaron “decisiones que los beneficiarían más adelante”.

“Los investigadores concluyeron que las personas que se consideran ocupadas también se consideran importantes, lo que les da una mayor sensación de autocontrol”, asegura Vozza. Pero existe una línea muy fina que es muy fácil de pasar. Al parecer, los participantes que se sintieron muy ocupados y bajo presión con una línea de tiempo significativa, acabaron sintiendo cierto grado de ansiedad y terminaron tomando decisiones un tanto hedónicas.

"Cuando disminuimos temporalmente la sensación de importancia personal de los participantes que se sentían ocupados, el efecto de autocontrol desapareció", dice Chattopadhyay en su informe.

El estrés solo es malo pasado un umbral. / Pexels
El estrés solo es malo pasado un umbral. / Pexels

Mantenerse ocupado mejora las funciones cerebrales

Según el estudio The Busier the Better: Greater Busyness Is Associated With Better Cognition, publicado en Frontiers in Aging Neuroscience vivir un estilo de vida en el que te encuentras ocupado constantemente, ayuda a mejorar la memoria y todas las funciones cerebrales.

Sara Festini, neurocientífica de la Universidad de Texas en el Dallas Center for Vital Longevity, estudió el rendimiento cognitivo en relación con la edad y el nivel de actividad. “Los participantes de entre 50 a 89 años de edad que se mantuvieron más ocupados que el resto, tuuvieron mejores resultados en tareas cognitivas como el razonamiento, el vocabulario y la memoria”, cuenta Vozza. Y aunque la edad adulta está muy definida en este estudio, la profesora Festini asegura que se podría extrapolar a cualquier adulto mayor de 20 años.

"Creemos que es informativo que encontremos una relación similar entre la actividad y la cognición durante la edad media y la edad adulta", aseguró Festini en una entrevista para el Smithsonian.com, y continuó diciendo: "Es posible que esperemos ver mayores diferencias en la vejez cuando haya más cambios con la cognición, pero como resultado, encontramos que la relación fue bastante consistente en toda nuestra muestra".

Pero hay que tener cuidado con el estrés, ya que puede afectar negativamente la cognición. “Para obtener las recompensas de estar ocupado, es importante tener el control de tus actividades”, añade Vozza. Lo que no hay que hacer es permitir que sean las propias actividades las que tomen el control por ti.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios